Ceras depilatorias, ¿cuál es la mejor para ti?

Las ceras depilatorias se han convertido en una de las opciones más usadas para eliminar el vello. Son varios los tipos que tenemos. Algunos de ellos son los básicos y conocidos por todas, pero otros, son un tanto más originales aunque con un resultado también de lo más eficaz. Así que, entre tantas opciones, ¿cómo saber cuál es mejor para mi?.

Aunque no te lo parezca, cada una de las ceras depilatorias está indicada para una piel concreta. Es por ello que si estabas considerando el pasarte a la cera o ya lo estabas haciendo, entonces ahora descubrirás si realmente es un método eficaz para ti. ¡No te pierdas todos los consejos que siguen!.

Tipos básicos de ceras depilatorias

Entre los tipos básicos de ceras, nos encontramos como tres. Todos ellos tienen muchos puntos en común pero alguno que otro que los hace diferentes y ahí está la posibilidad de elegir el que mejor vaya con nuestra piel.

  • Cera fría: La cera fría se ha convertido en uno de los tipos de ceras depilatorias más usados. Quizás porque es de lo más cómoda y se puede usar cuando quieras, de una forma más rápida. Suelen ser unas bandas de papel que ya contienen la cera en sí. Por lo que tenemos que separarlas, aplicar la cera sobre la zona a depilar y tirar. ¡Así de fácil!. Es perfecta para depilar zonas más pequeñas como el bigote y también está destinada para las personas que tengan problemas circulatorios. Sí, siempre hay alguna desventaja. Como es en frío, los poros no se dilatan y quizás es un poco más dolorosa.

  • Cera tibia: Tanto con la espátula como en roll on, la cera tibia es otra de las grandes alternativas. Es cierto que tampoco está indicada para las personas con piel sensible. Puede dejar bastantes marcas a modo de moratones o rojeces. Antes de pasarte las bandas de cera, siempre se aconseja aplicar un poco de polvos talco sobre la zona a depilar. Así, la cera se agarrará mucho mejor.
  • Cera caliente: Olvídate si tienes problemas circulatorios porque este tipo de cera no se aconseja. Intenta siempre controlar la temperatura para evitar daños mayores. Además, es la más usada en centros de estética, ya que tiene una mayor eficacia. Pero si tienes varices o cuentas con una piel muy sensible, es mejor que optes por otro de los tipos anteriores.

Ceras depilatorias llenas de beneficios

Además de los tipos básicos de cera, siempre nos podemos encontrar con otros que combinan olores y propiedades para el cuidado de la piel.

  • Cera al chocolate: Sí, existe aunque no se pueda comer. Tiene un olor característico y un color que también la define. Pero eso no es todo, ya que es perfecta para las zonas sensibles como las ingles o el bigote. Nos dejará gran hidratación y suavidad en la piel.

  • Cera rosa mosqueta: Claro que si hablamos de la hidratación el aceite de rosa mosqueta es uno de los grandes básicos. Ahora encontraremos esa combinación perfecta también en forma de cera. Es también muy buena para la depilación facial y para las pieles más secas.
  • Cera de aceite de oliva: Sin duda, el aceite de oliva es otro de los grandes clásicos en nuestra belleza. Este tipo de cera es perfecta para añadir tanto suavidad como para dejar una piel cuidada y nutrida. Seguro que tu piel sensible te agradecerá una cera como ésta.

Consejos de depilación

Elijas el método que elijas, debes recordar que siempre es bueno exfoliarse antes de depilarse. Después de una depilación los poros suelen abrirse, por lo que no es aconsejable exponerse al sol, ni tampoco hacer ejercicio o duchas de agua bastante caliente. Más que nada porque la piel está sensible y puede ser más castigada con alguno de estos pasos.


Categorías

Belleza

Susana Godoy

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *