¿Se puede correr con una hernia discal lumbar? Te lo contamos

Si tienes una lesión en la columna, como puede ser una hernia discal lumbar, seguramente te preguntarás si puedes salir a correr sin poner en peligro tu salud.
No todas las lesiones de columna son iguales, y tampoco tienen los mismos síntomas. Por lo que es importante que un médico especialista determine tu situación, y cómo puedes iniciarte o seguir con la actividad de correr sin lesionarte.

Muchas personas han abrazado el running y todo lo que le rodea a esta actividad física, sin embargo, este ejercicio es recomendable no llevarlo a cabo siempre y cuando nuestra salud tenga ciertas limitaciones, como en este caso que explicamos a continuación si padecemos una hernia discal.

Se estima que las personas que sufren de hernia discal lumbar en torno a un 2% de las personas experimentan dolor de espalda. Por ello, es importante saber más sobre la hernia discal y cómo correr con ella para no dañarnos más.

Características de una hernia discal

La columna vertebral es una estructura muy compleja que está formada por hueso, discos cartilaginosos y ligamentos. A través de estas estructuras discurren los nervios que permiten tanto la movilidad como la sensibilidad de la mayor parte del cuerpo.

Estos discos cartilaginosos están formados por un núcleo central gelatinoso y un anillo exterior más duro. Estos sirven de amortiguadores y se encargan de evitar el roce entre los huesos, a su vez, actúan como ligamentos y proporcionan flexibilidad y movilidad.

El disco se forma a partir de dos partes y cada una de ellas tiene una clara funcion:

  • Núcleo: es la parte central que absorbe la presión entre las vértebras.
  • El anillo: es la parte exterior que limita la rotación.

¿Cuándo se produce una hernia discal?

Una hernia discal se produce cuando la parte central del disco sobresale más allá del anillo por causa de un desgarro en el anillo exterior. Esto lo que provoca es una presión de los nervios y una sensibilidad de las extremidades se altere.

A su vez, también puede causar irritación o una compresión del nervio que también puede provocar a parte de dolor, puede producir entumecimiento.

Las causas de padecer una hernia discal pueden ser las siguientes:

  • Puede ser la degeneración producida por el envejecimiento.
  • Hacer un mal movimiento o un sobreesfuerzo físico.
  • Traumatismos.
  • Tener sobrepeso y obesidad.
  • Hacer algún tipo de trabajo que implique una alta exigencia física.
  • Actividad física o un deporte de alto rendimiento.

De forma general, estas lesiones se producen en la zona lumbar. Los nervios que suelen verse más comprometidos son los que se encuentran en las piernas, ya que ahí es donde se transmiten gran cantidad de estímulos nerviosos del organismo.

Las hernias discales son dolorosas y responden a causas variadas, por lo que se debe prestar mucha atención a un tratamiento profesional y adecuado para que no vaya a más.

Tratamiento de la hernia discal lumbar

En la mayoría de los casos, el tratamiento se realiza a través de analgésicos, tener tiempos de reposo, cambios en el estilo de vida y diferentes ejercicios. En raras ocasiones se requiere de una operación. También es necesario tomar precauciones como evitar algunas formas de ejercicio.

Como decíamos, con una hernia discal puede aparecer por traumatismos, un exceso de actividad física, o una degeneración de los discos.

¿Podemos correr con una hernia discal lumbar?

Para saber si podemos correr o no teniendo una hernia discal en nuestra espalda, tenemos que tener claro que cada caso es particular e individual. Y por mucho que podamos dar recomendaciones, es de vital importancia, acudir al médico para que determine con exactitud nuestro estado físico en ese momento.

La hernia como se puede producir de diferentes formas, también da lugar a diferentes niveles de la columna vertebral, lo que va a ser determinante. Además, la lesión tendrá un nivel diferente de gravedad lo que supondrá una diferencia entre los ejercicios que podemos realizar, y del mismo modo, será importante conocer cuál ha sido la causa subyacente de esa hernia.

Se debe tener cuidado sobre todo al correr del impacto que se produce haciendo esta actividad o la de simple andar, ya que puede dañar la superficie articular. Esto se debe a que el disco, en su posición natural protege y amortigua el movimiento, por eso es importante seguir los siguientes consejos a continuación para no dañar tu espalda.

Hacer deporte

Consejos para correr teniendo una hernia discal

Lo más importante es poner en práctica los siguientes consejos a la hora de correr con una hernia discal en la espalda.

Buen calzado

Utiliza un buen calzado. En realidad sin importar si tienes o no una hernia, es muy importante tener un buen calzado ya sea para correr o caminar. Es un factor relevante en todas las personas.

El calzado debe amortiguar bien la pisada. Por eso es necesario controlar el estado de nuestras suelas cada cierto tiempo y tratar de escoger siempre las de una calidad óptima. Cada persona ejerce una intensidad diferente en la pisada, por eso es importante conocer cómo pisamos para evitar un mayor impacto en las rodillas, caderas o la columna.

Fortalece la espalda

Para poder correr con una hernia discal es importante tener una espalda fuerte. Hay que ejercitar la zona central del cuerpo mediante ejercicios que no sean demasiado fuertes, son los abdominales los más recomendados para ello.

Los abdominales deben ser isométricos, porque así se evita la flexión de la zona lumbar de la espalda. Esto es importante, ya que esa flexión puede empeorar el dolor producido por la hernia discal lumbar.

Realiza entrenamientos de bajo impacto

Lo mejor para evitar que la lesión sea mayor es realizar un entrenamiento de bajo impacto y progresivos, no podemos empezar con ejercicios como es correr con una intensidad muy elevada y dura como podías hacer antes, ya que esto podría ser contraproducente para tu espalda y tu recuperación de la hernia discal lumbar.

Esperamos que estos consejos puedan ayudarte a retomar la actividad de correr sin dañar tu estado de salud, ya que es importante tener una espalda fuerte para realizar con naturalidad todas las actividades del día.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.