Cuándo y qué ejercicios se pueden hacer después del parto

Muchas mujeres una vez que han tenido a su bebé se plantean volver a su rutina de ejercicios, sin embargo, como es lógico, deben esperar un tiempo prudencial para no correr riesgos.

Belleza en el embarazo

Cuánto esperar para volver a hacer ejercicio tras el parto

Se debe tener un poco de paciencia a la hora de recuperar la línea, no tenemos que centrarnos ni focalizar nuestros esfuerzos en adelgazar, lo importante es que los órganos internos vuelvan a su sitio, porque el suelo pélvico ha tenido que soportar el peso creciente del útero durante el embarazo, y éste debe estar fortalecido ya que si no fortalecemos esa zona, podría originar incontinencia urinaria o disfunciones sexuales.

Por otro lado, si decides dar el pecho, perderás peso con más facilidad, ya que para producir leche materna se utilizan reservas de grasa que se ha almacenado en el cuerpo durante el embarazo.

Respondiendo a la pregunta del tiempo, y de cuánto se debe esperar antes de volver a realizar alguna actividad física, dependerá siempre de diferentes factores: la forma física, la edad de la madre, el tipo de parto, si ha sido por cesárea o parto natural y sobre todo, el estado del suelo pélvico una vez tenido al bebé.

bebe comiendo

Primeros pasos

Lo primero que se debe hacer es reforzar el suelo pélvico, y lo ideal para ello es realizar los ejercicios de Kegel. Si la recuperación es buena y no ha habido episiotomía (la incisión que se practica en el periné de la mujer, partiendo de la comisura posterior de la vulva hacia el ano) si no se tienen puntos ni desgarros, los ejercicios de Kegel se pueden realizar pasados unos días después del parto.

Recalcamos que estos consejos y las futuras acciones debe comentártelo la matrona, por lo que ella indicará cuando será el mejor momento para empezar.

Los primeros ejercicios que se recomiendan son los estiramientos, practicar yoga, pilates, caminar, nadar, bicicleta, etc. Este tipo de ejercicios si se realizan con cuidado, se podrán realizar tras los dos primeros dos meses después del parto.

¿Cuáles son los mejores ejercicio?

Cuando la mujer se empieza a notar preparada, es buen momento para empezar a hacer ejercicio de forma paulatina y segura. Nunca nos debemos obligar a realizar ningún ejercicio si no nos sentimos bien, porque podría ser contraproducente y provocarnos incontinencia.

Hablar de ejercicios clasificándolos de mejores o peores para realizar tras el parto es una tarea complicada, ya que cada parto y cada mujer tiene unas condiciones físicas diferentes. Cada una tiene sus características únicas, sus hábitos diarios y preferencias.

bebe irritado llorando

Tonificar el cuerpo entero

En un primer momento, pueden realizar ejercicios sencillos en casa, desde flexiones, yoga, estiramientos, pilates, etc. El gimnasio y la actividad de mayor intensidad podrá llegar más adelante. Cuando la mujer se siente más fuerte, puede empezar a realizar ejercicio aeróbico suave, caminar, hacer marcha o nadar.

Tonificar el suelo pélvico

Como hemos adelantado, una zona que sufre mucho durante el embarazo y durante el parto, es la zona pélvica, por lo que los ejercicios para mantener y tonificar esta zona son ideales para recuperar la normalidad. Hay ejercicios variados como los de Kegel o los que pudiéramos realizar con ayuda de un fitball.

Tonificar glúteos y cadera

Si buscas tonificar la zona de los glúteos y las caderas tras el parto, debes hacer ejercicios localizados, un ejercicio aeróbico con el que quemar calorías y grasa en general. En este sentido, puedes apoyarte en largas caminatas por el campo, o largos paseos por la ciudad, montar en bicicleta, la bicicleta estática si se cuenta con una o nadar en piscina o en el mar, si se tiene la posibilidad.

Además, con cuidado y pasado el tiempo conveniente, también podrás hacer sentadillas o subir escaleras, mejor aprovechar cada momento para ejercitarnos y evitar el ascensor.

Tonificar los pechos

Para tonificar el pecho, se pueden hacer ejercicios específicos para reafirmarlos, puedes juntar y apretar las manos ante el pecho, flexiones, etc.

Además, ten en cuenta, que si estás dando el pecho tienes que estar siempre muy hidratada para que nunca te falte líquido.

Beber agua durante las comidas

Disfruta del ejercicio con tu bebé

Una de las satisfacciones más placenteras, es realizar el ejercicio con el bebé, nuevas experiencias para generar nuevos recuerdos. La falta de tiempo puede ser estresante, por lo que puedes buscar un tiempo tranquilo y más relajado para hacer ejercicio con el bebé presente.

Puedes salir a pasear con el bebé en el carrito mientras él descansa plácidamente y tu ejercitas tu organismo yendo más rápido, con zonas de cuestas o llaneando.

Hacer ejercicio con el bebé es una opción estupenda para no separarse del bebé y empezar a ponerse en forma. En este sentido no valen todos los deporte, por ejemplo, no podemos montar en bicicleta junto al bebé, o ir a nadar tras los primeros meses, sin embargo, pasear con él, algunos ejercicios de yoga en casa o pilates sí que son mucho más accesibles.

Por otro lado, también puedes ejercitarte con otras madres para aprender de sus experiencias, suele ser una experiencia positiva y además, aumenta la motivación para hacer deporte y adelgazar algunos kilos. En este sentido, también puede la pareja animarse a hacer deporte y ejercicio físico contigo y con el bebé para aumentar así los lazos familiares.

Son actividades muy beneficiosas para todos.

Ten en cuenta estas señales

El ejercicio y la actividad física durante las primeras semanas pueden causar además, algunas señales que tenemos que tener en cuenta para estar alerta. Si sientes dolor o tienes algunos de estos síntomas, no dudes en consultarlo con tu matrona o ginecólogo. Tu salud ante todo.

  • Si tu flujo vaginal se vuelve más rojo y es más abundante.
  • Tienes sangrado vaginal y aparece cuando pensabas que ya se había terminado.
  • Sientes dolor mientras haces ejercicio, ya sea en articulaciones o músculos.
  • Tener molestias y dolor en la zona del parto.

Detén tus rutinas de deporte si sientes las siguientes afecciones:

  • Si te sientes exhausta y no tienes energía.
  • Si tus músculos están doloridos por más tiempo de lo normal después de haber hecho deporte.
  • Si tu frecuencia cardíaca en reposo se eleva.

Disminuye tu rutina de ejercicio o toma un descanso si notas lo siguiente:

  • Te sientes exhausta y no con más energía.
  • Tus músculos se sienten adoloridos por un tiempo más largo de lo normal después de hacer ejercicio.
  • Si tu frecuencia cardíaca está elevada por más de 10 latidos por minuto de lo normal. Para ello, es recomendable controlarse la frecuencia cardíaca en reposo todas las mañanas para poder conocer los valores.

 

 


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.