Cómo afecta el estrés a la salud física y mental

El estrés y la salud

El estrés es una respuesta natural del cuerpo ante una determinada situación, una reacción hormonal que activa ciertas reacciones en el ser humano. En otras épocas, cuando el ser humano se dedicaba a la caza y necesitaba tener todos los sentidos alerta, en el cuerpo se desencadenaba una reacción hormonal, lo que de alguna forma garantizaba la supervivencia.

Sin embargo, hoy en día el estrés se desencadena por razones muy diferentes, generalmente preocupaciones económicas, laborales o sociales. La vida del ser humano ha cambiado mucho en todos estos años y lo que hace siglos era una forma de mantenerse con vida, hoy puede desencadenar un grave problema de salud, tanto a nivel físico como emocional.

El estrés y la salud

Cómo afecta el estrés

Existe una relación muy estrecha entre los episodios de estrés y la salud. Cuando el estrés te hace estar despierta, atenta y alerta, es una reacción favorable que te ayuda a realizar actividades con todos tus sentidos a pleno rendimiento. Esa es la diferencia entre el estrés agudo y el crónico, en el caso del primero, desaparece cuando se elimina la causa, el factor estresante.

Pero cuando el estrés se vuelve crónico y se mantiene durante mucho tiempo, si no se controla puede desencadenar graves problemas de salud como los siguientes.

  • Dolores de cabeza.
  • Vómitos, diarrea y problemas estomacales.
  • Trastornos con la alimentación.
  • Problemas de concentración.
  • Cambios de humor, irritabilidad.
  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Frecuentes resfriados, catarros y gripes con síntomas fuertes.
  • Presión arterial elevada.
  • Diabetes.
  • Obesidad.
  • Problemas de piel, acné, rosácea y todo tipo de eccemas cutáneos.
  • Alternaciones en el periodo menstrual.
  • Depresión, ansiedad.
  • Problemas para mantener relaciones afectivas.

El estrés daña el sistema inmunológico, lo debilita y con ello te convierte en una persona vulnerable y con un mayor riesgo de contraer diversas enfermedades. Cuando tu cuerpo sufre las consecuencias del estrés, deja de realizar sus funciones con regularidad y con ello se pone en riesgo tu salud. Además de los problemas mencionados, puedes sufrir graves crisis nerviosas, ataques de pánico o un accidente cardiovascular, entre otros problemas graves.

Cómo controlar el estrés

El estrés y los problemas de salud

Las causas que provocan estrés en cada caso pueden ser muy diversas porque cada persona tiene sus propias circunstancias, carencias y preocupaciones. Sin embargo, lo más frecuente en la sociedad actual es que los factores que provocan estrés son las dificultades económicas, la inestabilidad laboral, la complejidad de las relaciones amorosas o el cuidado de los hijos.

Tener estrés es normal, es una reacción natural que no se puede evitar. Pero lo que sí puedes hacer es aprender a gestionar el estrés para evitar que este desencadene en problemas de salud. Cuando sientas que sufres estrés más allá de unos momentos en el que el factor estresante hace acto de presencia, trata de focalizar el problema de la siguiente manera.

  • Primero descubre cuál es la causa. ¿Qué es lo que no te deja pensar? Lo que te ronda constantemente por la cabeza, lo que te carcome por dentro. Seguramente tendrá que ver con tomar una decisión, afrontar una dificultad económica o laboral. Sea cual sea, enfréntate a ella de frente, plántale cara al problema y a partir de ahí busca una solución.
  • Busca ayuda de un terapeuta. En ocasiones tenemos la solución a los problemas más cerca de lo que creemos, pero el estrés nos impide verla. Con la ayuda de un terapeuta puedes liberarte de lo que te causa ese estado y podrás aprender herramientas con las que gestionar esos momentos de preocupación.
  • Cambia tus hábitos. La mala alimentación, el sedentarismo, la falta de relaciones sociales, son además de un desencadenante del estrés una causa de ello. Comienza a practicar ejercicio, sal cada día a andar, disfruta de los alimentos naturales que además de ayudarte a reducir el estrés te ayudarán a estar más sana y saludable. Elimina las sustancias que te dañan, como el tabaco o el alcohol y comienza a relacionarte con otras personas.

Existen diferentes disciplinas milenarias que pueden ayudarte a controlar el estrés como el yoga o la meditación guiada. Comienza a practicar alguna de estas opciones y pronto notarás los muchos beneficios en tu salud física y mental.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.