Dales una segunda oportunidad a tus cosméticos

¿Me vas a decir que jamás se te ha caído una sombra de ojos al suelo y se te ha roto en mil pedazos? ¿Me vas a decir que nunca se te ha secado una máscara de pestañas por usarla poco? ¿Sí, verdad? No creo ser la única “torpe” que anda cayendo su maquillaje, ¿verdad? ¡Decidme que no, por favor! Y si es así, como diría la cabezona de “Alicia en el País de las Maravillas”: ¡Que me corten la cabeza!

Bromas aparte, os vengo a decir que se puede dar una segunda oportunidad a tus cosméticos… Porque, queridas, casi todo en esta vida tiene solución… Y si no me creéis, seguid leyendo lo que os traigo como artículo de hoy…

Sombras, maquillaje o cualquier otro producto en polvo roto

Si te ha ocurrido esto, si por despiste, has tirado tu paleta de sombras en polvo o tu maquillaje compacto y se ha roto en mil cachitos, no te preocupes, ¡tiene arreglo!

La solución es la siguiente:

Coloca los trozos que se puedan salvar dentro del estuche junto a aquellos que sí se hayan salvado. Añádeles unas gotitas de alcohol (tampoco es cuestión de echar medio bote, con menos de media cucharita de alcohol debe ser suficiente) y deja que penetre en su interior. Lo último será aplastar la mezcla con la parte posterior de una cuchara para compactar, prensar y aplanar el maquillaje. Para que la solución sea más que efectiva debes dejar secar durante un par de días mínimo.

¿Máscara de pestañas seca?

La máscara de pestañas quizás sea el producto cosmético que más quebraderos de cabeza nos da. ¿Por qué? Porque normalmente no sólo tenemos una, sino que tenemos varias y de distintas marcas que vamos alternando según nos da. Esto conlleva a que al menos una, se seque por poca o nula utilización. Si tu máscara de pestañas está llena pero tan seca que ni siquiera te pinta en la mano, no te preocupes.

La solución es la siguiente:

¿Tienes aceite de rosa mosqueta? ¿No? ¿Y aceite de almendras dulces? ¿Tampoco? Pues bueno, seguro que tienes aceite de oliva en tu cocina, ¿verdad? Añádele unas 3 o 4 gotitas de alguno de estos aceites, mete el cepillo de la máscara y agita su interior con este. Ciérrala y agita con las manos haciendo fricción para que el interior se caliente… De esta forma, conseguiremos que nuestra máscara de pestañas vuelva a tener una textura y consistencia normal, tan buena o mejor que antes de abrirla.

Si no te lo crees, haz la prueba pintándote el dorso de la mano con el cepillo del antes y del después… Verás como pinta la segunda vez.

¿Se te ha roto la barra de labios en dos trozos?

Son raras las veces que pasa esto, pero también puede pasar. Si tu labial o barra de labios se ha roto de cuajo en dos trozos, ¡no te alarmes! ¡Tiene solución! Imaginaos que se os rompe una barra de la marca MAC, que son carillas, entre 20 y 22 euros que valen… Pues se puede arreglar.

La solución es:

Pasar una vela por alrededor de ambas mitades, sin llegar a tocar la barra, simplemente calentándolas, para que puedan volver a unirse. Cuando estén algo más blanditas ambas mitades, las uniremos y aplanaremos un poco los lados. A continuación, la colocaremos en una superficie plana y la meteremos en el congelador durante unas 3 o 4 horas para que compacte bien. ¡Y listo! ¡Barra de labios arreglada!

Cómo sacarles punta a los lápices de ojos

Cada vez que sacamos punta a los lápices de ojos, aquellos que son más blanditos o son negros ‘khol’ se quedan despuntados al quedarse dentro del propio sacapuntas gran parte de la punta que pretendíamos sacar. Para que esto no suceda lo que tienes que hacer es meterlos en el congelador una hora antes más o menos… Así les sacarás una super punta afilada y sin romperse.

‘Gloss’ seco o con grumos

Si tu gloss o brillo de labios favorito se ha quedado seco o grumoso lo que debes hacer es ponerlo a calentar al baño maría durante unos 3 o 4 minutos, no más, ya que no queremos derretir el recipiente.

La textura de tu gloss volverá a ser la que era y seguirá pintando tus labios del mismo color que antes…

Nunca olvides estos pequeños truquitos que te presentamos ya que no sólo puede darles una segunda oportunidad a tus cosméticos sino que también te facilitará el ahorrar un dinerito curioso en reposición de productos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *