El divorcio: cómo tener esta conversación con los hijos pequeños

Pensar antes del divorcio

Cuando dos personas contraen matrimonio no piensan que en el futuro puede que se divorcien, en principio, cuando se casan, es porque piensan que su amor será para siempre. Después llegan los hijos, y si después el amor no es suficiente, es posible que ese amor tenga fecha de caducidad y que llegue el divorcio. Cuando hay hijos pequeños aún puede ser más complicado dar el paso, aunque en la mayoría de ocasiones, es lo más apropiado.

El divorcio es difícil y te sacudirá emocionalmente hasta la médula… El divorcio es difícil, pero aún lo será más explicarle a tus hijos pequeños que vais a acabar con el matrimonio. Es una conversación que tus hijos recordarán siempre y que por eso, debéis pensarlo bien… el cómo sea la conversación es incluso más importante que el qué dirás.  El tiempo lo es todo, y también lo es presentar un frente unido y estable. Es necesario prepararse para que la conversación no sea visceral.

Cómo tener esta conversación difícil con los niños

No trates de arreglar los sentimientos

Los padres intentan proteger a sus hijos a toda costa, es natural… pero los sentimientos que experimenten deben pasarlos. Constantemente los padres analizan demasiado cómo se sienten los hijos e intentan mejorar las cosas para ellos. Cuando se trata de un divorcio, es mejor dar un paso hacia atrás. Cuando se trata de un divorcio, es mejor dar un paso atrás. No asumas cómo reaccionarán tus hijos, y permíteles sentir todos los sentimientos, ¡incluso si esos sentimientos son confusos o inquietantes para ti!

Pueden estar desconsolados, enfadados o pueden sorprenderte, y actuar como si no pasase nada, aliviados de que la tensión doméstica llegará a su fin. Lo que tus hijos sientan, necesitas darles el espacio para sentir eso. Es más fácil decirlo que hacerlo, lo sabemos, pero, ¡los niños son resistentes y lo superarán! Siempre y cuando tengan a sus padres a su lado (aunque en casas diferentes).

antes del divorcio

Es natural querer justificar todo

Es tentador y natural, tratar de justificar las razones detrás de tu decisión de ir por caminos separados…. Es natural querer justificar todo. De alguna manera sentimos que si podemos justificar el divorcio, lo haremos más aceptable. Sin embargo, recuerda que tu divorcio es un problema de adultos. Y, por muy maduros que creas que son tus hijos, al final del día, son solo niños que no están emocionalmente equipados para comprender la complejidad de una relación fallida, especialmente si esa relación es entre mamá y papá.

Recuérdales a tus hijos que tu relación entre vosotros (padre y madre) puede cambiar, pero eso no afectará la relación que tengáis con ellos (hijos), ¡ni cuánto les queréis!

Recuerda que es muy importante que los niños tengan estructura, que sepan qué ocurrirá a partir de ahora… Por esto, no les hagas promesas vacías e intentad que sus vidas no cambien demasiado aunque ahora, tengan dos hogares diferentes. Sed adultos y aprended a coordinaros de la forma más cordial posible aunque solo sea por el bien de los niños.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.