¿Qué hacer cuando falla la sexualidad en la pareja?

Los pilares que sustentan una relación de pareja estable y feliz, suelen ser siempre el diálogo, la comprensión, la convivencia y cómo no, la sexualidad. Todas estas dimensiones están relacionadas y vertebran nuestra calidad de vida y nuestra satisfacción. Pero ¿qué ocurre cuando falla alguna de ellas, como es el caso de la sexualidad? Las alteraciones emocionales que provoca  algún tipo de problema asociado a este pilar, afectan por completo a nuestra relación. La sexualidad es necesaria, se trata de un vínculo de intimidad con la persona amada, esencial para sentirnos plenos y satisfechos.

Por lo general, mantener una buena relación se basa sobre todo en la comunicación y en la convivencia, pero esto no significa que la sexualidad en la pareja sea menos importante. Cuando existe algún problema en este aspecto no debemos entenderlo tampoco como una muestra irrefutable de que el amor o el deseo hayan desaparecido, en absoluto, hay tenerlo claro. En ocasiones puede existir algún tipo de disfunción, o es posible que estemos atravesando algún problema emocional o personal que nos impide disfrutar plenamente de nuestras relaciones sexuales. Saber reconocerlos, tratarlos y afrontarlos entre ambos es esencial para que nuestra relación siga siendo satisfactoria.

Problemas en nuestra sexualidad

sexualidad pareja bezzia_830x400_830x400

Es durante la convivencia habitual con nuestro compañero cuando podemos llegar a percibir que hay algo que falla en nuestra sexualidad. No estamos hablando de encuentros sexuales puntuales. Los problemas se perciben en el momento en que tenemos una pareja estable, cuando conocemos sus costumbres y las nuestras. Puede ocurrir que en medio de esta intimidad, descubramos de pronto que hay algo que no funciona. Algo que ocurre de forma reiterada y que nos demuestra que puede existir  algún tipo de disfunción. Pero veámoslo detenidamente.

Pero ¿qué es una disfunción sexual?

  • Una disfunción puede aparecer en cualquier instante del acto sexual, ya sea en la fase de deseo, en la excitación o durante el orgasmo. Hablaríamos de un problema en el momento en que una o varias alteraciones, empiezan ya a repetirse de forma continuada a lo largo del tiempo. Todas estas realidades suelen causarnos una gran alteración emocional al pensar que quizá, ya no somos deseados/as, o que nuestra pareja ya no nos quiere.

¿Qué tipo de problemas suelen existir?

Los problemas en nuestra sexualidad suelen tener como origen dos causas: las emocionales o las físicas. En ocasiones nos sentimos superados por las emociones o los problemas. Falta de confianza, dudas… aspectos psicológicos que impiden el poder disfrutar de nuestras relaciones. En otras ocasiones, las dificultades tienen un origen físico, y será siempre un especialista quien nos ayude a dar una solución. Analicemos a continuación los principales disfunciones físicas.

1. Problemas en los hombres:

  • Impotencia: dificultad para mantener la erección.
  • Eyaculación precoz: respuesta orgásmica o eyaculatoria antes de lo deseado.
  • Eyaculación retardada: respuestas orgásmica o eyaculatoria que se demora en aparecer.

2. Problemas en las mujeres

  • Anorgasmia: dificultad para alcanzar un orgasmo.
  • Vaginismo: dolor intenso durante la penetración.

Abordar los problemas de pareja para mejorar nuestra sexualidad

sexualidad parejaLa mayoría de los problemas de sexualidad en las parejas se deben básicamente a aspectos no resueltos, dimensiones que es preciso abordar entre ambos. Disgustos, celos, desconfianza, miedos, falta de atención… son realidades con una elevada carga emocional que en ocasiones, producen una inevitable falta de libido.

Aceptarlo y poner en común nuestros pensamientos, dudas y necesidades con nuestra pareja, es algo necesario para disfrutar plenamente del sexo. Si nuestro problema es físico será un médico quien nos de una solución, pero si el origen es personal y psicológico, deberemos resolverlo cuanto antes. Hay que evitar que esta disfunción se vuelva crónica  y acabe en una ruptura emocional. El sexo es imprescindible. Si no lo solucionamos por nosotros mismos, podemos recurrir a un profesional con el que iniciar una terapia de pareja.

Por otro lado, el mejorar la calidad de nuestra vida sexual requiere a veces sencillos pasos, sencillas propuestas que poder poner en práctica ente los dos:

  • Debéis dedicaros tiempo el uno al otro. Si entre semana las obligaciones laborales no os permiten disponer de muchos momentos, intentad que esos instantes sean de calidad, dejando tensiones y preocupaciones. Permitid que el fin de semana, o vuestro tiempo de ocio, no esté programado. Dejad que la espontaneidad surja por sí misma, sin obligaciones.
  • Valora a tu pareja. Y a la inversa. Dedicaos palabras amables, gestos de confianza y complicidad. Las pequeñas cosas ofrecen intimidad, seguridad y la sensación de ser deseados.
  • Buscar situaciones nuevas o diferentes con las que cambiar vuestra rutina. En ocasiones un pequeño cambio es un gran revulsivo. Una cita en un hotel, una escapada romántica, o incluso algún juguete, un libro, o ropa sugerente, os pueden permitir explorar nuevas dimensiones con las que mejorar vuestra sexualidad.
  • Ofrece alguna sorpresa a tu pareja. Una cena con afrodisíacos, una cita imprevista en un lugar nuevo…
  • No esperes a que tu pareja “empiece” o “haga una cosa determinada”. La sexualidad es un proceso entre dos personas donde ambos tienen la iniciativa, para ser creativos, para explorar y disfrutar.

Para concluir, lo más importante en estos casos es mantener una buena comunicación con nuestra pareja, hablar con naturalidad y confianza. Debemos expresar aquello que nos preocupa, aquello que nos molesta o que necesitamos. Los problemas sexuales no siempre se deben a falta de amor por nuestra parte o por parte de nuestro compañero.  Los desafíos en nuestra vida en pareja son siempre una buen modo para conocernos y crecer personalmente. El sexo es indispensable en nuestra relación  y podemos aprender de él y de nosotros mismos en cada momento, siempre que lo abordemos con confianza y sinceridad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *