Esas casualidades que nos cambian la vida

Hay casualidades que nos cambian la vida, que ponen rumbos diferentes a nuestra cotidianidad y que casi sin saber cómo nos traen esa felicidad sencilla con la que tanto habíamos soñado. Los físicos, no lo llaman casualidades, sino coincidencias, y estarían producidas en realidad por cada una de las elecciones y decisiones que vamos tomando.

Nuestra vida es como un libro que vamos escribiendo página a página, ahí donde no solo es importante cada elección y cada camino que decidamos tomar. Nuestra actitud, nuestra apertura y nuestra fortaleza emocional tienen mucho peso en estas “casualidades” que nos encontramos y que perfilan nuestro bienestar. En “Bezzia” te invitamos a reflexionar sobre ello.

Lo que hay detrás de las casualidades

El psicólogo Carl Gustav Jung no hablaba de casualidades ni de coincidencias. Gracias a él disponemos del siempre interesante término “sincronicidad”. Podríamos definirlo como la simultaneidad de dos sucesos muy relacionados que parten en realidad de dos orígenes que nada tienen que ver uno con el otro.

Un ejemplo de ello sería estar pensando todo el día en un libro determinado y de pronto, cuando nos sentamos en un vagón del metro encontrar esa misma novela en un asiento vacío. Son instantes en que, según Jung, parece que nuestra realidad, el contexto y nuestra mente se unen para dar paso a un acto asombroso, ahí donde la física cuántica, según algunos físicos, tendría algo de peso.

Ahora bien, queda claro que en nuestra vida, no echamos mano de la física cuántica, ni sabemos programar nuestra mente para que este tipo de cosas ocurran. No sabemos si existe el destino, pero lo que sí deberíamos tener claro son los siguientes aspectos.

La suerte existe, pero no por ello vamos a ser agentes pasivos de nuestra realidad

De vez en cuando aparece la suerte. Todos hemos vivido esos momentos en que de pronto, conocemos a alguien deslumbrante y lleno de magnetismo que nos asombra. Es ilusionante, no hay duda, pero debemos recordar que lo que la suerte trae la inteligencia lo mantiene o lo rechaza.

  • Si la suerte te ha traído a una persona especial, no te dejes deslumbrar, vive el proceso con calma sabiendo lo que quieres de verdad y siendo lo más prudente posible.
  • No vivas tu existencia aguardando los golpes de suerte o los caprichos del destino. Nada ocurrirá si no sales de casa, sino te mueves en diferentes contextos, sino propicias las cosas siendo agente activo de tu vida y de tu realidad.

La importancia del amor propio para ser artífices de nuestra vida

Hay quien sencillamente, se deja llevar. Permite que sea la propia vida, la suerte y los mandatos de los demás quienes los lleven por determinados caminos y no por otros. Este tipo de existencias nos abocan a una especie de indefensión donde carecemos del control de nuestra propia vida.

  • Si deseas que te ocurran determinadas cosas, propícialas tú. Toma las riendas de tu cotidianidad, con amor propio, con valentía y con decisión.
  • No esperes aprobaciones ajenas para tomar decisiones, la felicidad es cosa tuya, es tu camino y no te lo deben marcar los demás. Las casualidades llamarán a tu puerta siempre y cuando te encuentres en un escenario que es de tu agrado, donde te sientes bien.
  • En el momento en que nos sentimos libres, dueños de nuestra vida, sabiendo aquello que queremos y lo que no, el camino se vuelve más tranquilo y sencillo de transitar.

Cambia tu pensamiento y cambiarás tu realidad

Nuestras acciones están determinadas por nuestras emociones, y a su vez, las emociones son resultado de nuestros pensamientos. Con ello, teniendo muy claro en nuestro día a día, deberíamos establecernos estos pilares sobre los cuales actuar y reflexionar:

  • Una actitud negativa nos sume en una visión de túnel donde solo vemos un destino: el aislamiento, la pérdida de oportunidades y la frustración. Somos incapaces de ver todo aquello que se abre a nuestro alrededor. Amplia perspectivas, cambia tu actitud: de todo lo que llevas puesto es lo más importante.
  • Un pensamiento abierto, optimista a la vez que realista cambia por completo nuestras emociones. Recuerda por ejemplo esa frase que nos dejó Steve Jobs: En este día… ¿cuántas veces has dicho “NO”?

“No voy a poder con eso, eso no es para mi, no es el momento de atreverme con ese proyecto, seguro que me dice que no, no va a llamarme, es mejor que no lo vuelva a ver porque no le habré gustado…”

  • Algo tan sencillo como dar la vuelta a estos pensamientos encabezándolos con un “SÍ” cambia al instante nuestra actitud, nuestra forma de ver la vida y nuestra capacidad para abrirnos más oportunidades en el día a día donde sin duda, llegarán esas maravillosas casualidades que nos cambiarán la vida.

Sabemos que no siempre es fácil que lleguen esas oportunidades que de un día para otro nos traen esa felicidad con la que soñamos. No obstante, el secreto está en no esperar y en ser nosotros mismos artífices de nuestro propio bienestar. La felicidad atrae la felicidad, y si nosotros estamos bien, disfrutando de lo que somos y lo que tenemos, las cosas buenas seguirán llegando.

Lo importante es tener autonomía, voz propia y saber en cada momento que nos conviene y lo que no, recordando también que en ocasiones, merece la pena arriesgarnos. No tenemos una bola de cristal que nos diga si algo va a salir bien o no, pero con una buena autoestima, merece la pena tomar la iniciativa. No lo dudes.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.