Ideas con sabor a Wabi Sabi

wabi-sabi room

No, no estamos hablando de una receta, aunque podríamos, ya la filosofía de origen japonés Wabi Sabi se define como una forma de ver la vida que se ha convertido en un modelo a seguir a nivel global: Descrito como “arte Zen de la armonía y el bienestar”, este principio estético y de comprensión de mundo plantea la observación simple de la naturaleza y de todas sus formas tal y como se presentan; es en definitiva una celebración de lo básico, de la belleza de lo imperfecto y de los pequeños detalles del día a día.

Entre los principios generales del Wabi Sabi destacan el saber vivir el momento y adaptarse a los cambios porque todo muta, el desapago de lo material, practicar la moderación, el ejercicio al aire libre y el pensamiento positivo. Aplicar sus pautas puede ayudarnos a modificar nuestra actitud hacia nuevas relaciones sociales, laborales o creativas; de ahí que sea tan importante crear un entorno donde fomentar la sensación de tranquilidad y ser consciente de los muebles y complementos elegidos.

Wabi Sabi home

Un espacio Wabi Sabi no se encuentra constreñido por la distribución como sí sucedía respecto al Feng Shui, sino que debe construirse a partir de nuestra propia intuición: Se opta por lo dinámico y lo esencial, rodeándose de elementos naturales, una iluminación relajada pero contrastada, mobiliario colocado de forma asimétrica y objetos con pátina plenos de significado.

Cada pieza adquiere sentido gracias al paso del tiempo, al lugar donde lo encontramos, la persona que nos lo ha regalado, la nostalgia que emana de sus grietas, astillas, oxidación o de su desgaste evidente. El afecto por lo antiguo y lo retro se convierte casi en fascinación, puesto que no se plantea la posibilidad de restaurarlo o costumizarlo sino que ha de apreciarse por su carácter, autenticidad e imperfección.

wabi-sabi-kitchen

Hay que tener cuidado con este matiz, ya que no se trata de transformar nuestra casa en el carromato de un chamarilero o de convertirnos en los protagonistas de una ópera de Puccini… La mesura es una de las características del espíritu Wabi Sabi, de manera que una cocina práctica de estilo rústico e industrial puede completarse con una mesa tocinera y algunos accesorios de lata, o un comedor campestre se vea decorado con viejos platos y cuadros heredados que aportan cierta decadencia al ambiente.

Wabi Sabi Style

Wabi Sabi bathrooms

La inspiración viene del esencialismo propio de Japón pero ha ido ganando en influencias y cosmopolitismo; sin duda los códigos del diseño escandinavo encajan a la perfección con esta filosofía, con puntos en común como la calidez de la madera, la textura de los paramentos, los suelos de tarima pintados, accesorios artesanales, productos orgánicos o cerámica sin tratar.

Wabi Sabi_bathrooms

Wabi Sabi style furniture

Es cierto que conviene contar con ciertos conocimientos en antigüedades para captar los buenos hallazgos de época o la calidad de un mueble encontrado por casualidad en un contenedor, pero en ocasiones también podemos dejarnos llevar por ese sexto sentido que nos hace aprovechar la oportunidad que se nos brinda. Los muebles desgastados contribuyen a huir de la monotonía por su acabado único e irrepetible y además ayudan a no tomarnos las tendencias decorativas demasiado en serio.

La melancolía implícita en el Wabi Sabi aboga también por el sentido del humor y la diversión, como estas propuestas de galán de noche y cabecero realizados con troncos seleccionados al azar y unidos por unos cuantos clavos. Lo armónico no está reñido con la improvisación y la satisfacción de sacarle partido al poco tiempo de relax que nos permite nuestra ajetreada agenda.

Wabi Sabi style with trucks

Wabi Sabi old vases

Si la belleza puede ser descubierta en lo más sutil, no hay porque descartar un espejo roto o un florero mal terminado; es sorprendente lo que se llega a pagar por una pieza de Limoges desestimada en el taller por no pasar el control de calidad o por tazas decimonónicas oxidadas con las que recrear el sabor de un café “de toda la vida”. El jarrón de la izquierda es una pieza de casi 50 años elaborada a mano por un artesano japonés experto en cerámica Shigaraki, un diseño muy inusual que interpreta la forma de una rana y que no pudo ser acabado por su autor; algo así adquiere un aura que hace dificil calcular su precio comercial.

Es curioso el modo en que estos objetos nos retrotraen al pasado, a la fugacidad de la vida y a todo aquellos que marca nuestro destino; quizá los conceptos del Wabi Sabi nos resulten demasiado emotivos o existencialistas, pero es dificil no verse arrastrado por su irracionalidad pragmática y por el misterio de lo indefinible (cualidades más que notables).

Imágenes – Doris Leslie Blau, Living Wikii, Rubilane, Sommer’s playground


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *