Cómo desatascar el fregadero de casa

Cada día utilizamos las tuberías en la cocina y aunque tratemos de que no se colen desperdicios y cosas que puedan atascar el fregadero, siempre se acaban produciendo atascos tarde o temprano. Para desatascar el fregadero hay bastantes métodos diferentes, y hablaremos de ellos, ya que cada persona elige el que le resulta más eficaz para este fin.

A la hora de desatascar el fregadero de casa podemos probar algunos métodos sin tener que llamar a un profesional  que nos cobraría bastante por algo que podemos hacer nosotros mismos. A no ser que el atasco sea un problema grande en las tuberías, si se trata de algo habitual por la acumulación de desperdicios en las tuberías, podremos solventar el problema fácilmente.

Remedios naturales para desatascar

Son muchas las personas que utilizan remedios naturales para desatascar cuando el problema es leve. Notamos que el agua baja un poco más lenta, por lo que antes de que vaya a más decidimos utilizar uno de estos remedios naturales. Uno de los remedios consiste en coger un puñado grande de sal marina y tirarla por el desagüe. Deja que la sal baje durante unos minutos y a continuación vierte agua hirviendo, como si fuesen varias tazas sobre esta sal. Esto hará que la grasa y deshechos acumulados bajen y se limpien las tuberías.

Otra forma de hacerlo es con vinagre y bicarbonato de sodio. Primero vierte bicarbonato, espera unos minutos y sobre este echa agua hirviendo. En una segunda pasada vierte bicarbonato y unos vasos de vinagre, tapando el desagüe. Esto hará reacción y burbujeará. Cuando notes que esto ha pasado, vuelve a verter agua hirviendo para arrastrar y limpiar.

Utilizar un producto desatascador

En las tiendas venden también productos desatascadores que son como los remedios naturales. En atascos leves crean una especie de espuma y después arrastran toda esa suciedad para que las tuberías no se sigan atascando. Hay que tener en cuenta que en atascos mayores esto puede no ser suficiente y hacer que se acabe atascando más todavía. Por eso debemos valorar qué método puede ser mejor en cada caso.

Usar una guía para desatascar

En las ferreterías encontrarás guías de diferentes longitudes que te ayudarán a desatascar estos lugares cuando el atasco sea grande. Estas guías son para cuando hay cosas que impiden que pase el agua y lo que hacen básicamente es arrastrar hasta donde la tubería sea más ancha para que así esto no se quede atascando el tramo más estrecho. Estas guías son bastante largas porque son las que se suelen utilizar para las tuberías del baño pero a veces pueden ser útiles para las de la cocina.

Desmontar las tuberías

Si nada de esto parece funcionar y nos atrevemos con ello, siempre podemos desmontar las tuberías. En la parte de abajo del fregadero veremos unas tuberías que hacen una curva y tienen una especie de anillo. Este debe aflojarse para poder desmontar la tubería, aunque si no tenemos mucha idea es mejor dejar en este caso el arreglo en manos de un experto que pueda desmontar con seguridad las tuberías y volver a montarlas de forma eficaz. Este caso es para los atascos que realmente son un problema, porque se ha colado algo que no se puede arrastrar o quitar simplemente con los anteriores remedios y hay que ver la tubería por dentro para sacar lo que la está atascando. Es un método que se usa poco porque es difícil que pase algo que sea tan ancho como para no dejar pasar el agua, pero si todo lo demás ha fallado esta puede ser la posibilidad que nos quede. Además, debemos tener en cuenta que para esto tenemos que poseer bastante más material y herramientas.


Categorías

Cocina, Hogar

Susana Garcia

Licenciada en Publicidad, lo que más me gusta es escribir. Además, me atrae todo lo que es estéticamente agradable y bello, por lo que soy fan de... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *