Estrategias clave para acabar con el bullying físico

bullying físico en la escuela

El bullying físico es grave se mire por donde se mire, y deja graves secuelas emocionales que pueden durar toda la vida.  Al comprender las complejidades del acoso escolar y dónde están emocionalmente nuestros hijos, se tienen  muchas más posibilidades de enseñarles cómo protegerse contra los acosadores.

¿Cuáles son los 4 pilares de protección del acoso escolar?

Control

  • Esto significa controlar:  emociones, ira y agresión, y habilidades de afrontamiento.

¿Cómo logro esto? Una muy buena manera de enseñarle a tu hijo a tener un mejor control sobre sus emociones y habilidades de afrontamiento es animándole a mantenerse ocupado. Y con esto, no nos referimos a ver televisión todo el día. Nos referimos a participar en pasatiempos que le ayudarán a desarrollar su autoconfianza.

Esta podría ser una clase extra en la escuela que sus compañeros valoran y les ayuda a desarrollar su propia competencia. Permitir un lugar seguro para el refuerzo positivo para crecer. O bien, podrías inscribir a tu hijo en una clase de artes marciales. Donde se les enseña los fundamentos de la autoconfianza, el autocontrol y la capacidad de defenderse. Sin necesidad de contraatacar.

Hablar

  • Esto significa hablar para mejorar: la comunicación, las relaciones con los compañeros y su comprensión de las emociones de los demás.

¿Cómo logro esto? Esta es muy complicada, y llevará tiempo hacerlo bien. Es importante comprender que es tu trabajo iniciar conversaciones personales y sensibles. No de la otra manera…. Entonces, si este es un territorio nuevo, comienza por hacer que el entorno sea menos intimidante. Podéis ver una película juntos, tomar un batido después de la escuela o sacar a pasear a los perros.

Pasar tiempo juntos brinda espacio para generar confianza y comunicación. Al compartir historias, puedes hablar suavemente sobre las mejores formas de manejar situaciones difíciles.

bullying físico

Saber

  • Esto significa saber: más sobre ellos y sus propias emociones, así como sobre cómo se comporta un acosador.

¿Cómo logro esto? Una vez que haya fomentado actividades que desarrollen la autoconfianza de tu hijo, habrás comenzado a disfrutar de tener una relación más abierta con ellos. Es hora de escuchar a tu hijo. Respeta sus problemas y comparte habilidades de apoyo para resolverlos. Explica que estás allí para ayudarles a salir de las situaciones difíciles en las que se encuentran.

Hacer o mostrar

  • Esto significa mostrar: asertividad, la capacidad de resolver conflictos y resolver problemas.

¿Cómo logro esto? La confianza es la clave. Tu hijo debería entenderlo controlando, hablando y sabiendo. El último paso es hacerlo, y esto es tanto para ti como para tu hijo.  La intimidación parece empeorar cuando los niños no tienen nada mejor que hacer.

Por lo tanto, es importante que tu hijo se mantenga activo y siga interactuando con los demás. Un entorno controlado y seguro permite realizar conexiones positivas.  Pero cuando sea necesario, no tengas miedo de intervenir. Tu hijo necesita tantos defensores activos como sea posible. Es tu trabajo como padre involucrarte cuando veas que tu hijo está sufriendo señales de bullying.

El bullying no es cosa de niños… ¡es cosa de todos!


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.