¿Qué son los antisépticos y cómo se usan?

En términos médicos, seguro que has oído hablar de los antisépticos y sus posibles usos, pero sabrías decir con tus palabras qué son y para qué sirven o cómo se usan.

Hoy os decimos qué son los antisépticos y cómo se usan. Si quieres saber un poquito más sobre ellos, sigue leyendo un poco más.

Antisépticos, ¿qué son y cómo usarlos?

Antes de hablar de los antisépticos como tal debemos saber una serie de conceptos a tener en cuenta:

  • Desinfección: Destrucción de microorganismos patógenos en superficies inanimadas o inertes mediante el uso de productos químicos denominados desinfectantes.
  • Bactericida: Sustancia química que elimina los microorganismos e impide su crecimiento.
  • Antisepsia: Destrucción de microorganismos patógenos en tejidos vivos (piel, herida,…) mediante la aplicación de productos químicos denominados antisépticos.
  • Bacteriostático: Sustancia química que impide el crecimiento de los microorganismos mientras dura su acción.
  • Herida infectada: Los microorganismos de la herida invaden los tejidos que rodean la lesión. Existen signos de infección (edema, calor en la herida, dolor, hinchazón, enrojecimiento, etc.)
  • Herida contaminada: Cuando el numero de microorganismos es de 100.000 colonias por gramo de tejido y no existen signos clínicos de infección local.

Los antisépticos tienen como finalidad la de eliminar los microorganismos o inactivar los virus. No tienen actividad selectiva ya que eliminan todo tipo de gérmenes.

Tipos de antisépticos que podemos encontrar

Ahora os decimos qué antisépticos podemos encontrar en el mercado o tenemos habitualmente por casa. También os decimos que tipo de acción tiene, cuando empiezan a funcionar, su seguridad y las contraindicaciones que suelen encontrarse en ellos.

  • Alcohol: Ataca a bacterias y virus. Empieza a funcionar pasados 2 minutos; Es inflamable y no está pensado para heridas abiertas.
  • Clorhexidina: Ataca a bacterias, esporas, virus y hongos. Empieza a actuar pasados de 15 a 30 a segundos. Tiene un 4% de daño en tejido y no se han descrito contraindicaciones.
  • Yodo: Ataca a bacterias, virus y hongos. Empieza a actuar a los 3 minutos de aplicarse y retrasa el crecimiento del tejido. No puede usarse en embarazadas, lactantes, recién nacidos o en gente con trastornos del tiroides.
  • Agua oxigenada: Sirve para las bacterias y para el 3% de los virus. Tiene un efecto inmediato pero es inactivo ante la presencia de luz y aire. Como principal contraindicación es que lesiona los tejidos en cavidades cerradas.

Y tú, ¿eres de usar un solo antiséptico o tienes varios de los vistos anteriormente en casa?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.