Caldo de huesos, el ‘superalimento’ que tienes que incluir en tu dieta

Hoy día se oye cada vez más la palabra ‘superalimento’ para calificar ciertos alimentos como la chía, arándanos, quinua, etc. Pero si los consideramos superalimentos debido a sus múltiples propiedades, sin duda el caldo de huesos debería calificarse como uno más. Hoy vamos a dedicarle un artículo a este producto, hablando de sus propiedades, elaboración y usos.

Si te interesa la nutrición y aportar a tu cuerpo alimentos que van a marcar la diferencia en cuanto al cuidado y la salud, sigue leyendo.

Cuando comemos carne, sea del animal que sea, lo más común es consumir solo el músculo. Estos trozos de carne son ricos en aminoácidos esenciales, lo cuál favorecen a nuestro cuerpo ayudándonos en la regeneración. Sin embargo, el consumo exclusivo de músculo hace que podamos tener déficit de otros elementos nutricionales muy importantes. 

Si miramos al pasado, y no hay que mirar muy atrás, nos fijaremos que el animal era consumido de entero de morro a rabo. Si nos fijamos en la naturaleza, los depredadores consumen el animal que cazan entero o casi entero. De esta manera los aportes nutricionales que se consiguen son todos los necesarios para mantener una buena salud.

Hoy día nos hemos acostumbrado a consumir la carne magra, sobre todo al ser la más abundante en las bandejas de los supermercados. Cuando lo ideal sería consumir también el hígado, el corazón, los huesos y cartílagos. Precisamente con estos dos últimos elementos se prepara el caldo de huesos y se obtiene una cantidad de nutrientes muy importante entre los que destaca el colágeno.

Propiedades del caldo de huesos

El caldo de huesos es un alimento sanador, remineralizante y repleto de colágeno.

Los huesos son alimentos muy ricos en grasa monoinsaturada, omega 3 (DHA y EPA), minerales, y vitaminas. 

Consumirlo diariamente nos ofrece unos aportes nutricionales excelentes destacando el aporte de colágeno.

El colágeno es una proteína que se encarga de unir los tejidos conectivos como músculos, tendones, ligamentos, piel, huesos, cartílagos u órganos. Por lo que su consumo es fundamental para mantenernos saludables y que nuestro organismo se regenere y se mantenga joven más tiempo.

Diferencias entre la sopa y el caldo de huesos

Los caldos normales o sopas, se realizan al infusionar ciertos alimentos (verduras, pollo, etc.) para obtener un agua con sabor y unos pocos nutrientes de estos alimentos.

Sin embargo, al realizar caldo de huesos, lo que estamos haciendo es desmineralizar los huesos para que el máximo de estos minerales y el colágeno pasen al agua. Por ello resulta tan beneficioso el consumo de este caldo en vez de los demás.

Esto también supone que el proceso de realizar el caldo de huesos es más largo que la hora o dos horas de realizar otro tipo de caldos o sopas.

Quizá pueda interesarte:

Elaboración del caldo de huesos

¿Qué ingredientes necesitas para su preparación?

  • 1 kilo de huesos aproximadamente (puedes usar de pollo, pavo, cerdo, cordero, ternera o combinar los que más te gusten) Los huesos de animales de pastura son más ricos en nutrientes, así que es más recomendable su uso para realizar el caldo de huesos.
  • Algunas verduras (cebollas, puerros, zanahorias, apio o col verde)
  • Especias al gusto (cúrcuma, perejil fresco, ajo, jengibre, laurel, sal…)
  • Entre 2 y 3 litros de agua, lo que quepa según la olla que usemos.
  • Vinagre (a poder ser ‘con la madre’ ya que sus propiedades son mayores)

Para los huesos, una buena opción es guardar en el congelador restos de huesos de la carne que hayamos ido consumiendo, ya que al cocinarse esta carne los huesos siguen conservando sus nutrientes, el tuetano etc. y a estos huesos añadir otros ricos en colágeno como patas, articulaciones, rabo, etc. 

¿Cómo hacerlo?

A la hora de realizar el caldo un ingrediente que no puede faltar es el laurel y el vinagre. El vinagre va a ser el encargado de ayudar con la desmineralización de los huesos para que pase todo los nutricionalmente bueno que tienen al agua. 

Para elaborarlo hay dos opciones, la olla rápida a presión o la olla lenta, aunque lo ideal es realizarlo en una olla lenta y dejarlo entre 24 y 48 horas. Es recomendable el uso de ollas eléctricas por la seguridad que ofrecen al dejarlas tantas horas encendidas.

Después de ese tiempo solo hay que dejarlo enfriar, retirar todos los huesos, guardar las verduras y restos de carne para otras elaboraciones culinarias y dejar que el caldo repose para poder desgrasarlo si queremos.

Y listo, podemos congelarlo para que nos dure más tiempo.

Quizá pueda interesarte:

Usos y consumición del caldo de huesos

Alimento sanador del aparato digestivo

Este caldo, debido a sus propiedades es un alimento muy beneficioso para nuestro aparato digestivo cuando estamos enfermos o nos estamos recuperando de algún problema intestinal por ejemplo. Olvídate del arroz blanco y consume varios tazones de caldo de huesos para recuperarte y verás lo beneficioso que resulta.

Aporte diario de colágeno

Consumir colágeno es fundamental y muchas veces, debido a la dieta que llevamos, los aportes del mismo son escasos. Una forma muy buena de tener el aporte de colágeno diario que necesita nuestro cuerpo es consumir un tazón de caldo de huesos.

Para épocas de ayuno

Si sigues alguna dieta, bajo supervisión médica siempre, que incluya el ayuno o el ayuno intermitente, tomar tazones de caldo de huesos va a resultar muy beneficioso para tener los aportes nutricionales necesarios, además de ayudar a sanar nuestro aparato digestivo si el ayuno se hace como forma de depuración del organismo.

Y… por qué está muy rico.

Además de sus múltiples beneficios, el caldo de huesos está delicioso y en invierno reconforta el cuerpo con el calor que proporciona.

Añádelo a cualquier receta que lleve caldo entre sus ingredientes y disfruta de su sabor.

Quizá pueda interesarte:

Después de leer sobre todo lo que este alimento tan tradicional puede hacer por tu salud ¿te animas a incluirlo en tu dieta? Seguro que notas los resultados en poco tiempo si lo acompañas de una dieta saludable, ya que no solo por tomar un alimento beneficioso vas a tener una buena salud, debes seguir una dieta adecuada, tratando de reducir o eliminar productos ultraprocesados de la misma.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.