La antigua cura tibetana del ajo

monjes portada retocada

El ajo es un poderoso alimento que a pese su fuerte olor y sabor pasa desapercibido. No le damos la importancia que se merece. Para ponerle remedio, comentaremos sus cualidades, beneficios y dejaremos constancia de la curiosa cura tibetana realizada a base de ajo y alcohol. Un potente brebaje que limpia nuestro organismo internamente.

Si nos pusiéramos a contar son innumerables las propiedades del ajo. El consumir ajo diariamente crea una barrera medicinal que mantiene a raya muchas de las bacterias y virus de nuestro entorno.

El ajo es el antibiótico natural por excelencia, consumirlo en todas sus versiones es beneficioso para nuestra salud: en polvo, aceite esencial de ajo, en cápsulas, etc. Otra forma de tomarlo es a través de la cura tibetana del ajo, es decir, mezclado con alcohol y consumido en pequeñas dosis durante un periodo de tiempo.

Garlic cloves

La cura tibetana del ajo

Como su nombre indica, la cura tibetana del ajo es una antigua receta medicinal creada por los monjes budistas del Tibet. Es un proceso depurativo muy efectivo para tratar varias enfermedades y para perder peso de forma segura y saludable. Además es muy económica, sencilla de seguir y de preparar.

Sus beneficios:

Los beneficios que aporta son inmediatos, por ejemplo:

  • Elimina las zonas de grasa en el cuerpo
  • Disminuye el colesterol malo y aumenta el bueno
  • Previene la formación de trombos
  • Baja los niveles de tensión arterial
  • Evita la retención de líquidos mejorando el funcionamiento de los riñones
  • Disminuye los triglicéridos en sangre
  • Aumenta las defensas de nuestro organismo mejorando de forma constante el sistema inmunológico

ajo silvestre

Enfermedades ligadas a la cura

  • Sobrepeso
  • Dolores de cabeza
  • Enfermedades pulmonares
  • Sinusitis
  • Artrosis y artritis
  • Gastritis
  • Hemorroides
  • Problemas oculares y auditivos

No deberían hacer la cura

Las personas que padezcan irritaciones en el estómago, úlceras digestivas o aquellas que toman anticoagulantes no deberían realizar esta cura, ya que afecta directamente a al proceso interno de la digestión y la circulación de la sangre. Asimismo tampoco podrían soportar la cura tibetana del ajo aquellas que no toleren el ajo crudo. Es recomendable consultar a un médico antes de realizar la cura para que valore e indique si se es un buen candidato para seguirla.

Ingredientes:

350 gr. de ajos. preferiblemente ecológicos

¼ de litro de alcohol de 70 grados para uso interno

Receta

Es muy sencilla, una vez que tenemos los ajos crudos pelados y machacados o incluso triturados los introducimos junto al alcohol en una botella o bote de cristal. Este preparado lo metemos en la nevera y dejamos que los condimentos reposen durante 10 días.

Una vez transcurrido este tiempo, el resultado será un brebaje de cierto color verdoso. Lo filtramos con una malla o una tela y lo metemos de nuevo en la nevera dejándolo reposar 3 días más. Una vez pasados los días, podremos comenzar la cura.

ajo cortado

Pasos a seguir durante la cura

La cura debe realizarse de forma muy rigurosa. Se deben seguir bien las pautas que indicamos a continuación y no tomar esta cura a la ligera. Se toman gotas del preparado del ajo y siempre se mezclarán con un poco de agua. Es recomendable tomar este vaso de agua con las gotas correspondientes 20 minutos antes de cada comida. El preparado deberá mantenerse siempre refrigerado recomendamos adquirir un contador de gotas.

  • Primer día: 1 gota antes del desayuno, 2 gotas antes de la comida, 3 gotas antes de la cena
  • Segundo día: 4 gotas antes del desayuno, 5 gotas antes de la comida, 3 gotas antes de la cena
  • Tercer día: 7 gotas antes del desayuno, 8 gotas antes de la comida, 9 gotas antes de la cena
  • Cuarto día: 10 gotas antes del desayuno, 11 gotas antes de la comida, 12 gotas antes de la cena
  • Quinto día: 13 gotas antes del desayuno, 14 gotas antes de la comida, 15 gotas antes de la cena
  • Sexto día: 15 gotas antes del desayuno, 14 gotas antes de la comida, 13 gotas antes de la cena
  • Séptimo día: 12 gotas antes del desayuno, 11 gotas antes de la comida, 10 gotas antes de la cena
  • Octavo día: 9 gotas antes del desayuno, 8 gotas antes de la comida, 7 gotas antes de la cena
  • Noveno día: 6 gotas antes del desayuno, 5 gotas antes de la comida, 4 gotas antes de la cena
  • Décimo día: 3 gotas antes del desayuno, 2 gotas antes de la comida, 1 gota antes de la cena

A partir del undécimo día tomaremos 25 gotas tres veces al día hasta terminar el preparado.

Datos de interés

Según el manuscrito original de la cura tibetana del ajo, es tan potente que no debe repetirse el tratamiento antes de 5 años transcurridos. Al empezar la cura, se pueden sentir algunos síntomas: dolor de cabeza, algunas erupciones en la piel o ciertos malestares. Por esta razón, se debe beber mucha agua para que el tratamiento haga el mayor efecto y mantener al corriente de esta actividad al médico o naturópata.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *