Viviendas colaborativas para mayores: alternativa a las residencias

Viviendas colaborativas para mayores

¿Has oído hablar de las viviendas colaborativas para mayores? Quizá hayas leído en alguna ocasión el término en ingles para referirse a este modelo: cohousing. En España ya hay algunas experiencias exitosas, pero aun no puede considerarse una alternativa real a las residencias.

Las residencias no parecen la mejor opción para un envejecimiento saludable y participativo, aunque son actualmente la única opción para muchas familias. Sus deficiencias, sin embargo, han llevado a contemplar otras alternativas como las viviendas colaborativas que tienen como punto fuerte el sentido de comunidad aunque no sean una opción adecuada para todos. ¡Conoce mas sobre estas!

La Organización Mundial de la Salud llama envejecimiento saludable a un envejecimiento que es activo y participativo. Un envejecimiento en el que el mayor no sea únicamente sujeto pasivo de cuidados. Y con el fin de adoptar estos principios han surgido alternativas de vivienda colaborativa desarrolladas con éxito en otros países pero con muy poco recorrido por el momento en España.

Personas mayores

Viviendas colaborativas: El modelo

Este modelo habitacional lleva en marcha desde la década de los setenta en el norte de Europa. Surgen como una iniciativa propia de sus integrantes, por eso, en muchos casos se planteen como cooperativas. Y tiene como pilares fundamentales la promoción y respeto a la autonomía de sus integrantes.

En general, este tipo de viviendas colaborativas proporcionan viviendas individuales a cada residente que a su vez forman un complejo. El número de viviendas rara vez supera las 25 y se procura que no sean mas de 30 los residentes en cada complejo.

Además de un espacio propio los residentes cuentan con equipamientos comunes como cocina, lavandería y otros espacios domésticos cuya gestión y planificación es compartida con el fin de crear Comunidad. Y es que hay una clara intencionalidad comunitaria en todo esto. Si bien la gestión económica es independiente, individual y equitativa.

Este modelo está comenzando a dar sus primeros pasos en España de la mano de varias asociaciones. Sin embargo, no da respuesta a todo el mundo. Existen experiencias exclusivas con personas con demencia exitosas, pero en general son viviendas para mayores independientes.

Las ventajas y desventajas

Creo que muchas ventajas de este modelo han quedado ya descubiertas, pero no está de mas ponerlas todas juntas para ver los beneficios que este tipo de vivienda puede aportar a los mayores y los que un día lo seremos.

  • Otorgan independencia y autonomía a los mayores. Son responsables de las tareas básicas y además tienen poder de decisión sobre el tipo de servicios, actividades o cualquier tipo de administración que concierne a las viviendas.
  • Combaten la soledad y fomentan la socialización. Genera grandes vínculos entre los residentes y un sentimiento de pertenencia al grupo gracias a su modelo participativo y espacios comunes.
  • Aportan seguridad. Aunque una vivienda colaborativa no está obligatoriamente medicalizada como una residencia geriátrica, el hecho de convivir con más personas aporta sensación de seguridad.
  • Disponen de una gran variedad de servicios, desde un servicio periódico de enfermería o limpieza, pasando por una cocina, una lavandería, jardines o una biblioteca. Cualquier servicio destinado a mejorar la calidad de vida de los mayores y que estos aprueben es bienvenida.
  • Cuando las necesidades cambian o el mayor necesita cuidados especiales siempre se está a tiempo de mudarse a casa para recibir cuidado domiciliario o a una residencia de ancianos.

Por supuesto, no todo son ventajas, también existen algunos peros:

  • Se trata de un modelo de vivienda pensada para mayores con plena autonomía y capacidades, puesto que no cuentan con una plantilla de trabajadores sociosanitarios para sus cuidados.
  • No se tiene la misma libertad que en un domicilio particular.
  • Dependiendo de si las viviendas pertenecen a una entidad privada o son cooperativas la inversión inicial podría ser importante.

Os parece interesante esta alternativa? Cuando no se cuenta con una red familiar importante y se tiene miedo a la soledad estas viviendas colaborativas pueden ser una gran alternativa para disfrutar de la vejez, ya que le permiten a uno seguir disfrutando de su independencia pero acompañado.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.