El afecto y el piel con piel en la infancia

afecto padres

Los bebés necesitan afecto intensivo de sus padres todo el tiempo, desde el momento en que nacen. Por eso es tan importante el piel con piel desde el minuto 1 del nacimiento. Esta interacción especial entre la madre y el bebé, en particular, ayuda a calmar a los bebés para que lloren menos y duerman más.

La falta de contacto

También se ha demostrado que estimula el desarrollo del cerebro. Según un artículo publicado en Scientific American, los niños que vivían en un entorno privado como un orfanato tenían niveles más altos de cortisol, la hormona del estrés, que los que vivían con sus padres. Los científicos creen que la falta de contacto físico en los orfanatos es un factor importante en estos cambios físicos.

Efectos del masaje

Numerosos estudios sobre los efectos del masaje muestran los beneficios positivos que ofrece para reducir la ansiedad en los niños. El masaje también es una buena manera para que los padres se conecten con sus hijos, tanto física como emocionalmente.

Comenzando en la infancia, un padre puede comenzar a masajear a su hijo, lo que puede crear un fuerte vínculo. Los estudios han demostrado que los niños y adultos que reciben masajes experimentan menos ansiedad durante el estrés académico, las estadías en el hospital y otros eventos estresantes.

afecto padres

Cómo aumentar el afecto en tu familia

Desde el momento en que llevas a tu bebé a casa desde el hospital, tienes que asegurarte de sostenerlo, tocarlo y mecerlo en tus brazos. Pasa muchos momentos preciosos acariciando a tu bebé para que su piel pueda tocarte.

  • A medida que crecen, sé juguetón. Realiza actividades divertidas como bailar juntos o crear juegos, como pretender ser un monstruo de abrazos o besos.
  • Establece un recordatorio para asegurarte de que abrazar sea parte de tu rutina diaria. En la película de los Trolls, los trolls usaban relojes con despertadores que se activaban cada hora para el abrazo. Si eso es lo que se necesitas, entonces prepara una alarma. O asegúrate de darles un abrazo a tus hijos durante ciertos momentos del día, como antes de irse a la escuela, cuando llegan a casa de la escuela y antes de acostarse.
  • Usa afecto mientras disciplinas a tu hijo. Mientras les hablas sobre lo que hicieron mal, pon tu mano sobre su hombro y dales un abrazo al final de la conversación para asegurarte de que, incluso si no estás satisfecho con su comportamiento, aún les quieres. Si tus hijos golpean a su hermana o hermano, abrázale y explícale que uno se siente mejor al abrazar que al pegar.
  • Finalmente, ten cuidado de no exagerar y asfixiar a tus hijos. Respeta su nivel de comodidad individual y ten en cuenta que esto cambiará a medida que pasen por diferentes etapas. Pero de igual modo, tus hijos, desde el momento en que nacen necesitan que les des cariño, que les quieras y que les demuestres en hechos y en gestos que les quieres más que a nada en el mundo. Y como padre o madre que eres, ¡seguro que no te costará nada hacerlo!

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.