La función de las bebidas isotónicas

Las bebidas isotónicas antes sólo eran consumidas por deportistas. Hoy día estamos más acostumbradas/os a verlas en los frigoríficos de cualquier persona, practique deporte o no. Pero, ¿qué son exactamente? ¿Cuál es la función de las bebidas isotónicas? 

Las bebidas isotónicas son preparados ricos en minerales cuya principal función es la de favorecer la reposición de hidratos del organismo.

¿Por qué la consumen los deportistas?

Cuando practicamos cualquier tipo de deporte, además de mantenernos en forma, perdemos gran cantidad de agua debido a la sudoración. Por ello no hay que olvidarse de hidratarse antes, durante y después del ejercicio. De ahí que las bebidas isotónicas sean estupendas para ello, ya que favorecen la reposición de electrolitos del organismo ante la pérdida de sudor, además de hidratarnos.

La composición de estas bebidas se basa fundamentalmente en: agua, hidratos de carbono y minerales. Sustancias todas necesarias para mantener la función digestiva y la hidratación.

Tipos de bebidas isotónicas

Existen varios tipos de bebidas isotónicas. Elige la tuya que mejor se adapte a tu actividad física:

  • Bebidas con mayor contenido en azúcares de rápida asimilación: Sacarosa, fructosa, glucosa, etc. Estas bebidas son recomendadas sobre todo para aquellas personas que realizan deporte pero no de larga duración, sin embargo sí de gran intensidad. Se recomiendan porque en este tipo de actividades físicas se pierde mucha cantidad de sudor, y estas aportan una fuente rápida de energía para recuperar la bajada de azúcar.
  • Bebidas con mayor contenido de hidratos de carbono de lenta asimilación: Estas bebidas, al contrario de las anteriores, se recomiendan para aquellas personas que realizan ejercicio de mayor duración pero de media o baja intensidad. Sus componentes son los almidones y los derivados de la maltosa. Estas bebidas mantienen constante el nivel de azúcar durante más tiempo y permiten reponer sus pérdidas gradualmente.
  • Bebidas isotónicas caseras: Nosotros, desde casa, también podemos hacer nuestras propias bebidas isotónicas. ¿Cómo? A un litro de agua, añádele el jugo de dos limones, un poco de azúcar, sal y bicarbonato sódico. Es una limonada alcalina que repondrá el nivel de azúcar y minerales al igual que lo hace una comprada.

Como última recomendación acerca de las bebidas isotónicas es que no son aconsejables tomarlas si no se ha practicado ningún deporte. Tienen alto contenido en azúcar, y si no se quema, esta puede convertirse en grasa corporal, lo cual es bastante perjudicial para nuestro organismo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *