Cómo apoyar a tu hijo si ha suspendido en sus notas

tolerancia a la frustración

Ya se acaba la escuela y con el fin llegan las notas escolares a casa. Quizá las notas no sean las mejores e incluso es posible que tu hijo/a haya suspendido, pero, ¿debes ponerte nervioso y gritar a tus hijos por eso? En absoluto. Tu hijo necesitará tu apoyo y compresión independientemente de cuál ha sido el resultado de su boletín escolar.

No importa si tu hijo está en primaria o en la universidad, te necesitará a su lado para combatir la tristeza y la frustración cuando hayan fallado en sus notas. Es necesario que sepas cómo ayudarles a enfrentar la sensación de fracaso para que sea un aprendizaje que le ayude a mejorar los resultados en el futuro.

Controla tu reacción

La forma en que un padre o una madre reacciona ante el fracaso de su hijo determina si tendrá un efecto educativo o perjudicial en el niño. Los padres tienen una poderosa influencia durante la infancia. Tienen que enviar mensajes sobre qué es el fracaso y cómo responder a él. Si tu hijo suspende reúnete con sus maestros y consulta qué es lo que ha podido fallar para trabajar sobre eso y que estos momentos difíciles sean de aprendizaje para todos.

Piensa en su capacidad

En ocasiones, los niños se sienten incapaces de completar las tareas, tienen miedo al fracaso, baja autoestima o incluso, pueden tener falta de concentración. Cada niño es diferente y cada caso concreto debe ser investigado para saber cómo ayudarle en sus estudios. Lo ideal es consultar con un psicopedagogo para que os ayude en este camino.

nene que siente rechazo en la escuela

Es importante reconocer las fortalezas y los desafíos a los que se enfrenta un niño para solucionar el problema y si es necesario y requiere intervención educativa, llevarlo a cabo. Se pueden realizar pruebas y evaluaciones para saber cuál es la capacidad de pensamiento e inteligencia del niño.

Los maestros no son los únicos responsables del avance educativo de un niño. Tú, como padre o madre, también debes desempeñar un papel más activo y apoyar continuamente su trabajo escolar con la tarea. La manera en que un padre reacciona ante el fracaso de su hijo determina si tendrá un efecto educativo o perjudicial en el niño tanto en el presente como en el futuro.

Cuando todo es más complicado

A medida que los niños suben de curso la carga de trabajo aumenta y sienten más presión para tener mejores notas, algo que sin duda les puede causar estrés y ansiedad. Cuando esto ocurre es necesario tener una reunión con el maestro y enseñar a los niños a administrar su tiempo algo que siempre resultará en un mejor rendimiento académico.

En ocasiones, enseñar una estrategia de estudio y hacer un calendario para estudiar y de trabajo en casa es más que suficiente para que el niño se estructure mentalmente y como consecuencia también, sus tareas. Todo estará más estructurado y obtendrá mejores resultados.

Lo último que necesitan los niños es que se les castigue o se le apliquen consecuencias negativas cuando en realidad sí que se han esforzado por intentar hacer las cosas mejor de lo que les han salido finalmente.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.