Tipos de ollas según el material

Ollas y cazuelas

La olla es un utensilio básico en la cocina. Lo lleva siendo décadas aunque inevitablemente su diseño haya evolucionado y sea hoy mas difícil que antes escoger la mas adecuada dada la gran variedad de diseños en el mercado. ¿Estás pensando en cambiar la tuya o comprar una nueva? Si es así nuestros tips posiblemente te ayuden a decantarte por una u otra.

Existen ollas de diversos materiales, de acero inoxidable, aluminio, hierro fundido o cerámica, entre otros. Conocer las características que cada uno de estos materiales proporcionan a la olla es necesario si queremos sacarle el máximo partido a la nuestra. ¿Dispuestos a desgranar las posibilidades de los diferentes tipos de ollas con nosotras?

Ollas de aluminio

Si cocinas habitualmente es muy probable que hayas tenido una olla de este material en casa. Ha sido uno de los más usados en la cocina, especialmente en ollas, sartenes y cacerolas. Es un material económico, ligero y buen conductor del calor, cuya resistencia y usabilidad de ha mejorado en los últimos años. Pero, ¿es el mas adecuado?

Ollas aluminio

El aluminio no es el material mas recomendado si se cocinan con frecuencia productos altamente ácidos durante un largo tiempo ya que podría liberar partículas al medio -la probabilidad es muy baja -que podrían resultar perjudiciales para nuestra salud. En aquellas ollas que incluyen una capa antiadherente, esta protegerá el alimento del aluminio.  Es importante en estos casis, sin embargo,  tener cuidado para no rayar esta capa con el fin de evitar dañar nuestra olla.

Ollas de acero inoxidable

Las ollas de acero inoxidable se encuentran entre las mas populares por su resistencia y su facilidad de limpieza. Sirven además para todo tipo de cocción ya sea para estofar, cocer al vapor o simplemente hervir, sin que la comida se vea afectada. Gracias a que el acero es un buen conductor de calor, tendrás una buena distribución del fuego al cocinar.

Ollas de acero inoxidable

Una de las ventajas de este material frente a otros es que las ollas de acero inoxidable pueden ser usadas en cocinas de inducción. Otra, como ya hemos mencionado su facilidad de limpieza. Los únicos consejos que tendrás que tener presentes será no lavarlas cuando se encuentren calientes y al hacerlo usar un estropajo suave con agua tibia y jabón neutro. ¡O meterlas al lavavajillas!

Ollas de cerámica

Las ollas de cerámica están fabricadas con materiales que no ofrecen ningún riesgo de soltar partículas y metales durante la cocción. Son una muy buena opción para cocinar a fuego lento y soportan también preparaciones a altas temperaturas.

Ollas de ceramica

Son ollas antiadherentes libres de tóxicos, incluyendo PFOA y PTFE, que preservan la salud de los alimentos y el sabor original de estos. Se limpian de forma rápida y cómoda;  sólo necesitarás un  trapo para eliminar los residuos de los alimentos, un paño húmedo o un estropajo suave con jabón.  Y por supuesto, podrás lavarlas también en el lavavajillas. Únicamente tendrás que prestar atención a no rayar su superficie.

Ollas de cobre

El cobre tiene una conductividad térmica mayor que otros metales por lo que el calor se distribuye uniformemente por toda la superficie de la olla, evitando así que haya puntos más calientes que otros. Sin embargo, como ocurre con el aluminio, se ha comprobado que el cobre libera partículas metálicas que migran a nuestros alimentos cuando se cocinan alimentos ácidos.

Cuidar y limpiar las ollas de cobre tampoco es sencillo. Es importante dejar que se enfríen antes de lavarlas para que no se deformen. Asimismo y con el fin de evitar que el cobre se oxide debemos limpiarlo con una mezcla de zumo de limón y sal fina y una esponja suave, aclarando después con abundante agua caliente.

Ollas de hierro fundido

Las ollas de hierro fundido son muy resistentes y mejoran con la edad si se cuidan adecuadamente. Son ollas “pesadas”; tardan mas en calentarse que otras ollas pero también mantiene el calor durante más tiempo. Son ideales tanto para freir como para preparar alimentos de cocción lenta.

Cazuelas de hierro fundido

Otra gran ventaja de las ollas de hierro fundido es que son naturalmente antiadherentes  y evitan la exposición de los alimentos a productos químicos. Se pueden usar además en cualquier tipo de cocina: gas, inducción, eléctrica y horno. El único “pero” es su mantenimiento; debemos asegurarnos de fregarlas evitando nanas y secarlas bien. Además si se forma costra tendremos que recurrir a métodos específicos para eliminarlos.

¿Qué tipos de ollas utilizas en casa? ¿Cuáles te funcionan mejor?

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.