Haz tus propios perfumes

Haz-tus-propios-perfumesCon la llegada del verano los perfumes se nos hacen pesados. El sofocante calor y el sol abrasador hacen que, muchas veces, debido a  su composición basada en el alcohol y otros aditivos artificiales, nuestras colonias nos irriten la piel e incluso nos provoquen reacciones alérgicas. Por este motivo y muy a nuestro pesar, a menudo acabamos renunciando a la utilización de perfumes durante esta época del año.

Pero no te preocupes, tenemos la solución. Hoy queremos ofrecerte una interesante alternativa. Crea tus propias fragancias con ingredientes naturales, de está manera conseguirás que tu perfume sea único y personal, además de ser mucho menos nocivo para tu piel. Haz tu colonia rápida y económicamente y consigue que los demás se pregunten el secreto de tu embriagadora presencia.

Lavanda y rosas

Rosas-y-lavandaPara este perfume necesitarás los pétalos de una rosa y las flores de tres ramitas de lavanda, asegúrate de que sean frescos y limpios. A continuación, pon dos tazas de agua en una olla y llévalo a ebullición. Cuando el agua esté hirviendo, añade todas las flores y déjalo hervir a fuego lento durante unos quince minutos.

Una vez hervido, vierte la mezcla de agua y flores y deja reposar durante un par de horas, para que pueda enfriarse bien y el agua pueda terminar de absorber todas las propiedades de las flores. Pasado este tiempo, utiliza un colador para separar el agua de los restos de flores y listo. Pasa el agua a un bonito recipiente y ya tendrás tu perfume preparado para usar.

Vainilla

VainillaLa manera más sencilla para crear un perfume de vainilla consiste en comprar extracto de vainilla líquido. Puedes comprar también algún tipo de aceite esencial, a elegir el que más te guste (los hay de rosa, camomila, patchouli… etc) De está manera conseguirás una mezcla exclusivamente tuya.

En un botecito con dosificador en spray, vierte el extracto de vainilla y el aceite esencial. Puedes hacerlo a partes iguales o jugar con las dosis dependiendo de la intensidad de la fragancia que busques. Puedes añadir unas cucharadas de agua para rebajar la fuerza del aroma si quieres. Una vez hecho esto, el perfume estará listo.Simplemente agita el bote antes de cada aplicación para obtener un resultado más homogéneo.

Menta

MentaHazte con un puñado de hojas de menta fresca, en su defecto puede ser hierbabuena también o incluso puedes mezclar las dos. Machaca bien las hojas en un mortero, hasta que quede prácticamente una pasta y vierte el resultado en una taza, cúbrelo con agua hasta la mitad de la taza.

Deja reposar la mezcla durante quince minutos y a continuación, cuela los restos de hojas con un colador. El perfume es el agua resultante. Su intensidad dependerá de la cantidad de hojas que hayas añadido. Lleva el agua de menta en una botellita y aplícatelo cuando te apetezca.

Vodka y flores

Vodka-y-floresNecesitarás algún tipo de aceite, puede ser esencial o incluso un poquito de aceite de girasol, vodka y pétalos de flores (las que tu quieras, pero asegúrate de que tengan una fragancia intensa). En un cuenco, pon los pétalos de flores y cúbrelos con cinco cucharadas soperas de aceite y cuatro de vodka (procura que la cantidad de pétalos no sea excesiva, para que puedan ser totalmente cubiertos por el líquido).

Deja reposar la mezcla durante un par de días, cuánto más tiempo, más intensa será la fragancia resultante. Pasado ese tiempo, separa las flores y vierte el líquido en una botellita con dosificador en spray a poder ser, si sientes que el olor es demasiado fuerte, puedes añadir un poco de agua. Y ya tienes tu nuevo perfume.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *