Consejos para organizar la nevera

Para que los alimentos se conserven en óptimas condiciones, es importante aprender a organizarlos en la nevera. La idea es tener espacios diferenciados para alimentos de diferentes orígenes, distribuyéndolos según el frío necesario para una conservación óptima de los mismos.

Una vez aprendamos a distribuir los alimentos, encontraremos fácilmente aquello que hemos ido a buscar al abrir la nevera. Olvidaos de llegar del super e ir colocando los alimentos refrigerados en los huecos disponibles; a partir de hoy intentaremos hacer las cosas bien.

Conociendo nuestra nevera

La temperatura idónea de la nevera para evitar la proliferación bacteriana se sitúa entre los 3 y los 5 ºC. No todas las zonas de la nevera, sin embargo, conservan la misma temperatura. Mientras las baldas inferiores registran una temperatura de -2ºC, la zona de la puerta suele encontrarse habitualmente a 10ºC. Conociendo esta distribución de la temperatura y conociendo que las exigencias de conservación de cada alimento son diferentes, parece lógico que haya un lugar óptimo para cada uno de ellos.

Debemos saber además que para el buen funcionamiento de la nevera, el aire debe poder circular entre los diferentes productos. Una buena ventilación contribuye a conservar mejor los alimentos y a ahorrar energía, algo que agradece siempre nuestro bolsillo. Llenar en exceso la nevera es, por tanto, contraproducente.

Cómo ordenar la nevera

Los alimentos se colocan en la nevera según el frío que necesiten para su óptima conservación. ¿Y cómo sabeos nosotros que temperatura necesita cada uno de ellos? No nos hace falta saberlo. Con el siguiente gráfico, de forma visual, entenderemos cual es el orden idóneo.

 

  1. Frutas y verduras. Es aconsejable colocarlas en los cajones transparentes de la nevera, ya que estos mantienen una temperatura superior a la media. Una temperatura baja podría dañar las frutas y verduras. Como también puede hacerlo la humedad; evita conservarlas en bolsas de plástico.
  2. Carnes y pescados crudos. Deben conservarse en el punto mas frío del frigorifico.  En cajones especiales, si nuestra nevera dispone de ellos, o bien en la bandeja superior al cajón de las verduras, la mas próxima al congelador.
  3. Lácteos y embutidos: Los colocaremos en el centro del frigorífico. Evitaremos almacenar los embutidos en el papel de la carnicería, apostando por fiambreras herméticas. Colocaremos  en este estante también aquellos productos cuya etiqueta figure el siguiente mensaje: “una vez abierto el envase, consérvese en el frigorífico”.
  4. Alimentos ya cocinados: En el último estante guardaremos los alimentos cocinados y sobras. Procuraremos hacerlo en recipientes de cristal aptos para microondas con tapa , de forma que podamos calentarlos en el microondas directamente.

¿Y en la puerta de la nevera? La puerta es la parte menos fría; se colocan en ella productos que no precisan de temperaturas bajas para su conservación. De abajo arriba colocaremos: bebidas, mantequillas, mermeladas, salsas y huevos. Los huevos los colocaremos en la huevera con la punta mirando hacia abajo, de forma que la cámara de aire que los preserva de la contaminación exterior quede en la parte superior.

Además es importante colocar los alimentos según su fecha de caducidad; los alimentos que debamos consumir antes, delante, los que tengan un mayor margen de tiempo, detrás. Parece lógico, ¿verdad? pero no siempre lo hacemos.

Al llegar del super

Aprovechar el día de la compra semanal para limpiar y organizar la nevera es una buena estrategia para conservarla limpia y ordenada. Antes de introducir los productos recién adquiridos, sacaremos los que están dentro, aprovechando para consultando la fechas de caducidad y el estado de los mismos por si tuviéramos que tirar algo. Así con la nevera vacía, limpiarla será cuestión de minutos.

Después, colocaremos los alimentos en el interior, siguiendo los parámetros que hemos visto. Recuerda colocar además los alimentos más efímeros delante y los mas duraderos detrás. De esta manera, identificaremos rápidamente cuáles debemos consumir antes.

Algunos alimentos no deben conservarse en la nevera. Las patatas, las cebollas, los ajos, algunas frutas y hortalizas como el plátano, el calabacín o la piña, entre otros no soportan bien el frío y es preferible conservarlos en un lugar fresco de la despensa.

¿Y vosotras? ¿Os preocupáis en organizar la nevera correctamente?


Categorías

Cocina

Treintañera y con unos estudios dedicados al mundo de la ingeniería, son muchas las pasiones que ocupan mi tiempo. Tuve oportunidad de realizar estudios de una de ellas, la música; en cuanto a la segunda, la cocina, soy autodidacta. Desde que servia de pinche a mi madre, recuerdo disfrutar de esta afición que ahora puedo compartir con vosotros gracias a Actualidad Blog. Lo hago desde Bilbao; aqui he vivido siempre, aunque procuro visitar todos los lugares que me son posibles mochila al hombro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.