Cuidados de belleza para la piel sensible

Piel sensible

La piel sensible no es la más común, pero sin duda afecta a muchas personas que ven cómo su dermis se irrita a la mínima. Este tipo de piel requiere unos cuidados específicos que son diferentes de los cuidados que podemos tener con la piel grasa o la mixta. Por eso os contamos algunos de los cuidados básicos de belleza para la piel sensible.

Quien tiene la piel sensible sabe que es un tipo de piel que reacciona fácilmente ante cualquier tipo de agresión externa, por lo que los cuidados deben ser mayores que los de una piel normal. En este tipo de pieles nos encontramos con el problema de que muchos de los productos no son aptos para nosotras, y por eso debemos tener en cuenta algunas cosas.

Qué es la piel sensible

Piel sensible

La piel sensible es aquella que reacciona ante cualquier tipo de agresión externa, ya sea el frío, el calor o los productos químicos. Es una piel más seca, que no cuenta con tanta producción de sebo y por ello se encuentra más desprotegida frente a los factores externos. Esta piel se irrita y se pone tirante muy a menudo y además tiene el problema de que reacciona ante productos químicos que pueden resultar fuertes para ella. En todo caso es un tipo de piel que necesita un extra de cuidados y sobre todo un tipo de productos que no la dañen y la mantengan en buen estado.

Cuidados diarios de la piel sensible

La piel sensible debe tener una serie de cuidados a diario para mantenerse bien. Una de las cosas que debemos tener en cuenta es que  no podemos lavar este tipo de piel con un  jabón normal, porque la resecará y la notaremos tirante e incluso irritada durante el día. Hay que comprar un limpiador que sea para pieles sensibles, ya que suelen llevar activos que calman la piel como la Arnica.

Esta piel también debe estar muy bien hidratada, porque es un tipo de piel seca y sin ese sebo se ve más expuesta a todo tipo de agresiones externas. No sirve una hidratante cualquiera, sino que debe ser una crema hidratante para pieles secas o pieles sensibles, ya que tienen un grado de hidratación más alto que las normales. Esto nos permitirá notar la piel hidratada más tiempo. De todas formas, si pasamos el día fuera es bueno llevar con nosotros una hidratante por si notamos la piel tirante.

A la hora de desmaquillarnos lo mejor siempre son las leches limpiadoras. El jabón y las toallitas irritan este tipo de piel, por lo que nos decantaremos por la leche o bien por el agua micelar que también es bastante suave. En el caso de los ojos, debemos utilizar desmaquillantes bifásicos, que tienen aceite en la composición y no resecan tanto. Es mejor probar antes, porque los ojos es una de las zonas más sensibles.

Maquillaje para la piel sensible

Piel sensible

A la hora de comprar maquillaje para la piel sensible siempre es mejor probarlo antes y decantarse por marcas que sean naturales, ya que van a llevar menos químicos en su composición y con esto tendremos menos probabilidades de que la piel reaccione. Sea como sea, siempre es mejor hacer la prueba primero.

En general se recomiendan las texturas en crema y evitar los polvos, que pueden resecar más la piel. También es bueno utilizar tonos naturales, que lleven menos pigmentos, aunque lo mejor siempre es utilizar maquillajes lo más naturales posibles. En caso de ser sensibles a algún componente nunca debemos dejar de leer la composición. También es recomendable escoger productos que sean fáciles de quitar, porque así no tendremos que utilizar otros cosméticos agresivos para arrastrar el maquillaje.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *