Cómo limpiar el acero inoxidable

Las nuevas tendencias de decoración han acrecentado el protagonismo del acero inoxidable en nuestros hogares. Además de encontrar este material en pequeños y grandes electrodoméstico, lo hacemos también en encimeras y muebles de cocina, como en las cocinas industriales.

El acero inoxidable es un material atractivo para decorar la cocina. Lo es por la durabilidad y la resistencia al calor del mismo. También por lo sencilla que resulta su limpieza; al tratarse de un material poco poroso no absorbe muchos residuos y bastan productos básicos como el agua, el bicarbonato o el vinagre para mantenerlo limpio.

¿Qué necesitamos para limpiar el acero?

Para limpiar el acero inoxidable utilizaremos un paño suave de microfibra. Estos paños no rallan ni dejarán marcas en el acero inoxidable, al contrario que los estropajos. Son además de para limpiar los mas adecuados para pulir este material.

Además del paño necesitaremos un producto de limpieza. Podemos utilizar productos específicos para el acero inoxidable y seguir las instrucciones del fabricante. Sin embargo, hay muchos remedios caseros para evitar utilizar productos químicos. Uno de los más usados es el bicarbonato de sodio, que se utilizan en polvo sobre las superficies, y puede mezclarse con agua o vinagre para limpiar y pulir este material.

Cómo limpiar el acero inoxidable

Limpiar los electrodomésticos de acero inoxidable cada día con un paño humeo y secarlos posteriormente es la mejor forma de mantenerlos limpios y con brillo.  Basta para limpiar las marcas de los dedos y las manchas mas superficiales que genera el uso diario.

Cuando encontremos pequeñas manchas de grasa en la superficie de nuestros electrodomésticos, podremos además añadir unas gotas de lavavajillas. Tendremos que asegurarnos, eso si, de que no queden residuos de jabón tras la limpieza.

Para limpiar el fregadero, donde normalmente se acumula tanto cal como grasa, utilizaremos bicarbonato de sodio y vinagre. Espolvorearemos  el bicarbonato en el fregadero y lo extenderemos con una esponja húmeda en el mismo sentido que el patrón del acabado. Después, sirviéndonos de una botella con atomizador rociaremos el vinagre y lo dejaremos actuar 10 minutos. El vinagre reaccionará con el bicarbonato y se formará un espuma que nos ayudará a retirar toda la suciedad adherida a la superficie del fregadero.  Pasados los 10 minutos, solo tendremos que enjuagar el fregadero con agua y secarlo con un trapo para que quede limpio y brillante.

Las ollas y cacerolas suelen acumular mayor suciedad; es habitual tras cocinar que queden restos de comida adheridos a paredes y fondo. En estos casos lo ideal es llenar la olla con un poco de agua y volverla a poner al fuego hasta que el agua hierva. Entonces, añadiremos 1 cucharadita de bicarbonato y dejaremos que la mezcla hierva a fuego lento 15 minutos. Raspa los residuos con una espátula o cuchara de madera y aclara.

¿Y para pulirlo? Para dar brillo utilizaremos un trapo con vinagre o zumo de limón. Tras pasarlo por la superficie, pasaremos otro trapo con aceite de oliva y lo dejaremos actuar durante cinco minutos. Solo nos quedará secar la superficie con papel absorbente de cocina para que se vea brillante.

¿Tienes ahora mas claro cómo limpiar el acero inóxidable de tu cocina? Efectúa una limpieza con agua con frecuencia, así menos suciedad se acumulará y menos probable será que las partículas de suciedad dañen la superficie. Y no te olvides de secar las superficies para que no queden antiestéticas marcas de acgua.

 


Categorías

Hogar

Maria Vazquez

Treintañera y con unos estudios dedicados al mundo de la ingeniería, son muchas las pasiones que ocupan mi tiempo. Tuve oportunidad de realizar... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.