Malos hábitos diarios que producen acné

Malos hábitos que provocan acné

La piel del rostro es extremadamente delicada y con facilidad se ve afectada por los cambios hormonales que se van produciendo a lo largo de la vida. Aunque la peor etapa para la piel del rostro en cuanto a acné sigue siendo la adolescencia, este problema puede darse en muchas circunstancias.

El acné está producido en muchas ocasiones por malos hábitos diarios en el cuidado de la piel. O mejor dicho, en la ausencia de ellos. Y esto, sumado a la contaminación, los agentes externos, la mala alimentación y una mala rutina de belleza facial, son las claves para sufrir acné mucho después de pasar la adolescencia.

Evitar estos malos hábitos es la clave para evitar el acné

Aunque el acné es el principal problema de piel, el que más molesta a grandes rasgos y más evidente y difícil de ocultar es, no es el único que podemos padecer si no existen unos buenos hábitos y cuidados de la piel. Cambios en la pigmentación que producen manchas en la cara, rojeces en los pómulos, la barbilla o la nariz, poros muy abiertos y los dichosos granos, son las consecuencias de no cuidar correctamente la piel del rostro. ¿Quieres saber cuáles son esos malos hábitos que hacen que tengas acné aún siendo adulta?

No limpiar bien la piel del rostro

Limpieza facial para evitar el acné

Muchas personas creen que si no utilizan maquillaje no necesitan limpiar la piel del rostro cada día y esto es un grave error. El maquillaje es muy evidente y si lo llevas lo tienes que retirar cada noche antes de irte a dormir. Pero hacer una buena limpieza facial cada noche es necesario para eliminar los restos de polución, contaminación, el polvo y todas las sustancias microscópicas que quedan adheridas a la piel.

Los poros de la piel del rostro se dilatan con el calor y en ellos se acumulan todos estos agentes externos. Si no limpiamos bien la piel cada día, se acumulan formando puntos negros que a su vez, pueden convertirse en granos si entran en contacto con una bacteria. Por lo tanto, recuerda limpiar bien la piel del rostro cada noche antes de dormir y cada mañana al despertar.

Tocarte la cara con mucha frecuencia

Un gesto muy común que puede transformarse en un problema de acné en el rostro. Las manos están en constante contacto con superficies no higienizadas, además de sudor y suciedad que se acumula de forma natural. Por mucho que te laves las manos y utilices gel hidroalcohólico, cada vez que te tocas la cara corres el riesgo de trasladar un montón de agentes externos a la piel del rostro que pueden provocar un problema de acné.

No limpiar las gafas y el teléfono móvil

Limpiar las gafas y evitar el acné

Si llevas gafas y no las limpias con regularidad, tienes muchas papeletas para sufrir un brote de acné en cualquier momento, especialmente en verano. En la montura de las gafas se acumula suciedad, maquillaje, sudor, polvo de la calle y todo tipo de agentes externos. El constante contacto con la zona más delicada de la piel de la cara, el contorno de los ojos, es un factor de riesgo para sufrir acné en esa zona.

Lo mismo ocurre con el teléfono móvil, en él se acumulan un sinfín de agentes externos, suciedad y bacterias imperceptibles. Un aparato que está en uso constante, lo tocamos con las manos sucias, lo dejamos en cualquier superficie, se guarda en el bolso con un montón de cosas más y sin pensarlo, lo ponemos en la cara para hablar con él. Limpia tu teléfono móvil regularmente y podrás evitar granos y otros problemas en la piel.

Llevar el pelo en la cara, otro de los malos hábitos que producen acné

Los flequillos están en plena tendencia y aunque son una forma perfecta de enmarcar el rostro, no dejan de ser una fuente de grasa en constante contacto con la piel del rostro. Especialmente si tienes la piel grasa y con tendencia al acné, es preferible que elijas un corte de pelo que te permita despejar la piel de tu rostro. Así como llevar el pelo con recogidos e incluso usar turbantes, te ayudará a lograr un look de 1o sin poner en riesgo la piel de tu cara.

Además de estos malos hábitos diarios que producen acné, existen otros factores de riesgo como una mala alimentación. Recuerda, cuidarte por dentro es esencial para cuidarte por fuera. Y si tienes un brote grave de acné en la piel, olvida tocar y explotar el granito. Mantén una buena limpieza del rostro y el grano desaparecerá sin dejar rastro.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.