Dieta cetogénica, ¿sí o no?

Cuando se acerca el verano nos vemos bombardeados por cientos de anuncios y productos, pero también por nuevas dietas que surgen y que prometen hacernos llegar a nuestro peso ideal sin esfuerzo. Hay que ver estas dietas siempre con sentido común, ya que no todo el mundo puede someterse a ellas sin más, y siempre deberíamos consultar con un especialista para evitar jugar con la salud.

Entre estas dietas se ha hecho famosa la dieta cetogénica, de la cual hablaremos hoy, que consiste básicamente en reducir el consumo de hidratos para que el cuerpo comience a quemar de forma más eficaz las grasas. Esta dieta se centra en nuestro metabolismo y en cómo quema la energía para así llegar a quemar grasas gracias a nuestro cambio de dieta. Pero como decimos, siempre se debe consultar a un especialista para saber cuál es nuestro estado de salud y si es una dieta adecuada para nosotros.

Cetosis y cetoacidosis

En esta dieta se ha oído hablar de la cetosis, que es diferente de la cetoacidosis. En la cetosis el cuerpo comienza a consumir las grasas al no contar con carbohidratos, que son su principal fuente de energía. Estos se transforman en glucosa en la sangre y el hígado genera insulina para transformarlo en glucógeno, lo que aporta energía instantánea. Al no consumir carbohidratos aparecen los cuerpos cetónicos los cuales se acumulan en sangre para quemar la grasa. En los casos de diabetes, se produce la cetoacidosis cuando el cuerpo no puede producir suficiente insulina y los cuerpos cetónicos se acumulan en la sangre, lo cual puede ser peligroso para la salud.

En qué consiste la dieta cetogénica

La dieta cetogénica pretende conseguir que el cuerpo llegue a la cetosis. Este es el estado en el que ya no hay hidratos para crear energía y el cuerpo recurre a las grasas, quemándolas para así tener energía en el momento. En casi todas las dietas equilibradas se utilizan los hidratos como fuente principal de energía, los cuales se han mostrado eficaces para conseguir picos de energía en momentos determinados. Si queremos quemar grasa antes tendremos que quemar estos hidratos y para ello la dieta cetogénica propone reducir los hidratos en la dieta. De esta forma nuestro cuerpo recurrirá directamente a las grasas para tener energía.

Cómo llevar a cabo la dieta

En la dieta cetogénica nos centraremos en el aporte de grasas buenas y proteínas, reduciendo o eliminando, según la dieta que sigamos, el consumo de hidratos. Desde pan a cereales pasando por la fruta, son alimentos que se reducen o prohíben en esta dieta. Los alimentos buenos pasan a ser los que tienen grasas buenas como el aguacate, los frutos secos o el aceite de oliva. Las proteínas también se utilizan, como las carnes y pescados. Las verduras aportan poco azúcar e hidratos, por lo que también están permitidas. Hay que decir que hay varias versiones de este tipo de dieta y que algunas son más permisivas con los hidratos.

Ventajas de la dieta cetogénica

Esta dieta no siempre se ve como algo solo para adelgazar, sino que se trata de una dieta centrada en educar el metabolismo del cuerpo. Con las grasas y proteínas conseguiremos energía a largo plazo, lo cual nos ayuda a mantener los picos de hambre alejados. Tendremos una mayor sensación de saciedad y no notaremos esa falta de energía a determinadas horas, algo que sí pasa cuando nuestra dieta está mucho más centrada en los carbohidratos, que nos dan energía de forma puntual y a los cuales después nos sentimos enganchados.

Cuándo evitar la dieta

Evidentemente no todo el mundo puede centrar su dieta reduciendo drásticamente los hidratos o comiendo más grasas. Hay personas con problemas de salud cuya dieta siempre debe estar condicionada por estos problemas. Sabemos que no todas las dietas valen para todo el mundo, y por ello siempre es recomendable hacernos un chequeo con análisis de sangre para saber si estamos en condiciones de iniciar una dieta y cómo debe ser esa dieta. Hoy en día se sabe que no hay que restringirse a la hora de comer, ya que esto ralentiza el metabolismo y hace que se cojan incluso más kilos cuando volvemos a comer de forma normal, pero si nos vamos a centrar en una de estas dietas debemos tener cuidado, ya que nuestra salud puede no estar preparada para estos cambios. Además, con la dieta cetogénica, al aumentar las grasas, a veces no se notan en principio los cambios en cuanto al peso. Nuestro metabolismo va cambiando, y esto solo se nota a largo plazo, por lo que es una de esas dietas que se debe seguir con tiempo para ver los resultados.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Belleza, Trucos belleza

Licenciada en Publicidad, lo que más me gusta es escribir. Además, me atrae todo lo que es estéticamente agradable y bello, por lo que soy fan de la decoración y de la moda. Actualmente también me podéis encontrar en MundoPerros, PlayasyResorts, Decoora y Decoluxe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.