Evita que el envejecimiento prematuro de la piel

La piel es un órgano escaparate, está siempre expuesto y no siempre lo cuidamos como deberíamos. El envejecimiento de la piel surge por parte de los procesos biológicos que suceden con el pasar de los años.

El envejecimiento de la piel más evidente es la formación de arrugas, manchas o lunares que indican que se ha disminuido la producción de colágeno y elastina.

Para evitar esta aparición tan molesta de manchitas y arrugas lo esencial es mantener una dieta equilibrada, beber gran cantidad de agua, no consumir alcohol o resfrescos con cafeína.

A día de hoy podemos optar por múltiples tratamientos estéticos y quirúrgicos que nos pueden literalmente quitar años de encima, sin embargo, ni todos los bolsillos se lo pueden permitir ni en todas las ocasiones es la mejor salida que debemos optar.

El envejecimiento de la piel suele surgir y se vuelve más evidente a partir de los 45 años. No obstante, dependiendo de tu estilo de vida y de la genética que te acompañe puedes tener más o menos suerte.

Causas de un envejecimiento prematuro

Muchas personas ignoran los factores que influyen directamente a la salud de la piel y aunque se cuiden con productos solares existen otras causas que afectan a la salud de nuestra dermis y no los tenemos presente. Por ello, presta atención y toma nota.

Descansar incorrectamente, dormir mal

No descansar lo suficiente por las noches puede pasarnos factura al día siguiente, tener una mala calidad de sueño nos afecta directamente en muchos aspectos, uno de ellos, en la regeneración celular.

Si por las noches no se consigue llevar a cabo este procedimiento ocurrirá que la piel no podrá mantenerse sana, elástica y joven.

Por esta razón, se ha determinado que dormir menos de 7 horas afecta al proceso de oxigenación cutánea y causa problemas como arrugas, piel opaca, flacidez, ojeras y bolsas.

Tomar el sol sin protección

Aunque lo sepamos desde bien pequeños mucha gente sigue sin protegerse del sol, nos gusta broncear la piel para que esté morena, sin embargo, si no nos cubrimos con crema de alta protección podremos dañar las células sanas porque los rayos UV las destroza. 

Tomar el sol es saludable, nuestro organismo necesita vitamina D, aunque siempre tendremos que hacerlo con seguridad, no queremos sufrir ningún tipo de melanoma que se desarrolle en cáncer más adelante.

Fumar

No es ninguna novedad decir que el fumar es muy dañino para la salud, las toxinas de los cigarrillos provocan un impacto negativo celular en el organismo. Éstas viajan por todos los órganos y aceleran el envejecimiento de la piel.

Los cigarrillos contienen componentes químicos que deterioran la salud de la dermis, las arrugas se hacen más evidentes y suelen aparecer de forma prematura. Además, llega a afectar a la circulación de la sangre, ya que las arterias se estrechan.

Alimentarse mal

Llevar una mala alimentación puede pasarnos factura, consumir muchas grasas saturadas, azúcares y alimentos refinados provocan un empeoramiento notable. Por esta razón, tenemos que buscar una dieta equilibrada, libre de grasas trans, bollería industrial, etc.

Nuestra alimentación tiene que estar basada en legumbres, frutas, verduras, grasas de alta calidad, pescados y carnes magras. 

Beber gran cantidad de agua

El agua tiene casi poderes mágicos, estar bien hidratado hará que te encuentres bien, saludable, fuerte, animado, tu cuerpo funcionará a la perfección, sin embargo, si no le das el agua necesaria o el líquido para mantenerse bien hidratado comprobarás que tu energía decaerá y tu piel también se verá afectada.

No podrás renovar bien la piel, estará más seca, con arrugas y menos firme. 

No cuidarse la piel

Obviamente tenemos que cuidar nuestra piel, desde el inicio indicamos que siempre está expuesta, necesita de unos cuidados que no puede adquirir de manera natural, por ello, tenemos que esforzarnos en mejorar nuestros hábitos de belleza.

Limpieza, hidratación son dos métodos de cuidado que tenemos que tener presentes a diario para cuidar nuestra piel. Limpiar las impurezas, las células muertas y después hidratar la piel con una buena loción.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *