Pecas y lunares en la piel, cómo protegerlas del sol

Proteger las pecas y lunares de la piel

El sol es en gran parte saludable, no solo por la vitamina D, sino porque te ayuda a estar de buen humor, salir y pasar tiempo en la calle. Sin embargo, los rayos solares son muy peligrosos para la piel y por ello es esencial protegerla correctamente. Las pecas y lunares aparecen como consecuencia de los rayos solares, si no se utiliza la protección adecuada, puede descontrolarse su desarrollo.

Esto puede dar lugar al melanoma, el cáncer más peligroso de piel. Por lo que es muy importante utilizar protectores tanto cuando estás tomando el sol en la playa, como para salir sencillamente a la calle. Se trata de un gesto muy sencillo, pero que a corto y largo plazo te mantendrá libre de graves problemas en la piel. Porque no se debe olvidar que la piel tiene memoria.

Es decir, todo los excesos y falta de protección pueden manifestarse a lo largo del tiempo. No solo en su forma más grave como el melanoma, también puedes sufrir manchas en la piel por hiperpigmentación, envejecimiento prematuro o cambios en la textura de tu piel. Por lo que es fundamental cuidar las pecas y lunares en la piel con estos consejos para protegerlas del sol.

Diferencias entre las pecas y lunares de la piel

Lunares en la piel del rostro

Las pecas y los lunares no son lo mismo, aunque a menudo se confunden y se aplica el mismo término para describirlas. Estas son las diferencias entre ellas.

  • Las pecas: Se producen por acumulación de pigmento sobre la piel, pero a diferencia del lunar no tienen relieve. Algunas personas tienen pecas por herencia genética, desde la infancia, aunque lo general es que aparezcan como consecuencia de la exposición a los rayos solares sin protección. También aparecen a menudo en el embarazo, por el consumo de anticonceptivos o por cambios hormonales.
  • Los lunares: Pueden estar en la piel desde el mismo momento de nacer y también se forman durante la pubertad. Los lunares son acumulación de pigmentación, manchas que forman relieve y que hay que vigilar durante toda la vida porque los cambios pueden alertar de un grave problema de piel.

Cómo proteger la piel

Tomar el sol en verano

Para evitar que los lunares se vuelvan peligrosos y que se descontrole la producción de melanina en la piel, es fundamental protegerse correctamente durante todo el año. El sol es más peligroso en verano, pero la piel es sensible a los rayos solares siempre. Por ello, en invierno hay que dedicar la protección a las zonas expuestas, es decir, la piel del rostro y las manos.

En el verano, gran parte de la piel del cuerpo está expuesta a los rayos del sol y es entonces cuando más cuidado que hay que tener con ella. La protección solar es la mejor manera de evitar que tu piel envejezca y enferme, porque de nada sirve una piel bronceada si no está saludable. Toma nota de estos consejos para cuidar y proteger las pecas y lunares de la piel.

  • Si estás tomando medicación: Los anticonceptivos orales, los antibióticos y otros fármacos pueden provocar hiperpigmentación en la piel si se expone a los rayos solares. Evita tomar el sol cuando estés tomando medicación.
  • Factor de protección solar de alta numeración: Aplica cada día factor de protección solar de numeración superior al 30. Hoy en día existen cosméticos en formatos muy cómodos, rápidos y fáciles de aplicar en el día a día. Para la piel del rostro y las manos utiliza productos específicos. Ya que son zonas especialmente sensibles y delicadas en comparación con el resto del cuerpo.
  • Exfolia la piel una vez a la semana: De esta forma eliminas las células muertas de la piel y evitas que intervengan en la aparición de manchas, pecas y lunares.
  • Evita tomar el sol en exceso: Nunca debes tomar el sol en las horas centrales del día, utiliza siempre una sombrilla para no exponerte directamente y cuando no estés en el mar, usa un sombrero que te quite el sol de la cara. Aplica protección cada cierto tiempo para mantener la piel siempre bien protegida del sol.

Y recuerda, una piel bonita es aquella que está cuidada, que luce suave, brillante y tersa. Todo esto lo elimina el envejecimiento prematuro por el sol. Por lo que no debes desproteger la salud de tu piel solo por lucir un bronceado durante unas pocas semanas. Cuídate todo el año y tu cuerpo, las pecas y lunares te lo agradecerán.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.