Consejos para criar a niños tolerantes

criar a hijos tolerantes

Muchas personas tienen prejuicios de forma inconsciente y esto sin querer, se transmite a los hijos. Por esto, es necesario tomar conciencia para que la educación de los hijos no se vea realmente perjudicada por estos pensamientos poco afortunados. Si quieres criar a niños tolerantes y empáticos, primero deberás reconocer cuáles son tus propios prejuicios. Es importante ser consciente de la mentalidad que estás transmitiendo a tus hijos.

Si queres un mundo mejor, tendrás que enfrentar tus propios puntos de vista problemáticos. Ya sea a partir de una experiencia negativa anterior, o porque los pensamientos se te transmitieron, debes reconocer esta realidad. Ya sea que lo sepas o no, esos prejuicios y sesgos que mantienes se están transmitiendo a tus hijos.

Prejuicios inconscientes

Muchos de esos prejuicios son inconsciente. Es decir, son creencias que tienes de las cuales ni siquiera eres consciente. Se pasan por alto los prejuicios cuando desconocemos nuestros propios sesgos raciales / de clase / étnicos / de orientación. La mayoría de las personas no se ven como insensibles pero existen sesgos. Pensamientos del tipo: “este barrio no es seguro para los niños” o “esa familia no tiene mucho dinero”, pueden transmitir malos juicios y prejuicios a los niños.

niños tolerantes y amigos

Los niños después transmiten estos pensamientos a sus compañeros sin saber exactamente qué dicen o por qué lo dicen. Si por ejemplo le dices a tu hijo que una zona de la población es peligrosa o insegura y después tu hijo conoce a alguna persona que vive en ese lugar, automáticamente tendrá nociones preconcebidas de esa persona.

Desaprender el prejuicio

Desaprender el prejuicio no va a suceder de la noche a la mañana. Requiere de tiempo y un esfuerzo muy fuerte y consciente por parte del adulto. El hecho de no hacer un comentario que muestre tu prejuicio hará que sea mucho más fácil para ti saber si tu hijo ha escuchado esos comentarios en otro lugar.

Reconocer tus prejuicios previos también es importante. Las personas son capaces de crecer, pero es realmente importante aceptar cuando has cometido un error y hacer un esfuerzo claro para aprender de tus errores. Convertir ese paso en falso en un momento de aprendizaje para tus hijos les muestra que está bien equivocarse a veces, pero que siempre estamos aprendiendo y creciendo.

No podemos seguir sentados y pretender que los prejuicios no son un problema real. A medida que nuestra sociedad se vuelve más diversa, ya sea de género, raza, religión o estatus socioeconómico, debemos reconocer las diferencias de las personas… Y sobre todo, aceptarlas.

No podemos pretender que no existen, pero tampoco podemos pretender que no tenemos nociones preconcebidas sobre esas mismas personas. Forzarnos activamente a enfrentar esas nociones preconcebidas es la única manera de avanzar. Los hijos nunca se volverán realmente empáticos con las diferencias si no les mostramos el camino… Ellos deben entender y aceptar la diversidad en la sociedad, porque el que seamos diferentes y aprendamos a aceptarnos unos a otros, es lo que realmente nos hace ricos socialmente. Los niños deben aprender esto desde su edad más temprana y tú, debes ser su mejor ejemplo a seguir.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.