Zona de estudio para niños

Zona de estudio para niños

Con la llegada del colegio y el instituto los niños y jóvenes deben de tener una adecuada zona de estudio para poder realizar sus deberes, trabajos y preparación de exámenes. De esta manera, no podrán tener ninguna distracción para que así se concentren en su obligación de estudiar.

Es muy frecuente que los niños más mayores les de pereza realizar sus deberes y permanecer en una habitación durante algún tiempo para estudiar, pero es importante crear un hábito de estudio desde muy temprana edad para que así adquieran costumbre en edades posteriores.

En las habitaciones siempre hay una mesa de escritorio para que los niños hagan sus deberes , pero a veces resulta interesante tener un lugar o rincón en el salón o mesa de la cocina para tenerlos mejor vigilados y ayudarles si fuera preciso. Aunque también, estos lugares pueden causarle distracciones, como la televisión, por lo que debe de estar apagada en la hora de estudio y explicarle que hasta que no se acabe el tiempo de estudio no se podrá encender.

Zona de estudio para niños

¿Cómo organizar la zona de estudio?

Como ya hemos dicho antes, los niños deben tener un espacio tranquilo e iluminado para facilitar y mantener la concentración sólo en los deberes. Este lugar debe de ser propio, por lo que si en casa hay más de hermano se debe establecer diferentes espacios para ambos.

Para crear esta zona de estudio, ya sea en su habitación o en cualquier otra habitación de casa, los niños deben de tener todo a la mano. Es decir, es recomendable que repasen bien su agenda y coloquen en la mesa todo lo necesario para realizar sus deberes y trabajos.

Así, evitamos que se levanten de la silla y vayan hasta el lugar donde guardan el diccionario o los demás materiales escolares, produciendo así una desconcentración repentina que haga que lo desvíe un poco de su obligación y se ponga a realizar otra cosa.

Por ello, dicha zona para estudiar debe de tener estanterías, organizadores, cajones, papelera, cestas…Todo lo necesario para que mantenga toda su atención en esas horas de estudio. Obviamente, para ello se debe conservar un ambiente sin ruidos ni nada por el estilo, para que el pequeño conserve su interés y concentración en su trabajo.

Zona de estudio para niños

Factores que influyen a la hora de estudiar

  • Iluminación – La zona de estudio debe establecerse en un lugar donde haya bastante iluminación, a poder ser aprovechando la luz natural.  También es conveniente adquirir una lámpara adicional para su mesa y colocarla en el lado derecho si es zurdo y en el lado izquierdo si es derecho, para así evitar sombras y proporcionarle la luz suficiente para que no tenga molestias en los ojos.
  • Ubicación – Una buena opción para colocar su mesa de escritorio es cerca de una ventana teniendo en cuenta el radiador, para que en los días de invierno no pase frío. Además,  si la mesa de escritorio se coloca debajo de la ventana esto le producirá bastantes distracciones, al ver llover, gente pasar, ruidos de coches pasando, etc, por lo que es mejor situarlo un poco retirado de la misma.
  • Escritorio – Este debe quedar a la altura del pecho dejando que los brazos se apoyen en ella cómodamente. Esta debe de ser resistente para que aguante varios cursos, pero debe de tener un color suave y liso para que no moleste a su vista.
  • Silla – Esta debe permitir una correcta postura corporal, permaneciendo los pies en el suelo con un ángulo de 90º con respecto a la cadera. Es preferible que estas sillas no tengan ruedas para eliminar cualquier posible juego con ella, si la tuviera, colocar el freno mientras se estudia.
  • Ordenador – Hoy en día los niños necesitan un ordenador o tablet para averiguar los conocimientos que van adquiriendo, por lo que se debe dejar un espacio clave para estos utensilios. Sin embargo, se debe utilizar con precaución para que no se evadan de su responsabilidad y lo utilizan para jugar.

Zona de estudio para niños

¿Cómo crear el hábito de estudio en los niños?

Hay muchos niños que almuerzan en el colegio pero otros no. Con respecto a los que comen en casa, es recomendable que hagan sus deberes después de haber descansado un poco la comida, pero no mucho tiempo puesto que esta hora es clave para que el cuerpo se desanime y puedan quedarse dormido.

Además, también es esencial que hagan todas sus tareas y repasen lo dado ese día antes de irse a sus actividades extraescolares para que así, cuando regresen a casa, tan sólo tengan que ducharse y tengan tiempo para jugar para luego cenar e irse a la cama. Recordar que las actividades extraescolares deben de ir acordes a su edad y tiempo.

Con respecto a los niños que tienen comedor, cuando lleguen a casa deben de realizar su merienda y luego hacer sus deberes correspondientes. Pero, si además, después del comedor tienen estas actividades extraescolares, deberan de hacer sus tareas a la vuelta de las mismas, a pesar de que estén algo cansados.

Por ello, crear un hábito de estudio con horarios establecidos adecuadamente es primordial en los niños para no proporcionarles estrés, cansancio o desánimo. Hay que tener en cuenta su edad y su tiempo para que, al realizar todo lo que le convenga a su desarrollo, no produzca en él un fracaso escolar o frustación.


Categorías

Educar hijos

Ale Jimenez

Me llamo Ale y soy Educadora Infantil. Colaboro en algunos blogs de AB relacionados con mis dos grandes pasiones, la cocina y los niños. No soy... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *