¿Navidad sin pareja? No importa ¡disfrútala!

bezzia navidad pareja_830x400 

¿Navidad sin pareja? ¡Sin problemas! puede ser de hecho un excelente momento para disfrutar de estos días finales del año de otro modo, enfocando opciones que no habías tenido en cuenta hasta ahora. Hay personas que afrontan de un modo muy negativo este periodo donde se suele ensalzar ante todo el aspecto familiar. Pero ante todo hemos de actuar con madurez teniendo en cuenta una dimensión: no es necesario tener pareja para ser feliz. En absoluto. No tenemos por qué obsesionarnos en la necesidad de tener alguien a nuestro lado para completar nuestra vida.

Una persona madura que sabe disfrutar de la vida estando sola, asumiendo retos y proyectos y que a la vez, goza de sus amistades y su familia, es sin duda alguien con una gran autoestima y equilibrio capaz de disfrutar de la vida como cualquier otra. Es más, las personalidades autónomas y con un buen autoconcepto, dotan posteriormente a sus relaciones de pareja de una madurez muy adecuada. En cambio, aquellas personas inseguras que ven el hecho de estar solas poco más que una desgracia, suelen manifestar en sus relaciones de pareja conductas muy elevadas de celos, desconfianzas y obsesiones negativas. Así pues, no disponer en estos momentos de pareja no supone problema alguno. Es un instante a disfrutar y del cual, te enseñamos seguidamente todos sus beneficios.

 Sobrevivir y disfrutar al máximo de una Navidad sin pareja

bezzia navidad sin pareja_830x400

 1. Cómo sobrevivir a las reuniones familiares

Lo sabemos. El principal problema puede residir precisamente en esos eventos navideños donde hemos de reunirnos con la familia. Puede que ahora mismo te venga a la mente el personaje de Bridget Jones y el modo en que debía enfrentarse a todos esos familiares que le recordaban, por ejemplo, que “el reloj biológico corría”. Que era el momento de asentar la cabeza y encontrar una buena pareja. No lo tengas en cuenta y asume la situación con tranquilidad e ironía. Es posible que recibas algún comentario de esas tías o esos primos indiscretos, de nuestras abuelas, ancladas aún en ese pasado que ahora ya no es concebible. Actúa como lo que eres, una persona feliz que no necesita de nadie en estos momentos para disfrutar de la vida. Es más, la soltería te da oportunidad y libertad para hacer muchas más cosas que gran parte de esa familia que se va a sentar contigo para celebrar la nochebuena. De todos modos, programa con anterioridad esas reuniones y acude a la que te sea más “inocua”. El fin de año, por ejemplo, debe ser exclusivamente para ti.

2. Momento para nuevos proyectos, nuevas perspectivas

El fin de año es sin duda un instante estupendo para hacer planes, para establecer pequeños objetivos a largo y corto plazo. En ocasiones, estando en pareja no tenemos la oportunidad de pensar tanto en nosotras, en lo que queremos y lo que ansiamos conseguir. Es pues el momento de hacer un acto de introspección y a la vez de cuidarnos un poco más. ¿Cómo te ves a ti misma en un futuro cercano? ¿Con otro trabajo, viviendo en otra ciudad? ¿Haciendo ese viaje que siempre habías soñado? En ocasiones hemos de avanzar en algún aspecto de nuestra vida para sentirnos mejor y ser más felices. Hacer un cambio. Y eso exige valentía y fortaleza. Es posible que este año que termina no haya sido el tuyo y no ha sido tan feliz como esperabas. De ahí que estas Navidades nos puedan servir como puente a otros proyectos. Busca tus motivaciones y enciende diariamente tus ilusiones en ese futuro próximo. Es tú momento, un instante de crecimiento interior que la soledad puede muy bien propiciarnos. Y vale la pena aprovecharlo.

3. Disfrutar de la Navidad de otro modo

Puede que seas de las que no se siente cómoda en estas fechas. Si es así tal vez sea el momento de enfocarlas de un modo distinto a como las habías pasado hasta entonces. Si tienes posibilidades económicas sería perfecto hacer un viaje aunque fuera de dos días, justo para fin de año. Un hecho imprescindible a lo largo de nuestro ciclo vital es guardar buenos recuerdos, construir ese baúl de experiencias donde rememorar lo que fuimos en cada una de nuestras etapas. Los viajes son momentos que incluir no solo en un álbum de fotografías, sino también en nosotros mismos. La idea básica es pasar estas fiestas de un modo diferente evitando que sean simplemente, un día más del año. Y el no tener pareja no debe “cortarnos las alas” en ningún aspecto, al contrario.

Pasar las fiestas con las amistades también es una buena idea, e incluso económica si lo organizamos bien. Pero si tu idea es por ejemplo el propiciar nuevas oportunidades para encontrar pareja, puedes encontrar en Internet interesantes propuestas donde se organizan fiestas para los llamados “singles”. Son eventos divertidos donde conocer gente nueva y tal vez, iniciar nuevas relaciones. Pero esto depende siempre de ti misma y de lo que te apetezca en cada momento. No te obliges, disfruta simplemente del “aquí y ahora”. Pero recuerda ante todo una idea básica: no es necesario tener pareja para ser feliz. No caigas nunca en este error. La felicidad se encuentra de muy diversas formas, pero lo más importante es estar bien con nosotras mismas, sentirnos orgullosas de lo que somos y con ilusiones de vivir una vida plena donde seamos capaces de cualquier cosa. Y la Navidad, es siempre un gran momento que vivir y que disfrutar.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *