Una boda sin niños

¿Te gusta la idea? Sí, como esos hoteles y resort que son Adult Only. ¿Suena antipático? Tal vez, pero puede ser que alguna pareja quiera tener una celebración solo entre adultos y sin niños correteando por ahí o con parejas de padres que deben dejar rápido la fiesta porque no han dejado el niño con alguien y hay que llevarlo a la cama. Hacer la lista de invitados no es nunca fácil, pero sacar de ella a todos los niños…

No es tan común, es cierto, pero puede ser una tendencia en alza. Seguro es toda una decisión así que he aquí algunos consejos para llevar adelante esta idea de una boda solo de adultos sin morir en el intento.

Una boda adults only

Podemos tomar esta decisión por varias razones: por cuestiones de seguridad, por presupuesto, porque no nos gustan los niños. No importa, por más que alguien nos mire mal es nuestro día y debería respetar nuestras preferencias. Así que una vez tomada la decisión hay que ir adelante.

¿Pero cómo se comunica algo que sale tan fuera de lo común? ¿Cómo no se hieren susceptibilidades? La manera más rápida y sencilla es escribir en las invitaciones “Sin niños”. Si no queremos algo tan directo podemos escribir “Solo adultos”. Mas claro, echadle agua, pero como estas cosas nunca quedan demasiado claras y no queremos ni por asomo ver un niño en la recepción o la boda en sí entonces una buena alternativa es decirlo en persona.

Podemos hablar con nuestros padres y hermanos o familiares y amigos e ir comunicando nuestra decisión. ¿Pero acaso eso significa que ningún niño de la familia asistirá? ¿Qué pasa con nuestros sobrinitos o ahijados? ¿Qué pasa con los bebés de nuestros amigos? Podemos hacer excepciones obvias así que nuestros niños familiares y los niños de menos de un año (dependientes de sus padres, aunque bien podrían dejarlos en casa con alguien), son bienvenidos.

Incluso podemos pasar un peine más fino en la lista de invitados y usar los lazos sanguíneos para delimitar: los sobrinos de ambos lados están invitados tengan la edad que tengan pero ya no los niños de amigos y primos. Asunto resuelto. ¿O no?

Una boda sin niños, tema espinoso

Si tomamos la decisión hay que defenderla a capa y espada porque será recibida con sentimientos encontrados. Habrá quien nos entienda y quien no. Conviene entonces ser muy corteses a la hora de comunicar, corteses y amistosos. Es necesario además ser claros y que no queden dudas así que no hay lugar para frases rebuscadas o taaan corteses que puedan lugar a que alguien se anime y traiga un niño.

Más allá de la comunicación oral la decisión también debe estar impresa en las invitaciones. Así, a la frase Solo adultos podemos agregar la cantidad de asientos que reservamos para ese grupo familiar o incluso podemos personalizar las invitaciones y en cada una colocar los nombres de los invitados. Finalmente, dos últimas opciones: podemos escribir unas breves líneas pidiendo disculpas por no poder invitar a los niños y rogando que los adultos sí vayan porque los queremos allí o podemos aceptar niños en la ceremonia civil o religiosa y no en el salón, así que ahí podemos aclarar a quien se espera en cada lugar.

Hacer una boda solo de adultos tiene sus bemoles y no es nada fácil, pero existen así que hay que acostumbrarse.


Categorías

Bodas, Lifestyle

Maria Alm

Soy Argentina, Licenciada en comunicación social, periodista y redactora de contenidos digitales. Y además acuariana y curiosa. Me gusta espiar... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *