Cómo vestir para ir de invitada en una boda

Cómo-vestir-para-una-bodaHa llegado la primavera y con ella la temporada de bodas y comuniones. Ésta época del año se caracteriza por su gran actividad en lo que concierne a este tipo de eventos. Los primeros rayos de sol que nos acercan al verano,  con su temperatura cálida pero no sofocante, son perfectos para una celebración que depende mucho del tiempo para su éxito.

A muchas se nos acumulan las invitaciones de boda, y puede que nos sintamos algo agobiadas con tanta preparación. Que si un peinado ideal, un maquillaje perfecto, una manicura impecable… Y a ver si encuentras un bolso y zapatos que combinen bien con el vestido…¡Ser invitada de boda requiere mucho trabajo!

Pero no te preocupes, queremos ayudarte y quitarte algo de peso de tus hombros con unos cuantos buenos consejos para que la búsqueda del look perfecto se haga mucho más amena. Ten en cuenta éstos puntos clave y verás cómo es imposible que falles. Todos envidiarán tu buen gusto y elegancia.

Según el protocolo

El-protocoloAntes de nada, tienes que saber que hoy en día el protocolo de vestimenta ya no es tan estricto ni tan importante y que más bien depende de lo que los novios deseen. Si éste es el caso y es un requisito imprescindible que asistas a la boda acorde del protocolo o si simplemente es lo que te apetece hacer, entonces te ayudaremos en ello.

En realidad es mucho más sencillo de lo que puedas pensar. Si es una boda que se celebra por la mañana, hay que ir de corto, mientras que si se celebra por la tarde o noche, se va de largo. La madrina es la única excepción, ya que ella puede ir de largo también de día. En cuanto a los colores, simplemente apuesta por los que te sienten bien y no sean demasiado estridentes.

El lugar y la temática

El-lugar-y-la-temáticaEl lugar de la celebración, ya sea para la ceremonia, el banquete o cualquier otra cosa, es  muy importante. El vestuario para una boda en la playa no es el mismo que el de una boda en una iglesia tradicional. Infórmate bien sobre todos los detalles del lugar y su terreno. Ya que esto influirá en tu vestido y en el tipo de calzado que lleves.

Lo mismo pasa con la temática, normalmente ésta será la parte más sencilla, ya que si hay un tema específico en la boda, probablemente recibirás instrucciones precisas de lo que debes llevar.  Si no estás segura, o es un tema que no te es familiar, es mejor que preguntes a quién sea responsable de la organización de la boda. También estaría bien que investigaras un poco sobre la temática, en internet encontrarás ejemplos que te inspirarán en lo que busques.

La época del año y el tiempo

La-época-del-año-y-el-teimpoOtra cosa muy importante es la época del año, es decir, no vayas a comprarte un vestido de verano para una boda que se va a celebrar en invierno, y viceversa. No sólo quedará antiestético, si no que además no estarás cómoda llevando ropa que no esté acorde con la temperatura.

Ten en cuenta también el tiempo que vaya a hacer, aunque es cierto que es algo difícil de prever con mucha antelación, hay ciertas cosas que se deben tener en cuenta. Por ejemplo, si sabes que la boda tiene fecha en una estación lluviosa, o en la que hace mucho viento, es mejor que estés preparada ante esa posibilidad. Y cuando quede una semana para el evento, revisa el pronóstico del tiempo para estar más segura.

La dama de honor

La-dama-de-honorSi te ha tocado ser la dama de honor, debes saber que tienes ciertas obligaciones, y por supuesto, la más importante de ellas es hacer feliz a la novia. Para ello, tienes que saber que no debes deslumbrarla, básicamente tienes que evitar llamar la atención más que ella.

Si la novia ya ha elegido tu vestido, entonces no hay problema, aunque, igualmente, procura que tus complementos sean discretos. Pero si no es así, evita los colores llamativos y brillantes, y por supuesto no lleves el mismo color que la novia. Además, elige un corte simple, que no sea demasiado atrevido.

Consejos generales

Por último, quédate con algunos de estos consejillos para que no te falle nada:

  • Aunque la boda sea muy informal, ni se te ocurra ir en camiseta y vaqueros. Siempre puedes arreglarte, aunque sea un poquito. Puedes llevar un pantalón de vestir y una blusa, por ejemplo.
  • Si planeas bailar o estar de pie toda la noche, procura llevar zapatos muy cómodos o incluso traer unas bailarinas para cambiarte después de la ceremonia. Tus pies te lo agradecerán.
  • Si tienes varias bodas en poco tiempo y no puedes invertir en muchos vestidos diferentes. Hazte con un vestido básico, de corte sencillo y color neutro. Y simplemente cambia los complementos, el maquillaje y el peinado para cada boda.
  • No te olvides de llevar un espejito en tu bolso, así podrás vigilar tu maquillaje y peinado y saldrás genial en todas las fotos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *