¿Es posible conseguir un amor duradero?

Son muchos los factores que determinan el que podamos encontrar la estabilidad en una pareja. A la pregunta de si existe realmente un amor que pueda ser duradero, la respuesta es sí.  Pero conservarlo, prosperar en una relación hasta encontrar ese equilibrio perfecto al cual todas aspiramos, requiere esfuerzos, comprensión y una voluntad clara hacia el compromiso. Puede que hayas pasado por varias relaciones infructuosas, por parejas que no dieron respuesta a tus necesidades o que, simplemente, fracasaran sin saber por qué. No debes preocuparte, el amor puede aparecer en cualquier momento, pero recuerda, debes saber aprovechar la oportunidad si crees que de verdad, merece la pena luchar por dicha relación.

Conseguir una relación de pareja estable y sana, ahí donde prime la armonía y la complicidad, supone un gran beneficio físico y emocional. Es un medio para alcanzar la felicidad, aporta un equilibrio a nuestra vida y refuerza nuestra autoestima. Aunque lo sabemos, en ocasiones no es fácil encontrar la persona adecuada, ese chico capaz de ofrecernos todas estas dimensiones básicas que en esencial, conforman realmente la idea que tenemos de felicidad. Pero debemos tener clara una cosa: no existe la persona perfecta. No pongas listones altos basados en sueños idealistas o duras exigencias. Busca simplemente, a esa persona que sepa hacerte feliz y con quien desees compartir tu vida.

¿Por qué nos cuesta en ocasiones encontrar una pareja estable?

Encontrar a la persona adecuada no es fácil. El mundo emocional es tan duro como complejo, y no todos disponemos de las habilidades básicas para saber gestionar muchos de los aspectos que nutren una relación de pareja. La comunicación, el respeto, la empatía, la comprensión…. es necesario que exista un equilibrio en todos estos elementos, y que a su vez, se puedan entremezclar con otros como la atracción física y el compromiso del uno para el otro. Pero veamos con detalle qué otros factores pueden determinar la dificultad para encontrar ese amor duradero:

  • Modelos previos de educación y relaciones de apego. Nuestro mundo emocional tiene sus raíces en nuestro pasado, en las relaciones que establecimos con nuestros padres y el modelo educativo en el que hayamos crecido. En ocasiones una educación marcada por el desapego, la distancia o  la escasa comunicación emocional, marcan unas bases que influyen directamente en el modo en que nos relacionamos en nuestra madurez. Es ahí donde podemos encontrarnos con personas con las que es difícil conseguir cercanía, una intimidad donde exista sinceridad de sentimientos o incluso empatía.
  • Fracasos anteriores. Es otro factor a tener en cuenta. Si nuestro pasado emocional está basado principalmente en fracasos, es posible que dichas experiencias negativas nos hagan más desconfiadas. Más susceptibles. Nos es difícil abrirnos totalmente hacia la otra persona y no terminamos de mostrar un compromiso íntegro. Una apertura basada en la confianza.
  • Falta de autoestima. Para establecer una relación de pareja sana y feliz, en primer lugar hemos de empezar por nosotras mismas. En saber valorarnos, en haber desarrollado un buen autoconcepto que nos de confianza, que nos de valor y un amor propio. Si yo me quiero y me respeto a mi misma, podré aportar a mi pareja estos mismos valores para establecer una relación fuerte. Pero si muestro dudas, si no me veo lo suficientemente “buena” para la otra persona, solo podré aportar miedos, dudas y desconfianza.
  • ¿Estás en el entorno adecuado? Puede que tus relaciones sociales se limiten a un círculo muy limitado. Ahí donde solo puedes encontrar personas que no terminan de satisfacer tus inquietudes e intereses. Es difícil encontrar la pareja adecuada o incluso el amor duradero, si nos movemos únicamente en nuestro entorno laboral, o en ese pub donde vamos desde que teníamos 16 años. Abre perspectivas, viaja, apúntate a encuentros de “singles” con tus mismos intereses, fija tus miras en nuevos contextos que te aparten de lo que hasta ahora, no te ha dado el resultado que esperabas.

Falsos mitos sobre el amor a tener en cuenta


Existen muchos mitos alrededor del concepto del amor, que aún hoy, siguen pesando demasiado en nuestra sociedad. Y merece tenerlos en cuenta para ver el proceso de búsqueda de pareja de un modo más objetivo. De un modo más realista con el cual, aspirar verdaderamente a un amor duradero. Veámoslo.
  • El amor a primera vista es el que verdaderamente vale la pena. De acuerdo, todas lo hemos vivido alguna vez. Y la verdad es que son muchas las relaciones frustradas que tuvieron este inicio. La atracción física y sexual es un componente con mucha fuerza dentro de una relación de pareja, pero ello no nos asegura conseguir un amor duradero, una relación de pareja estable en el tiempo que verdaderamente funcione. En ocasiones, no podemos negarlo, es un inicio que acaba dando sus frutos para originar un verdadero compromiso. Pero tampoco podemos dejar a un lado a ese amigo, por ejemplo, a ese compañero que tenemos desde hace tantos años y que, un día, sin saber cómo, acaba siendo algo más.
  • Las mujeres sienten de un modo diferente que los hombres. Es otro mito muy arraigado. Pensar por ejemplo que nosotras sufrimos más porque somos más emotivas, y ellos menos porque interiorizan y gestionan más fríamente las emociones, es sin duda un gran error. Todos sufrimos por igual. Todos sentimos las mismas emociones: miedo, tristeza, ira, felicidad, rabia… La diferencia está en el modo en que se expresa. Tal vez nosotras tengamos más habilidad con el lenguaje para dar forma a esas emociones, mientras ellos, aún sintiendo lo mismo, están más habituados a reservarse esos sentimientos, o incluso a no saber cómo ponerlos en voz alta. Debemos tenerlo claro.
  • Siempre podré cambiar ese aspecto que no me gusta de mi pareja. Si piensas que puedes cambiar la personalidad de una persona estás en un error. Este es un tema que también debemos saber comprender. Nunca podremos variar un aspecto de nuestra pareja si él no lo hace de modo voluntario. No quieras cambiar su personalidad, sus gustos o sus pasiones. Porque entonces dejará de ser él mismo y llegará la infelicidad. Hay que encontrar un término medio, saber adaptarse, ceder pero sin perder nuestra integridad. No intentes modelar a nadie según tus preferencias. Acéptalo como es, al igual que él debe aceptarte a ti. Con tus virtudes y tus defectos.

¿Es posible encontrar un amor duradero? Desde luego que sí, pero ello requiere esfuerzo, una visión realista, compromiso y cómo no, algo de suerte para dar con esa persona perfecta para ti.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *