Insuficiencia de la vitamina D, síntomas que experimentamos

La vitamina D la recibimos a través de la exposición de nuestra piel con los rayos del sol, se sintetiza y la adquirimos de forma instantánea. Aunque también se encuentra de forma natural en algunos alimentos y suplementos.

Esta vitamina se vuelve importante porque es necesaria para que el cuerpo absorba el calcio y el fósforo, dos minerales necesarios para las partes óseas del cuerpo, huesos y dientes. 

Aunque se relacione directamente con la salud de los huesos, la carencia de esta vitamina puede dar lugar a cambios de humor y depresión ya que es necesaria para que nuestro organismo libere endorfinas.

Por otro lado, también la necesitamos para que músculos, corazón, cerebro y diversos órganos tengan un buen funcionamiento, consumirla te otorgará buena calidad de vida.

A continuación te contaremos cuáles son los síntomas más comunes que experimentamos cuando nos falta la vitamina D, tenlo presente para poder identificarlo y ponerle remedio rápidamente.

Depresión

Como comentábamos si tenemos bajos los niveles de este nutriente podemos sufrir irritabilidad, depresión y cambios de humor bruscos. La vitamina D participa en la segregación de las hormonas de la felicidad, por esta razón, si es deficitaria podría afectar a nuestra salud mental.

Músculos y huesos débiles

Son los huesos y los músculos los que más se resienten cuando no tenemos vitamina D en nuestro organismo, también se debe a que las diferencias entre los niveles de magnesio se vuelven más notables, otro mineral muy importante para su salud, debemos conservarlos fuertes y sanos.

Dolores e inflamación

Como muchos otros nutrientes que necesitamos para que el organismo esté fuerte y sano, la vitamina D ayuda a controlar los procesos inflamatorios del cuerpo, evitan los problemas como la sensibilidad al dolor o las enfermedades articulares.

Por esta razón, si no cuidamos los niveles aumentamos el riesgo de padecer distintos tipos de trastornos, haciendo que los dolores se vuelvan cada vez más crónicos.

Problemas dentales

Si descuidamos nuestra alimentación y evitamos exponernos al sol podemos tener también problemas con nuestra salud bucal. La vitamina D es necesaria para sintetizar el calcio en los dientes, por esta razón, si no lo conseguimos, podremos perder piezas dentales e incrementarían las infecciones.

Los problemas podrían desembocar en enrojecimiento, inflamación y sangrado de encías. 

Cansancio y fatiga

La poca cantidad de vitamina D afecta directamente al rendimiento físico y mental, genera fatiga y cansancio general sin razón aparente. Las personas están somnolientas y difícilmente pueden cumplir con algunas tareas cotidianas sencillas de realizar.

Asma

Las personas que sufren asma deben estar más atentos a los niveles de vitamina D que hay en su organismo, los que se tratan contra esta afección tienen más complicaciones para que los pulmones funcionen adecuadamente.

Si consumen bastante vitamina, ayudará a controlar este problema respiratorio, ya que bloquea las proteínas que generan inflamación en los tejidos de los pulmones.

Problemas en el intestino

Los problemas de absorción de grasa tienen un vínculo directo con la falta de esta vitamina tan necesaria, además, estos influyen en el desarrollo de problemas intestinales.

Si se sufren las siguientes afecciones es primordial aumentar su consumo:

  • Ser alérgico al gluten. 
  • Si se padece la enfermedad de Crohn. 
  • Sufrir una enfermedad inflamatoria intestinal. 

Sudor excesivo

Podemos sufrir cambios hormonales y por esta razón, podemos sudar más de lo debido. Si empiezas a sudar con más frecuencia que habitualmente puede ser que tengas bajos niveles de vitamina D, para ello, no dudes en buscar información sobre cuáles son los mejores alimentos que te la ofrecen y tomar el sol de vez en cuando, siempre con protección y seguridad.

Estos son algunos de los síntomas más comunes que podemos encontrar cuando nuestro organismo está falto de esta vitamina, aumenta el consumo de alimentos que la contienen y toma el sol siempre que el tiempo y las condiciones climatológicas te lo permitan.

Es una vitamina en muchas ocasiones un tanto olvidada, pero a partir de ahora ya conoces un poco más sobre ella, no hay excusas que valgan para empezar a cuidarse.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *