La importancia de que los niños duerman la siesta en verano

siesta_0

Es normal que los niños durante los meses de verano dejen de lado sus rutinas, siendo su día a día algo más caótico que durante el resto del año. Sin embargo, los expertos insisten en que el descanso de los niños es muy importante además de necesario. En relación a ello muchos padres tienen dudas acerca de si la siesta es buena para los niños o si por el contrario no es para nada necesaria.

En el siguiente artículo te contamos por qué es bueno que los niños duerman la siesta durante los meses de verano.

Por qué deben dormir la siesta los niños durante el verano

Los expertos recomiendan que los niños de hasta 5 años deben dormir la siesta. Esta rutina va a repercutir de una manera positiva en el desarrollo de los pequeños. La siesta puede ayudar a reducir la ansiedad y el estrés en los niños. Ello no quita para que los padres tengan que obligar a sus hijos a descansar después de comer. Por otra parte hay que decir que la siesta no debería superar la hora, ya que de lo contrario podría tener dificultades a la hora de conciliar el sueño por la noche.

ninos-deben-dormir-hasta-2-anos

Consejos para conseguir que los niños duerman la siesta en verano

Si no logras que tu hijo duerma la siesta en verano, toma buena nota de una serie de consejos o pautas que pueden ayudar a que los pequeños consigan dormir la siesta en verano:

  • Para que los niños lleguen cansados a la hora de la comida es aconsejable el realizar diversas actividades por la mañana. Puedes hacer algo de deporte con el niño, salir a pasear por el campo o dejar que juegue con los amigos. Lo realmente importante es que consigan perder mucha energía por la mañana y después de comer se encuentren cansados.
  • Hay que evitar las pantallas después de la comida. Lo aconsejable es preparar la habitación para facilitar el sueño. Una luz tenue, un poco de música relajante y leer un libro o cuento pueden ayudar a que el pequeño se quede dormido.
  • Es normal que muchos niños renieguen de la siesta debido a las altas temperaturas que pueden haber en la casa. Es importante que la estancia se encuentre a una temperatura adecuada que invite al pequeño a descansar y a relajarse.
  • Otro consejo sería el de acostarse junto a los hijos para conseguir que se relajen y se tranquilicen. Puedes tumbarte con ello y hacerles caricias hasta que noten que se han dormido. También puedes leerles un cuento para conseguir que se relajen.

En definitiva, la siesta de verano es un auténtico campo de batalla de muchos padres con sus hijos. Son muchos los niños los que se niegan a dormir después de comer, algo que suele enfadar a los adultos de la casa. Como has podido ver, el dormir la siesta suele repercutir de una manera positiva en el desarrollo de los niños. Recuerda que no hay que obligar a los hijos a descansar después de comer e intentar que lo hagan de una manera calmada y tranquila.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.