Vivir con psoriasis

Pocas personas son buenas conocedoras de qué es exactamente la psoriasis. Dependerá siempre del círculo en el que una se mueva, si tiene algún conocido con esta enfermedad o no. Porque la psoriasis no deja de ser una enfermedad que provoca inflamaciones en la piel y produce con el tiempo la aparición de escamas.

Los síntomas pueden variar según la tipología que se padezca, puede afectar a cualquier parte del cuerpo pero lo más habitual es en codos, cabeza, abdomen y rodillas.

La psoriasis no es hereditaria, no tiene porqué transmitirse de generación en generación aunque sí que se ha demostrado que en una misma familia suele haber varios afectados. Sin embargo, para que aparezca deben coincidir algunos factores. A día de hoy, la psoriasis la sufre el 2% de la población y tiende a aparecer entre los 15 y 35 años.

La psoriasis aparece cuando el sistema inmune de tu cuerpo hace que las células cutáneas de la piel se regeneren más rápido de lo habitual por lo que se acumulan las células muertas en la superficie de la piel. Se pueden clasificar en varios tipos de psoriasis dependiendo del tamaño y forma.

Cómo aparece la psoriasis

En muchas ocasiones son los mismos factores que se repiten en todos los casos diagnosticados de psoriases que son los desencadenantes de la enfermedad, por ejemplo:

  • Infecciones bacterianas o de virus.
  • Heridas, quemaduras, traumatismos, picaduras de insectos, etc.
  • Los climas fríos empeoran la enfermedad y el calor lo mejora, siempre se recomienda una exposición al sol moderada.
  • El estrés o los trastornos emocionales también pueden afectar a la salud de nuestra piel.
  • Los cambios hormonales pueden llegar a ser uno de los principales causantes, durante la pubertad empeora, así como durante la menopausia o después del parto. Aunque hay que destacar que durante el embarazo la psoriasis mejora.
  • El alcohol puede ser un factor que empeora la aparición de los brotes.

Cómo controlar los síntomas

Las lesiones que aparecen en la piel son rojas y con cierto relieve, se cubren de escamas blanquecinas que se desprenden con facilidad. Las manchas pueden causar picores, enrojecimiento, pueden agrietarse y por ende doler y sangrar. Pueden aparecer en cualquier parte, lo más común, como comentábamos es en codos y rodillas, aunque en el cuero cabelludo y en las uñas también es muy típico.

A día de hoy encontramos multitud de fármacos que ayudan a controlar su aparición, pero no curan la enfermedad, es decir, quien padece de psoriasis debe aprender a vivir con ella y saber cuáles son las técnicas o trucos que mejor le van para no sufrir graves brotes.

  • Es esencial que después de una ducha reconfortante se aplique un gel específico o una loción hidratante para no descuidar la piel
  • El frío empeora la enfermedad, por ello, durante las estaciones más frías se recomienda estar bien abrigado y usar prendas de algodón y evitar las sintéticas
  • Los climas secos influyen directamente en nuestra piel, por ello, hay que intentar buscar climas más húmedos y huir de aires acondicionados
  • Aprovechar el verano es crucial para que durante el invierno se esté mejor, es decir, tomar el sol y bañarse en el mar es ideal para sanar las heridas.

 

Cuida la alimentación

Evitar el consumo excesivo de alcohol y de tabaco ayudará a mejorar el estado de la piel, así como mantener una dieta equilibrada.

  • Evita el consumo de carne. En particular la carne roja y las carnes envasadas, es decir, patés, salchichas o embutido de mala calidad.
  • Pescado. El consumo del pescado en grandes cantidades puede afectarnos directamente porque suele contener altos índices de mercurio tóxico, por ello, aconsejamos tomar pescado fresco y pescados que no sean de grandes tamaños, porque los peces grandes viven más tiempo en las profundidades del mar y tienen más toxinas que los pequeños.
  • Huevos. No consumir en exceso los huevos enteros, mejor consumir las claras y desechar las yemas.
  • Café. Este producto aumenta la producción de citoquinas y esto desemboca en la inflación de la piel.
  • Gluten. Algunos estudios muestran que la mayoría de las personas que padecen psoriasis son alérgicos al gluten, por ello, es recomendable dejar de tomar gluten por un mes para ver si los síntomas mejoran.
  • Evita el azúcar. El azúcar reduce la función inmune del cuerpo, por ello, toma una dosis moderada.
  • Alimentos preparados y procesados. Para llevar una dieta equilibrada prescinde de ellos para mantener buena salud.
  • Alcohol. El consumo de alcohol puede ser en muchas ocasiones el desencadenante en la psoriasis. Intenta evitarlo o sino reducirlo.

Como hemos visto un 2% de la población padece de psoriasis, seguramente conozcas a algún conocido que padece esta enfermedad o eres tú mismo el que tiene que lidiar con las escamas y con los fármacos y tratamientos de la piel de por vida. No hay que tomarlo a mal, hay que ser positivos y llevar la enfermedad lo mejor posible.

Ahora con el buen tiempo seguramente se reducen los brotes y se está mucho mejor, disfruta del clima, el sol y si tienes la oportunidad de algún que otro chapuzón en el mar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *