Arcilla natural, usos y tipos

Arcilla natural

Aunque a todos nos suenan las mascarillas de arcilla verde, lo cierto es que hay otros tipos de arcilla a la hora de utilizar este cosmético natural para nuestros tratamientos de belleza. En la actualidad tenemos la posibilidad de utilizar arcilla verde, blanca o roja, según nuestro tipo de piel y lo que busquemos con la mascarilla de arcilla.

Esta arcilla natural es perfecta para tratar la piel, y se debe comprar arcilla pura en polvo, con certificado, ya que es la que conserva mejor sus propiedades y está libre de otras sustancias químicas artificiales. Esta clase de productos se encuentra en las herboristerías, y es una forma natural de cuidar nuestro rostro.

Arcilla verde

Arcilla natural verde

Este tipo de arcilla es sin duda la más conocida, pero es la más adecuada para las pieles grasas y mixtas. Ayuda a regular la producción de grasa y también tiene el poder de desinfectar y evitar que aumenten las bacterias en la piel, ya que antibacteriana. Además, tienen poderes antiinflamatorios para la piel. Otra de sus estupendas propiedades es la de limpiar y desinfectar heridas en caso de que no tengamos otras cosas a mano. En definitiva deja la piel depurada y limpia, por lo que es la mejor elección en pieles que producen mucha grasa, ya que equilibra la piel y se puede hacer una vez a la semana para conseguir una piel más suave y limpia.

Arcilla blanca

Arcilla natural blanca

Esta arcilla no es tan conocida como la verde pero se encuentra igualmente en herbolarios. Se le llama también caolín, y esta es la mejor arcilla para las pieles sensibles. Tiene un efecto algo menor que la verde, por lo que no es tan efectiva si tu piel es grasa, pero al mismo tiempo, la verde es algo abrasiva para las pieles sensibles, por lo que esta se recomienda en estos casos. El efecto es parecido, ya que es astringente y limpia la piel. Aumenta su regeneración celular para dejar una piel más luminosa y limpia. Además disminuye las manchas y las cicatrices.

Arcilla roja

Arcilla natural roja

Esta arcilla se usa en las pieles sensibles que además tienen casos de acné leve e impurezas. No suele ser algo habitual en pieles sensibles pero sí puede producirse. Esta arcilla deja la piel menos seca que otras, por lo que también es la mejor elección si tu piel es seca, pues las otras son bastante astringentes.

Cómo preparar la arcilla

Mascarilla de arcilla natural

Estas arcillas deben comprarse en su estado puro y en polvo. Se debe mezclar con agua que sea desmineralizada, es decir de botella, ya que la del grifo contienen minerales y cloro que actúa en contra de las propiedades de las arcillas. Se mezcla en un recipiente que no sea ni de plástico ni de metal. Lo mejor es el vidrio y la madera. Se mezcla hasta conseguir una pasta cremosa, que sea lo suficientemente manejable para aplicar sobre la piel y que no se escurra.

Al aplicar sobre la piel debemos dejar que se seque, y para que no se cuartee hay que evitar mover la cara o realizar gestos. Esto es porque la arcilla es una especie de barro que se irá secando sobre la cara cuando la dejemos y el agua se vaya evaporando. Hay que dejarla sobre unos 20 minutos sobre la piel en reposo.

A la hora de retirarla hay que hacerlo con agua que puede ser tibia. Se necesita abundante agua para retirarla. Notaremos la piel mucho más limpia, pero no se puede dejar así porque al ser tan astringente la piel puede quedar demasiado seca. Tras la mascarilla hay que aplicar un tónico para cerrar los poros y a continuación una crema hidratante.

Estas mascarillas también se pueden mezclar con otros ingredientes naturales para mejorar sus propiedades. Los aceites naturales son ideales para estas mascarillas, como el de jojoba o el de rosa de mosqueta.


Un comentario

  1.   Yoli dijo

    La use, es una maravilla, deja el rostro muy suave y limpio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *