Cómo conseguir un buen bronceado

Conseguir un buen bronceado no es sinónimo de pasarse horas y horas bajo el sol para “tostarse” viva, ya que así sólo consigues quemarte para “despellejarte” después. De esta forma el bronceado será leve y se irá en menos tiempo que si lo haces poco a poco, con cabeza y cumpliendo una serie de “normas” y pasos para hacerlo correctamente y cuidando tu piel.

¿Sabes cuáles son los verdaderos inconvenientes de tomar el sol sin precaución? ¿Sabes qué pasos hay que dar antes de tomar el sol para obtener un bronceado uniforme? ¿Sabías que hay zonas de nuestro cuerpo que no se “broncean” nunca y si lo hacen es más sutil que en otras zonas? Todo esto y más, te lo contamos en este artículo. ¡No dejes de leerlo!

El sol nos proporciona varios beneficios al organismo: combatimos el estrés, el cansancio y el insomnio, activamos la irrigación sanguínea y nos aporta energía y vitalidad.

El bronceado se produce como resultado de la afloración a la superficie cutánea de la melanina, el pigmento responsable de la coloración de la piel, con el fin de absorber la luz ultravioleta, para que esta no penetre hasta las capas profundas de la piel, produciendo así lesiones. Es como un sistema de autodefensa que tiene la piel para protegerse de los rayos del sol.

Inconvenientes de tomar el sol sin precaución

A continuación vamos a indicaros cuáles son los puntos más afectados en caso de exposiciones largas y continuas al sol:

  • Envejecimiento prematuro de la piel: deshidrata nuestra piel.
  • Quemaduras en las que si son muy severas podemos llegar a tener ampollas: dolor, pérdida de piel, etc.
  • Pérdida de elasticidad en la piel (colágeno y elastina).
  • Cáncer de piel. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el cáncer de piel está causado por la exposición a las radiaciones ultravioleta (UV), ya sea procedentes del sol o de fuentes artificiales como las camas bronceadoras”.

Pasos previos al bronceado

Para que la piel obtenga un bronceado bonito y lo más uniforme posible es necesario y super importante dar unos pasos previos al bronceado:

  1. Exfoliación de la piel (tanto en cara como en cuerpo): Debemos exfoliar bien nuestra piel. Lo ideal es que lo hagas con un gel exfoliante adecuado para el rostro y otro adaptado para el cuerpo. El exfoliante de rostro tendrá granitos más finos y pequeños, lo que nos permitirá exfoliar bien nuestro rostro sin ser demasiado agresivas con él. El gel exfoliante de nuestro cuerpo, tendrá los granitos algo más gruesos, lo que nos permitirá dejar suave y perfectamente limpia zonas más rugosas y ásperas de nuestro cuerpo como pueden ser la zona de los pies, rodillas y codos.
  2. Hidratación de la piel: Después de una buena exfoliación debe haber SIEMPRE una buena hidratación. Si no nos hidratamos después, tendremos una piel tirante y seca, ya que con la exfoliación también hemos “arrastrado” la grasa natural y protectora de nuestra piel por lo que estará más vulnerable y más seca. Usa tu crema hidratante de rostro para hidratar bien tu cara (no te olvides del contorno de ojos) y usa una crema o loción corporal que te guste y que se adapte bien a tu piel, para el resto del cuerpo.
  3. Usa un protector solar: Si tienes la piel clara y es la primera vez que tomas el sol esta temporada usa un protector solar de nivel 50. Este te protegerá mejor del sol y te permitirá estar más tiempo sin aplicar de nuevo el protector. Si eres de piel bronceada pero aún no has tomado el sol este año, usa una crema de protección del 30; si por el contrario, ya has tomado el sol varias veces y estás morenita, usa un protector solar del 20 o 10.

Si haces todos estos pasos, te aseguramos desde Bezzia, que el bronceado será uniforme, y lo más importante de todo, estarás tomando el sol cuidando y respetando tu piel.

Recuerda que el bronceado debe ser gradual, aumentando el tiempo de exposición de forma progresiva. Sólo así la piel se acostumbra poco a poco a la luz solar y no se agreden las células epiteliales. Es muy recomendable también, no tomar el sol las primeras veces de forma estática, sino moverse para que todas las zonas del cuerpo reciban la misma cantidad de sol.

¿Por qué algunas zonas se broncean más que otras?

Las zonas que más se broncean son aquellas que no sólo están en contacto con la exposición solar en verano sino que también les da el sol el resto del año. Por ejemplo, el rostro, el cuello o los brazos. Estas tres zonas siempre se verán más bronceadas que por ejemplo, abdomen, muslos o pecho.

Depende también de la cantidad de melanina que tenga nuestro cuerpo, ya que no todas las zonas tienen la misma cantidad.

Dicho esto, olvida tomar exposiciones largas de sol para broncear aquellas zonas que se ven más “claras”, porque será contraproducente y dañarás tu piel.



Estudiante de Psicología, monitora educacional y con múltiples aficiones. Una de mis pasiones es la escritura y otra es ver vídeos y leer de todo lo relacionado con la belleza, el maquillaje, tendencias, cosmética, etc... Así que este lugar es perfecto ya que puedo dar rienda suelta a lo que me gusta y mezclar ambas aficiones. Espero poder compartir con vosotros lo que conozco del tema y que seáis vosotros también los que me ayudéis a mí a seguir conociendo cosas sobre esta temática con vuestros comentarios. Gracias por leer Bezzia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.