Hábitos de las parejas duraderas y felices

En una pareja siempre hay conflictos y problemas que deben resolverse. Su dinámica puede ir cambiando a lo largo del tiempo, pero hay algunos hábitos que realizan las parejas duraderas y felices. Es normal que no todo sea perfecto siempre y que tengamos baches en una relación, pero el saber superarlos y seguir adelante es lo que hará una relación más fuerte todavía.

A lo largo del tiempo se ha comprobado que hay parejas que duran más, muchos años, sin que los problemas o los cambios les afecten hasta el punto de llegar a dejarlo. Parejas que se comportan como compañeros, como un verdadero equipo y que tienen unos hábitos comunes que pueden ser interesantes para entender qué es lo que ayuda a que una relación funcione.

Siempre se comunican

Las parejas que realmente tienen éxito se comunican siempre. No solo se trata de contarse las cosas y ser sinceros, sino de entenderse más allá de las palabras. Cuando hay algo que está mal hay que hablarlo. Si no hay comunicación se acaba abriendo una brecha en la relación que cada vez será mucho más difícil de subsanar. Es por eso que comunicarse con el otro, hablar de lo que pasa en la relación o fuera de ella siempre es sano.

Tienen su propio espacio

Las parejas que funcionan a la larga tienen su propio espacio. Más allá de los tres años intensos del enamoramiento en los que nos vemos centrados en la otra persona es importante seguir con las aficiones de uno. Somos personas diferentes e independientes y cada uno debe tener su propio espacio y sus momentos de ocio separados. Es importante seguir con un grupo de amigos, no aislarse nunca. Una pareja que se centra en la relación y deja fuera las aficiones y los amigos de cada uno anula por completo las personalidades y las vidas de los componentes de la pareja, lo que a la larga puede desembocar en reproches y en cansancio o aburrimiento.

La intimidad es importante

Una pareja que tiene vida social por separado pero al llegar a casa no cuenta con intimidad, se está rompiendo. La intimidad es una de las bases de todas las parejas, en donde se expresan y son más auténticas. Son esos momentos en los que se crea un apego y una complicidad que es difícil de romper. Así que hay que seguir creando momentos íntimos y especiales.

Hay respeto siempre

El respeto por el otro es fundamental. Las parejas que perduran hablan del otro con admiración y nunca se les ocurriría faltarle al respeto. Aunque puede haber discusiones nunca hay insultos o violencia. Es por eso que los conflictos llegan a resolverse desde el respeto al otro, porque tratan de comunicarse y llegar a una solución. En el respeto también se añade el no engañar a la pareja porque si lo engañamos con otro sin que la pareja lo sepa es una forma de no respetar lo que esa persona está invirtiendo en la relación o de no respetar sus sentimientos.

Ponen interés en el otro

Una pareja que no se interesa el uno por el otro acabará en el fracaso. Si realmente solo es atracción pero no nos interesa saber nada de la otra persona es un indicio de que no nos interesa realmente esa persona. Las parejas que tienen éxito se conocen mutuamente. Saben sus gustos, sus defectos y aficiones sin dudarlo.

Resuelven los problemas juntos

Las parejas que han superado baches en la relación o problemas importantes y lo han hecho juntos, de manera proactiva y apoyándose siempre van a ser más duraderas. Este trabajo en equipo hace que la pareja aprenda de sus errores y mejore, que se supere y que tenga el cuenta el resultado positivo, nunca el problema que se originó, evitando  los reproches o el distanciamiento.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *