El apego seguro desde el nacimiento

mama cogiendo la manita del bebe

Los bebés desde que nacen, para poder desarrollarse correctamente necesitan saber que estarán seguros, protegidos, alimentados, y que sobre todo, les podrán atender y satisfacer sus necesidades básicas tanto físicas como emocionales. Los bebés y niños pequeños son seres absolutamente dependientes de sus cuidadores principales y por eso, es necesario que se establezca un vínculo fuerte y duradero: el apego seguro entre padres (o cuidadores principales) y los bebés.

Qué es el apego seguro

El apego seguro es la garantía de que los niños crezcan fuertes y sanos, que crezcan teniendo una buena salud mental. Dependiendo de cómo sea el apego en la infancia la vida adulta podrá ser de una manera u otra.

El apego seguro es un vínculo fuerte emocional que durará para siempre y que se establece entre el bebé y el cuidador principal. El apego seguro determinará cómo será el bebé cuando crezca, será capaz de mostrar empatía con los demás gracias al apego seguro vivido, entenderá mejor las emociones y será capaz de exteriorizar de forma saludable las emociones intensas que sienta en cada momento determinado.

Las características del apego seguro son:

  • Los niños quieren estar cerca de las personas con las que tiene el apego seguro
  • Quiere contacto físico y emocional repetida con sus cuidadores principales
  • Se siente seguro para explorar el entorno cuando está la figura de apego cerca
  • Existe ansiedad de separación cuando el cuidador principal se marcha

mama durmiendo con el bebe en su pecho

La importancia del apego seguro

Los niños que han crecido bajo el manto cálido del apego seguro durante sus tres primeros años de vida, tendrán una mejor autoestima, mayor confianza en sus habilidades y serán más autónomos a lo largo de su vida. Se sentirán más capaces de conseguir aquello que quieren en cada momento porque saben que si se equivocan o cometen errores, solo tendrás que volver a intentarlo para mejorar. Aprenden de los errores como parte más de la vida.

Tendrán mejores aptitudes para gestionar las emociones intensas y sentirán más seguridad en sí mismo. Por si fuese poco, a nivel social tendrán relaciones más saludables. Tendrán más probabilidades de tener una vida plena y equilibrada siempre que hayan tenido un buen vínculo afectivo y de apego con los niños.

Durante los primeros años de su vida establecerán una base emocional muy importante que garantizará que tenga un buen estado mental en el futuro. Los padres empatizarán con sus emociones y sentimientos. Velarán por su seguridad respetando en todo momento sus necesidades físicas y emocionales. Los padres además, sabrán respetar los ritmos evolutivos del pequeño en todo momento.

Los bebés tienen la capacidad de vincularse a unas 4 o 5 personas aunque siempre habrán unas figuras más importantes que otras (como los padres). El apego aparecerá con más fuerza a partir de los 6 meses de edad (entre los 6 y los 18 meses) y es justo al año, cuando se consolida con fuerza. Después de este tiempo es más difícil (aunque no imposible) que se pueda consolidar un apego seguro y fuerte con los cuidadores principales. ¡El apego seguro desde el nacimiento es imprescindible!

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.