6 recomendaciones para perder peso de forma saludable

Adelgazar de forma saludable.

Si lo que buscas es adelgazar y perder peso, lo ideal es seguir unas pautas y recomendaciones para que durante el proceso consigas llegar a tus objetivos de la mejor manera.

Es importante, aunque no necesario del todo el realizar un seguimiento de las calorías ingeridas, debes repartirlas de una forma adecuada, escoger bien los alimentos y no dejar de lado el ejercicio. Estos son algunas de las prioridades a seguir si se quiere bajar de peso.

El problema de la obesidad es un tema importante, porque cada vez afecta a más y más personas y se extiende por todo el mundo. Actualmente, según los estudios que podemos encontrar y con la experiencia de los expertos, se pueden extraer algunas nociones básicas de nutrición que nos ayudará a perder peso de forma saludable. 

A lo largo del tiempo, los médicos han decidido enfocar los métodos y dietas para adelgazar ha cambiado. Al tratarse de un problema en el que intervienen muchos factores es necesario abordarlo de forma multidisciplinar. 

Actualmente, muchas personas buscan motivación en encontrar dietas, consejos, experiencias reales de personas que han conseguido adelgazar una gran cantidad de kilos. No obstante, no todo lo que encontramos en Internet es fiable y de calidad, por esta razón, hemos querido reunir en este artículo todo lo que se debe tener en cuenta a la hora de empezar una dieta y seguirla con salud.

Consultar con un dietista es necesario para perder peso saludablemente.

Ten en cuenta esto para adelgazar de forma saludable

La clave de una dieta de cualquier tipo es adaptarla a las necesidades de cada persona, no existe un método infalible para todo el mundo, ya que cada cuerpo es diferente.

Algunos de los aspectos comentados a continuación son un punto de inicio en todas ellas, por eso, es una información valiosa para cualquiera.

Debes conocer el estado de salud

Antes de empezar una dieta para perder peso es preferible comentárselo al médico de cabecera para que pueda tenerlo en cuenta, para determinar los análisis pertinentes y las recomendaciones que pudiera dar.

Con él es posible conocer el estado de salud previo y todos los condicionantes que entran en juego en la pérdida de peso.

Consultar con un dietista o un nutricionista es de gran ayuda para establecer un plan individualizado con el que alcanzar los objetivos que nos hemos marcados, es una ayuda extra que nos permite seguir adelante.

Por último, es bueno implementar los cambios en la dieta de una forma gradual. Esto puede evitar la sensación de angustia ante las novedades que supone cambiar de alimentación, esto hace que se vuelva dificultosa o que nos haga replantearnos el dejarlo. 

Los propósitos que nos marquemos deben ser: a corto plazo, realistas y comprensivos para que sea sencillo de lograr y no tiremos la toalla. Tenemos que poner el listón al principio bajo para que cada semana que pase nos aumente el positivismo y estemos con más ganas de continuar. 

Conseguir un déficit calórico

La teoría es sencilla, para perder peso es necesario consumir menos calorías de las que se gastan con el movimiento de nuestro día a día. Existe una gran cantidad de dietas y de regímenes para bajar de peso, el punto clave de todas es establecer un déficit calórico.

El cuerpo uso las propias reservas energéticas y se reduce el porcentaje de grasa corporal. Las calorías son la medida con la cual medimos la energía de los alimentos en el organismo. Un déficit calórico se entiende como la situación en la que la cantidad de energía ingerida es más pequeña que la que se gasta.

Si reducimos al máximo las calorías, lo que podemos hacer es poner en peligro nuestro organismo ya que provocaríamos una deficiencia de nutrientes esenciales que afectarían al funcionamiento normal.

Debes tener en cuenta los macro y los micronutrientes

Un poco ligado a lo anterior, se debe tener una ingesta calórica recomendada que nos permitirá perder peso. La energía adquirida de los alimentos es necesario distribuirlo de forma correcta entre los macronutrientes, es decir, las proteínas, los carbohidratos y las grasas. 

Cuando queremos perder peso, la presencia de proteínas en la dieta juega un rol importante por varios motivos. Las proteínas aportan saciedad y ayudan a mantener el déficit calórico, también previene la pérdida muscular y aumentan la termogénesis.

La cantidad recomendable diaria de proteínas se encuentra entre 1,5 y 2 gramos de proteína por cada kilo de peso corporal. Además, es necesario escoger bien el tipo de proteínas que vamos a ingerir: carne blanca, pescado, huevos, legumbres o tofu.

El resto de calorías se dividen en las grasas, que deberían situarse entorno al 0,7 y 1,2 gramos por kilogramos de peso, y los carbohidratos. En algunos casos como en las dietas bajas en carbohidratos o cetogénicas, la relación de carbohidratos puede variar.

En cuanto a los micronutrientes, la mejor forma de cubrirlos es consumir en nuestras comidas mayor cantidad de frutas y verduras, estas aportan minerales, vitaminas y fibras.

No debes saltarte las comidas

Lo que se debe hacer son pequeñas comidas a lo largo del día, y no esperar a comer un plato repleto de alimentos para saciarnos. El número de comidas y cuándo se hacen es otro factor a tener en cuenta para perder peso de forma saludable.

Lo ideal es hacer un buen desayuno, una comida a medio día y una cena lo más pronto posible. Entre las comidas, si tenemos hambre poder algún snack saludable, pero evita las grasas y los carbohidratos, premia las frutas, verduras y las proteínas.

Cómo hacer dieta.

Cuida la forma de comer

Debes tener unas buenas prácticas diarias saludables para que tus objetivos  se cumplan:

  • Come en platos más pequeños: esto favorece a que el plato se vea mucho más lleno y nos habituamos a raciones más pequeñas.
  • Toma un tiempo mínimo para comer: debes hacerlo sin prisas y masticar bien los alimentos. Esto ayuda al organismo a detectar la sensación de saciedad, pero también nos permite disfrutar de la comida.
  • No debes realizar otras tareas al mismo tiempo, debes centrarte en la comida y no hacer varias cosas a la vez.
  • Planifica las comidas: la improvisación puede acarrear malas elecciones, y puede hacer que tiremos por la borda la dieta.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.