Cómo reconocer el peligroso arte del chantaje emocional

Crying beautiful woman

Chantaje emocional. Podríamos afirmar que es una de las dimensiones más comunes y destructivas en nuestras relaciones. Son habituales tanto en nuestras amistades, como a nivel de familia y cómo no, en las relaciones de pareja. Ahí donde son sin duda realmente dañinas. El chantaje emocional tiene como base una necesidad de dominación y manipulación de la persona que la ejerce sobre su víctima, utilizando ante todo los sentimientos para asegurarse de que nos tiene junto a ellos. Se sirve precisamente del amor para desplegar esa dominación, hemos de recordarlo, siendo pues hábiles estrategas del mundo emocional.

Muchas personas desarrollan el chantaje emocional de modo inconsciente. Es su carácter y algo que siempre han hecho casi sin darse cuenta, porque su personalidad, se sustenta ante todo en una clara inseguridad y baja autoestima. El temor a quedarse solos o ser abandonados, despliega en ellos toda una serie de artimañas con las que tirar de nuestro cariño obligándonos a hacer cosas en contra de nuestra voluntad. En contra de nuestros principios y valores personales. Pero cedemos porque amamos a esa persona. Es pues un tipo de maltrato a tener en cuenta y que debemos reconocer. Hoy en Bezzia, te invitamos a conocer más sobre el tema, y ante todo a que pongas barreras a este tipo de comportamientos.

Tipos de chantaje emocional

bezzia psicologiaNo importa la edad que tengas. No importa que seas muy joven o que hayas pasado por varias relaciones. El chantaje emocional puede venirnos desde muy diferentes ámbitos. Desde esa madre controladora que ejerce el control sobre nosotras impidiéndonos crecer, o poniendo barreras a nuestras relaciones con la idea de que “no maduremos” o nos quedemos en el ámbito familiar. Conocidos son también los chantajes de algunas de nuestras amistades. Personas dominantes que nos manipulan para llevar a cabo sus objetivos o para mantenernos también a su lado.

Pero podemos afirmar sin equivocarnos que el chantaje emocional más destructivo es aquel que ocurre en el seno de una pareja. Aquí las emociones, los sentimientos, despuntan con mayor relevancia y el dolor puede ser sin duda mucho más dañino. Sin saber muy bien cómo, nos veremos poco a poco envueltas por esos mecanismos que al principio nos pasarán desapercibidos, pero que poco a poco vulnerarán nuestra integridad y nuestra autoestima. Te hablamos pues de los principales modos de chantaje emocional.

1. Los seductores

Al principio quedaremos prendadas por sus buenas artes. Son personas extremadamente solícitas, cariñosas y dispuestas a hacer cualquier cosa por nosotras. Nos agasajan con múltiples detalles de tal modo que llegaremos a pensar que no existe persona mejor en el mundo. Pero hemos de ir con cuidado. Cada detalle exige ser recompensado tarde o temprano. Son personalidades en las que de pronto, aparecen frases como las siguientes “No me puedes decir que no, con todo lo que he hecho por ti”. “Recuerda que yo pague el viaje a Italia”, “Piensa en todo lo que he renunciado por ti”. Gustan de tenernos controladas casi siempre mediante la dimensión “material”.

2. Víctimas de la relación

Un tipo de chantaje emocional altamente destructivo. Aquí en lugar de lo material va a jugar ante todo con las emociones más negativas y destructivas. Nos traerán sufrimiento, rencor, nos harán sentir culpables y ser unas malas parejas. ¿De qué modo lo ejecutan? Mediante expresiones como las siguientes: “Estás decidida siempre a hacerme daño”. “Por tu culpa siempre estoy de mal humor”, “Con lo que me sacrifico por ti tú nunca valoras nada de lo que hago”. Son claros especialistas en el arte del sufrimiento.

3. Castigadores silenciosos

Aquí juegan con los dos polos de la balanza. A instantes nos ensalzan para al momento, sacar el lado más negativo con el cual utilizarnos y hacernos daño. En este caso el chantaje emocional nos sume en una inestabilidad muy dañina en la cual cuesta mucho reaccionar. Habrá instantes en que nos piropeen y nos digan que somos la mejor persona del mundo, que solo nosotras somos capaces de entenderle e incluso de “soportarle”. Para después, decirnos cosas como la siguiente: “Te crees que eres la reina de la perfección cuando en realidad lo haces todo mal y solo me traes infelicidad. Solo te preocupas por ti misma, sin pensar en mi”. Debes ir con cuidado y ver estos comportamientos con objetividad.

4. Autocastigadores

Seguro que conoces este tipo de perfil. A simple vista puede parecer romántico que una persona nos diga “me estás matando”. Se pone en juego ese nivel de pasionalidad que a veces, cuando se es muy joven nos deslumbra. Pero nada más lejos de la realidad. Estos comportamientos son ejemplos de personas con una baja autoestoma y muy inseguros, que se valen de estas artimañanas victimistas para controlarnos. Para manipularnos y ejercer el control. No te dejes manipular ante frases como “Si me dejas me quitaré la vida”, “Sin ti no soy nada y sin embargo te empeñas en hacerme daño”, “Si sales esta noche con tus amigas me dejarás solo, como siempre, parece que disfrutas siempre haciéndome el mayor daño posible”. Tras oír estas palabras lo más normal es que acabemos cediendo, porque amamos a esa persona y no deseamos causarle ningún mal. Pero ojo, no te dejes engañar, a largo plazo la más dañada siempre vas a ser tú. Tenlo en cuenta.

Para concluir, el chantaje emocional es la base de una relación codependiente y tóxica donde solo encontraremos la infelicidad y una clara vulneración de nuestra autoestima. ¿Vale la pena? Desde luego que no.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *