Cómo evitar las humedades por condensación

¿Aparecen humedades en tu casa todos los inviernos?  Las humedades debidas a la condensación son relativamente frecuentes en nuestras viviendas ya sea porque paredes y techos no se encuentran debidamente aisladas y/o porque no ventilamos diariamente.

¿Hay algo que podamos hacer para evitarlas? Aunque en ocasiones las humedades por condensación se generan por problemas estructurales de la vivienda, hay una serie de acciones que pueden ayudarnos a evitarlas. ¿Quieres saber cómo prevenirlas y mejorar asi tu salud? Te lo contamos.

¿Qué es la humedad por condensación?

La humedad por condensación es un fenómeno que se produce cuando el vapor de agua que está contenido en el aire se transforma en líquido al entrar en contacto con una superficie fría. En el caso de nuestra vivienda, la humedad por condensación aparece cuando la temperatura interior es superior a la del exterior.

¿Cómo reconocerla? La humedad por condensación se manifiesta habitualmente en ventanas paredes y techos; puntos de contacto entre el interior y el exterior de nuestra vivienda. Puede manifestarse de diferentes formas: en forma de vaho o gotas de agua sobre los cristales o a través de manchas negras de moho sobre las paredes y los techos.

Problemas que generan

Además de antiestéticas manchas en paredes y techos, la humedad afecta negativamente a los habitantes de la casa, pudiendo llegar a provocar problemas respiratorios, alergias, asma, dolores e incluso enfermedades pulmonares.

  • Sensación de frío. El frío y la humedad causan un aumento del dolor en algunas personas con enfermedades reumáticas.
  • Proliferación de hongos, ácaros y bacterias: La humedad en las paredes es el hábitat perfecto de ácaros, hongos y bacterias que pueden provocar enfermedades y alergias. El moho es un organismo microscópico muy parecido a las plantas que se reproduce por la difusión de esporas en el aire, las cuales pueden originar asma. Gran cantidad de personas desarrollan alergias a los hongos, como por ejemplo la aspergilosis, causada por la infección o alergia a un determinado hongo que afecta especialmente a bebés y ancianos, siendo grave en algunos casos.
  • Empobrecimiento de la calidad del aire: El exceso de humedad ambiental aumenta la posibilidad de contraer enfermedades respiratorias como el asma, sinusitis, e infecciones pulmonares como la bronquitis. Debido tanto a los ácaros como a la humedad contenida en el aire podemos tener sensación de malestar, escalofríos, cansancio, dificultad al respirar, pies fríos, dolor de cabeza, etc.
  • El fuerte olor a humedad puede ser otro de los inconvenientes derivados.

Consejos para evitar las humedades

Los problemas de humedad no siempre derivan de la acción humana; pueden provenir de daños estructurales en la vivienda. Sin embargo, muchas son las ocasiones en las que seguir una serie de recomendaciones puede evitar el problema. ¿Quieres saber cuáles están en tus manos?

Aislar correctamente paredes y ventanas

Cuando no existe un buen aislamiento, aparece la condensación. Asegúrate de que las paredes y muros interiores de tu casa estén debidamente aislados y sella correctamente puertas y ventanas. Las ventanas con doble cristal serán muy buen aliado en lugares fríos y con mucha humedad.

Los principales sistemas para proteger y aislar las paredes interiores de las casas son tres. El primero consiste en un aislamiento exterior con fachada ventilada,  generalmente compuesto por lana mineral. El segundo tipo de aislamiento mas común es el aislamiento por inyección en cámara de espuma de poliuretano, lana mineral o celulosa. El tercero y probablemente el mas eficaz, es el sistema SATE, que consiste en aplicar un revestimiento aislante de muchas capas protegido por un mortero

Ventilar

Ventilar la casa diariamente es probablemente uno de los consejos más importantes y también el más fácil de llevar a cabo. Es clave para ganar la batalla al vapor de agua condensado. En invierno bastará con abrir las ventanas 10 minutos, mientras que en verano este tiempo puede ampliarse.

Controlar el uso de agua caliente

¿Te encanta ducharte con agua muy caliente? ¿tu baño se convierte cada día en una sauna de vapor? Si es así tienes más posibilidades de que aparezcan humedades. Ocurre lo mismo cuando cocinamos, generamos vapor y la temperatura de la cocina crece. Son acciones del día a día a las que no damos importancia, pero que la tienen. Limita la temperatura y ventila el cuarto de baño tras la ducha para evitar problemas.

 


Categorías

Hogar

Treintañera y con unos estudios dedicados al mundo de la ingeniería, son muchas las pasiones que ocupan mi tiempo. Tuve oportunidad de realizar estudios de una de ellas, la música; en cuanto a la segunda, la cocina, soy autodidacta. Desde que servia de pinche a mi madre, recuerdo disfrutar de esta afición que ahora puedo compartir con vosotros gracias a Actualidad Blog. Lo hago desde Bilbao; aqui he vivido siempre, aunque procuro visitar todos los lugares que me son posibles mochila al hombro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.