La hidratación y la sed: mantenernos hidratados escuchando a nuestro cuerpo

El agua forma parte de la base de todo ser vivo. No solo somos, en gran parte, agua sino que es un elemento esencial para otros aspectos como la higiene o con fines terapéuticos.

Todas las civilizaciones se han desarrollado teniendo muy en cuenta el agua, bien para recoger la lluvia, bien en termas o baños, bien estableciéndose en las proximidades a los ríos para poder abastecerse. Es un elemento básico para todos.

El agua en nuestro organismo

En torno a un 60% de nuestro peso corporal es agua, en torno a 45 litros. El agua interviene en muchas funciones de nuestro organismo y por tanto una correcta hidratación se vuelve fundamental para tener una salud buena.

Una pérdida de un 2% de agua, que a priori podría parecer pequeña, altera la regulación térmica de nuestro organismo y el volumen de plásma. Una pérdida de un 7% además provocaría alucinaciones y si llegamos a perder 10% podría causar la muerte.

Además, la homeostais del agua es fundamental para tener equilibrio hidroelectrolítico, equilibrio térmico, equilibrio ácido-base y muchos procesos metabólicos.

Por tanto no solo es importante el agua sino también su aporte en minerales esenciales como el sodio.

¿Cómo perdemos agua?

El agua se pierde a través del sudor, de la orina, las heces y la respiración. Todo ello junto hace una pérdida diaria de entre 2500 y 3000 ml aproximadamente. Una cantidad que debemos reestablecer con la alimentación.

Todos los seres vivos tenemos una red de mecanismos para controlar el agua de nuestro cuerpo. Los detectores sensitivos, que están conectados al cerebro recogen, toda la información y dirigen los órganos encargados de la regulación de líquidos (riñones, glándulas sudoríparas, glándulas salivares, etc.) y también se estimula la necesidad de beber agua a través de la sensación de sed. De esta manera nuestro cerebro manda las señales necesarias para eliminar o recuperar los líquidos de nuestro organismo, o lo que es lo mismo regularlos. 

¿Cómo se regula el consumo de líquidos?

Para el organismo es fundamental el equilibrio hídrico y osmótico (cantidad de sodio presente en nuestro organismo) y por ello, en casos de desequilibrio nuestro cuerpo tiene dos mecanismos para regularse de nuevo. Estos dos mecanismos estan tambien relacionados con la sensación de tener sed.

Si la pérdida de agua es mayor a la de sodio, y por tanto se produce un desequilibrio, el cuerpo utiliza como mecanismo para provocar la sed la liberación de la hormona antidihurética. Frenando así las ganas de orinar y generando sensación de sed.

Por otro lado, si pérdida de sodio es mayor a la de agua, el agua tiende a acumularse en el espacio extracelular provocando que las células se hinchen. Ante ello, nuestro cuerpo reacciona liberando un vasocontrictor que provocara sed y la liberación de una hormona que demande la ingesta de sal.

Lo mas común es que la pérdida de agua y sodio sea proporcionada. Por lo que en la mayoría de casos para recuperar la hidratación solo es necesario tomar agua con una proporción de minerales adecuada.

¿Estás bien hidratado?

Beber agua

Hay ciertas respuestas de nuestro organismo que nos indican que nuestra hidratación no es la adecuada:

  • Una orina demasiado clara o demasiado oscura. La primera nos puede estar indicando un exceso de líquido que nuestro organismo está eliminando, mientras que la segunda nos indicaría una falta de líquido.
  • Orinar nada más beber. Si el agua que consumimos es muy baja en minerales puede provocar que nuestro cuerpo la elimine rápidamente. Prueba a comer más fruta y verdura y deja el hábito de beber a sorbos por beber en grandes cantidades y menos veces.
  • Sensación de hinchazón. La falta de sodio puede ser un motivo de hincharse, por lo que vigila el agua que estás consumiendo y su aporte en minerales.
  • Aparecen los edemas. Esto es la acumulación de líquidos en la zona extracelular. Hay muchos motivos por los que puede estar pasándote esto, pero siempre es buena opción revisar la orina y beber más agua si nos lo indica.

¿Cuándo, cómo y qué beber?

 

La sensación de sed que produce nuestro cerebro debería ser indicador suficiente para saber cuándo necesitamos beber.

Ahora bien..¿y si no tengo sed? Actualmente bebemos una gran cantidad de líquido a lo largo del día, bien por que estamos bebiendo agua constantemente, bien porque quedar con los amigos a tomar algo forma parte de la socialización, etc. El caso, es que hay personas en que estos indicadores de la sed se han perdido ante el hábito de tomar líquidos de manera continua se tenga o no sed. Y que las sociedades humanas nunca han tenido tanta facilidad para beber agua como en la actualidad.

Hay situaciones excepcionales como el caso de atletas o personas con problemas de salud específicos, que deben controlar el aporte de agua y sodio que necesitan durante la actividad, en el caso de los primeros, y durante cada día en el caso de los segundos.

También hay que tener en cuenta que una sed excesiva indica que hay alguna enfermedad como la hiperglucemia sin que necesariamente estemos deshidratados.

¿Qué beber?

Nuestras fuentes principales de líquidos deberían ser agua mineral, fruta y verdura ricas en agua y electrolitos saludables. Hay que tener en cuenta que el agua pasa por ciertos procesos que pueden desmineralizarla en parte. Por ello solo tomar agua puede resultar insuficiente para mantener una correcta hidratación.

Nuestro organismo está diseñado y espera agua mineral, por lo que un consumo de agua de mineralización débil no tiene sentido de no ser necesaria y recomendada por nuestro médico por circunstancias especiales.

¿Cómo asegurar una buena hidratación?

Beber más agua

  1. Consume verdura y frutas ricas en agua y minerales.
  2. Revisa el agua que consumes a diario y toma agua con una buena proporción mineral.
  3. Bebe caldo de huesos, es rico en electrolitos y minerales: Caldo de huesos, el ‘superalimento’ que tienes que incluir en tu dieta
  4. Escucha las indicaciones de tu cuerpo y sino sientes sed, recupera la sensación haciendo ejercicio y sudando. Así se elevaran las hormonas que estan relacionadas con la regulación de líquidos.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.