¿Qué son los antisépticos y cómo se usan?

En términos médicos, seguro que has oído hablar de los antisépticos y sus posibles usos, pero sabrías decir con tus palabras qué son y para qué sirven o cómo se usan.

Hoy os decimos qué son los antisépticos y cómo se usan. Si quieres saber un poquito más sobre ellos, sigue leyendo un poco más.

Antisépticos, ¿qué son y cómo usarlos?

Antes de hablar de los antisépticos como tal debemos saber una serie de conceptos a tener en cuenta:

  • Desinfección: Destrucción de microorganismos patógenos en superficies inanimadas o inertes mediante el uso de productos químicos denominados desinfectantes.
  • Bactericida: Sustancia química que elimina los microorganismos e impide su crecimiento.
  • Antisepsia: Destrucción de microorganismos patógenos en tejidos vivos (piel, herida,…) mediante la aplicación de productos químicos denominados antisépticos.
  • Bacteriostático: Sustancia química que impide el crecimiento de los microorganismos mientras dura su acción.
  • Herida infectada: Los microorganismos de la herida invaden los tejidos que rodean la lesión. Existen signos de infección (edema, calor en la herida, dolor, hinchazón, enrojecimiento, etc.)
  • Herida contaminada: Cuando el numero de microorganismos es de 100.000 colonias por gramo de tejido y no existen signos clínicos de infección local.

Los antisépticos tienen como finalidad la de eliminar los microorganismos o inactivar los virus. No tienen actividad selectiva ya que eliminan todo tipo de gérmenes.

Tipos de antisépticos que podemos encontrar

Ahora os decimos qué antisépticos podemos encontrar en el mercado o tenemos habitualmente por casa. También os decimos que tipo de acción tiene, cuando empiezan a funcionar, su seguridad y las contraindicaciones que suelen encontrarse en ellos.

  • Alcohol: Ataca a bacterias y virus. Empieza a funcionar pasados 2 minutos; Es inflamable y no está pensado para heridas abiertas.
  • Clorhexidina: Ataca a bacterias, esporas, virus y hongos. Empieza a actuar pasados de 15 a 30 a segundos. Tiene un 4% de daño en tejido y no se han descrito contraindicaciones.
  • Yodo: Ataca a bacterias, virus y hongos. Empieza a actuar a los 3 minutos de aplicarse y retrasa el crecimiento del tejido. No puede usarse en embarazadas, lactantes, recién nacidos o en gente con trastornos del tiroides.
  • Agua oxigenada: Sirve para las bacterias y para el 3% de los virus. Tiene un efecto inmediato pero es inactivo ante la presencia de luz y aire. Como principal contraindicación es que lesiona los tejidos en cavidades cerradas.

Y tú, ¿eres de usar un solo antiséptico o tienes varios de los vistos anteriormente en casa?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.