Cataplasma de arcilla para tu belleza

Arcilla verde

La arcilla puede ser de varios tipos, pero cada uno cuenta con estupendos beneficios para nuestra piel. Es por eso que se suele utilizar en forma de mascarilla o cataplasma. Esta cataplasma de arcilla no solo es un aliado de belleza, sino que además puede ayudarnos a mejorar la salud de nuestra piel.

Os daremos algunas pautas sobre cómo utilizar la arcilla en forma de cataplasma y para qué sirve. No solo nos ayuda con nuestra piel, sino también con algunas dolencias. La arcilla es uno de esos remedios naturales que se han mostrado muy eficaces para muchos fines, por lo que vale la pena probarla.

Tipos de arcilla

Cataplasma de arcilla

Las arcillas son de diferentes tipos, ya que cuentan con diversos minerales que cambian su composición. Por eso podemos distinguirlas por los tonos que tienen. La arcilla verde es sin duda la más famosa y la más utilizada. Esta arcilla es purificante y se recomienda para las pieles grasas, ya que cuenta con poder astringente.

La arcilla blanca también es conocida como caolín. Este tipo de arcilla tiene propiedades antibacterianas, curativas y desintoxicantes para la piel. Hidrata la piel, por lo que se recomienda para las pieles secas y sensibles. Además, con ella combatimos impurezas como los puntos negros.

La arcilla roja es ideal para aquellas pieles extremadamente sensibles o que tienen problemas como la dermatitis. Este tipo de arcilla es curativa. Tiene propiedades antiinflamatorias, por lo que es perfecta para este tipo de problemas.  Mezclando la arcilla blanca y la roja se puede conseguir la arcilla rosa, con las propiedades de ambas.

Existe la arcilla amarilla, la cual cuenta con mucho hierro y potasio, ideal para curar problemas óseos e internos. Es una mascarilla que se puede usar en todo tipo de pieles.

Para qué se usa la arcilla

Arcilla belleza

La arcilla puede utilizarse para conseguir una piel más suave, para retirar impurezas, combatir el acné, hidratar o incluso para problemas como lo eczemas y la dermatitis. Dependiendo del tipo de arcilla tendremos unas propiedades u otras, pero todas cuentan con la cualidad de cuidar la piel gracias a los minerales que tienen, dejándola más suave y tersa. La arcilla también se puede usar para problemas óseos o para dolores musculares, y para eso se utilizan cataplasmas que se aplican durante un tiempo.

Hacer un cataplasma

Arcilla

Necesitaremos arcilla, agua caliente, una olla, vendas o trapos limpios y secos. Hacer el cataplasma es sencillo, ya que debemos utilizar la arcilla de forma habitual. Si deseamos que sea más líquida solo debemos añadir infusiones o agua de botella. Hay que recordar que no se deberían utilizar cucharas u objetos de metal que puedan retirar las propiedades de los minerales de la arcilla. Si se necesita que el cataplasma se encuentre caliente, se puede calentar al baño maría. Si se necesita frío se puede dejar la arcilla en la nevera. Se aplica la arcilla sobre la piel extendiendo sobre la zona que necesita curarse. A continuación se aplica sobre ella las vendas o las telas para mantener la zona con calor y dejar que actúe esta arcilla.

Beneficios del cataplasma

Los cataplasmas se suelen utilizar para curar problemas de dolor en los huesos, las articulaciones y los músculos. También se usan si cursan con inflamación en los músculos, ya que la alivia, mejora la circulación y descongestiona la zona. La cataplasma se aplica durante un tiempo, unos veinte minutos o hasta que haya remitido el calor o el frío en ella.

Para retirar el cataplasma se deben quitar las telas y retirar la arcilla con espátula y papel de cocina. Los restos que queden se retiran con agua tibia. Se seca la zona y se aplica a continuación un aceite que pueda mejorar todavía más el efecto de la cataplasma.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.