Todo sobre el herpes labial

El herpes labial es una molesta y antiestética pupa o ampolla que suele aparecer alrededor de la boca. Generalmente está causada por el virus del herpes simplex.

La mayor parte de la población ha tenido alguna vez en su vida esta molestia. El herpes labial se suele contagiar normalmente por el contacto y tiene una duración de varios días. Unos días en los que nos vemos condenados a sufrir la antiestética herida que se transforma poco a poco.

El herpes labial comienza con un ligero hormigueo, más tarde aparece una ampolla pequeña, esta ampolla empieza a crecer y drena un poco de pus y de bacterias que desemboca en la creación de la costra. La etapa más contagiosa se produce cuando la costra se rompe y empieza a drenarse el líquido del interior.

Es muy molesto, suele doler al sonreír, nos sentimos incómodos cuando salimos a la calle, es difícil de disimular y nos provoca inseguridad. No aconsejamos maquillarlo con maquillaje porque la herida crecería y también así la infección. A continuación, aprenderemos más de este pequeño herpes que nos acompaña en alguna ocasión si somos poco afortunados a lo largo del año. Remedios caseros que aliviarán los síntomas y favorecerán su rápida sanación están al alcance de todos, tan sólo hay que prestar atención a los siguientes sencillos consejos.

 ¿Cómo prevenir el herpes labial?

Existen varios factores que favorecen la aparición del herpes labial, por ejemplo, la irritación de la piel, alteraciones hormonales, quemaduras del sol o quemaduras, así como el contagio directo a través de otras personas.

Habitualmente se asocia el herpes labial a esos instantes en que bajan nuestras defensas, ya sea tras una enfermedad, en los cambios de estación, durante la menstruación, o en esos momentos de la vida cotidiana donde sentimos presión, estrés, los nervios o ansiedad.

 ¿Qué hacer cuando aparece?

Tratar el herpes labial dependerá siempre de la gravedad de la infección y síntomas presentados. Si la piel no se ha visto muy afectada no necesitará apenas tratamiento como tal, pero sí un cuidado. Si no se cuida, el herpes puede empeorar rápidamente.

Generalmente, el tratamiento del herpes labial consiste en cercar la zona en dónde ha aparecido para evitar que evolucione en otra zona y aliviar los síntomas. Para ello el mejor remedio es aplicar sobre el herpes Aciclovir, un producto estrella que actúa directamente sobre la herida. Se emplea en forma de pomada y se esparce por las partes inflamadas.

Otro tratamiento, son los parches que se ponen encima del herpes, éstos van distribuyendo durante todo el día la dosis necesaria para actuar y deshacerse del herpes. La ventaja que ofrecen es que se pueden maquillar.

En casos más extremos, cuando hablamos de un herpes de mayores dimensiones, existen tratamientos que se toman vía oral e incluso de forma intravenosa. Pero en estos casos, es aconsejable acudir al médico de cabecera para tener una opinión profesional sobre el tema, ya que en temas de salud no nos la tenemos que jugar, ni siquiera por un herpes labial.

En cambio si uno no quiere medicarse, a continuación revelaremos una serie de trucos naturales y bastante eficaces si se realizan con mimo y paciencia.

Remedios naturales

Como antes hemos señalado el herpes pasa por varias etapas en las que podemos intervenir para aliviar su incidencia. Ya desde el inicio, cuando empezamos a sentir el picazón debemos empezar a tomar precauciones para que no evolucione en las siguientes fases.

Primera etapa

Colocarse una bolsa de hielo sobre la herida o una infusión de té negro aliviará el picor y calmará el ardor. El combinado de hierbas que incluya salvia, melisa o el jengibre también son muy eficaces para bajar las inflamaciones. Basta con empapar el resultado de la infusión con un pequeño algodón sobre la pequeña ampolla.

Segunda etapa

Cuando se agranda la ampolla, recomendamos untar el herpes con aceite de orégano, un auténtico antiviral natural. Esto aliviará el dolor y reducirá la formación del líquido interior de la infección.

Tercera etapa

Durante la inflación es importante mantener el herpes siempre limpio. Para ello, lo limpiaremos con cuidado con ayuda de una gasa o un algodón con jabón pH neutro. Recomendamos seguir con los ungüentos de té negro, aceite de eucalipto o aloe vera.

Como podemos ver el tratamiento del herpes labial no es muy complejo, requiere calma y constantes cuidados. Si lo combatimos en esas primeras fases es posible que evitemos su posterior evolución. Pero más importante es la prevención, por lo que recalcamos el tomar a menudo vitamina C, mantener una forma de vida libre de ansiedades y de estrés para que nos ayude a que no aparezca el molesto herpes labial.


Etiquetas ,

Soy Paula, aunque no me importa que acorten mi nombre en Pau. Estudié comunicación audiovisual y estoy empezando a trazar un camino hacia un futuro profesional. Entre radio, televisión y pequeñas productoras dejo un hueco de mi agenda para compartir con vosotros lo más interesante que me encuentre por este camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.