Viajando a “Grecia”

Las islas griegas se han convertido en el destino clásico de cruceros que permiten disfrutar las bondades del Mar Egeo, de la rica gastronomía mediterránea, relatos históricos y tesoros arqueológicos. Aunque las conocemos bajo un mismo nombre, realmente engloban varios archipiélagos: Cícladas, Dodecaneso, Jónicas, Espóradas, así como las islas ubicadas al norte del Egeo y del golfo Sarónico.

Estos archipiélagos constituyen, en total, un hermoso mosaico de más de 2.000 islas, de las que sólo unas 200 están habitadas, ofreciéndole al visitante la oportunidad de deleitarse al apreciar un paisaje espectacular, enmarcado en el azul turquesa de sus playas y el blanco de pintorescos pueblos, famosos por sus noches animadas y la hospitalidad de su gente, lo cual se complementa con un gran bagaje de elementos arquitectónicos, artísticos, sociales y culturales que nos acercan a la esencia del surgimiento de la civilización occidental.

Si decide visitar algunas de las islas griegas, no puede perder la oportunidad de incluir una parada en la península de Grecia y así acercarse hasta uno de los principales centros históricos del mundo, Atenas.

La primera visita obligada es a la Acrópolis. El punto arqueológico más importante de toda Grecia se eleva sobre una colina en la que se encuentran los restos del famoso Partenón. También se incluyen otros templos como el de Erection, considerado el más sagrado en la Antigüedad, o el de Atenea-Nike, además del teatro de Dionisio. De igual manera, se recomienda la visita al museo de la Acrópolis, en el cual tendrá la oportunidad de ver de cerca una de las famosas cariátides (esculturas con cuerpo de mujer).

Otra zona de interés para el turista está conformada por un triángulo cerrado en sus tres vértices por la plaza Omonia, la plaza Síntagma y el barrio de Plaka, el cual, junto con el de Monastikari, es el más animado de Atenas. De noche, podrá tomarse una copa de vino en tabernas típicas mientras disfruta de danzas y de la magnífica vista del Partenón iluminado.

Cerca del barrio de Plaka encontrará otros monumentos destacados como el Arco de Adriano y el Templo de Zeus. Otras atractivas opciones pueden ser el parque de Zapion y el Estadio Olímpico. Si avanza hasta la plaza de Síntagma, podrá ver a cada hora en punto un cambio de guardia que no tiene nada que envidiar a la de Londres. Se celebra a los pies del Parlamento griego, junto a la estatua del soldado desconocido. Merece la pena reservar el domingo a las 11:30 am para presenciar la ceremonia solemne, en la cual los soldados desfilan con el traje nacional griego.

Al momento de ir de compras, Kolonaki es un destino obligado, siendo éste el barrio más elegante de Atenas, en el que están presentes tiendas de las mejores marcas. Desde allí, un funicular lo llevará por dos euros hasta la colina Lycabettus, el mayor mirador de Atenas. Al momento de ver el mar estará listo para continuar la travesía rumbo a las islas griegas.

Paraíso terrenal
Las islas griegas pueden recorrerse de muchas maneras; por mar, en cruceros convencionales, en veleros de hasta diez pasajeros y yates de lujo; por avión -aterrizando en Atenas- y aprovechando la oportunidad de alquilar un coche para tomar un ferry. Las cinco islas más populares, en términos de la cantidad de turistas que las visitan anualmente, son Santorini, Mykonos, Creta, Rodas y Corfu.

Islas Cícladas: desde la tranquilidad de Kea hasta la animada Mykonos, las playas de fina arena de Milos o las impresionantes cornisas volcánicas de Santorini, las islas Cícladas ofrecen una veintena de opciones al navegante. Para muchos, Santorini es la más singular y hermosa de las islas del circuito griego. Lo que la convierte en única es que se cierne literalmente sobre la punta de un antiguo volcán cuya explosión, en el año 1500 antes de Cristo, es considerada como una de las más grandes de la historia. Esta isla es muy turística y pintoresca: destacan sus famosos atardeceres, casas convertidas en acogedores restaurantes con terrazas con vista al mar y tiendas de artesanía. En este destino puede disfrutar de bellísimas playas, acantilados espectaculares e incluso lugares casi desiertos, como la costa noreste. Por supuesto, no faltan guías turísticos, excursiones organizadas y excelente gastronomía (como los famosos pinchos a la griega, “souvlaki”). Ya caída la tarde, la isla ofrece una buena vida nocturna, con música griega y de distintas partes del mundo.

Mykonos es otra de las Islas Cícladas más populares, conocida por su agitada vida nocturna, sus hermosas playas y distinguidas joyerías, cuya especialidad es el oro. Las ventajas de Mykonos son evidentes: más de 3000 horas de sol al año, agua cristalina, playas doradas y su típica arquitectura de casas pintadas de blanco y azul, con los clásicos molinos de viento como fondo. La isla de Delos está muy cerca de Mykonos y en ella hay un considerable parque arqueológico que vale la pena visitar.

Islas del Dodecaneso: están ubicadas entre las Cicladas y la costa turca. Poseen una sorprendente variedad de paisajes, catalogados entre los más bellos de todo el Mediterráneo. De Samos a Rodas podrá apreciar la huella de diferentes ocupaciones a lo largo de toda su historia: épocas greco-romana, bizantina, otomana y franca. Rodas es una de las islas del Dodecaneso con mayor trascendencia por sus paisajes e importancia histórica. Precisamente, en este punto se encontraba una de las siete maravillas del mundo antiguo, El Coloso de Rodas, una enorme estatua -ya desaparecida- que recibía a los navegantes. Sus murallas todavía salvaguardan edificios de interés como el hospital y la Catedral de los Caballeros, reconvertidos en el Museo Arqueológico y el Museo Bizantino respectivamente. En el monte Smith quedan restos de la Rodas helénica como el templo de Apolo, el Teatro Antiguo y el Odeón. A 58 kilómetros de la ciudad, el pueblo de Lindos, con su famosa acrópolis, es otra de las visitas obligadas en la isla. Creta: es la más grande de las islas de Grecia y tiene de todo para el turista: ruinas antiguas, playas hermosas, una ciudad cosmopolita así como las gargantas rocosas más prolongadas de Europa. La gran isla de Creta es la más grande de Grecia y la quinta del Mediterráneo. Tiene una longitud de 360 kilómetros y montañas que superan los 2000 metros de altura. Su ancho oscila entre los 60 y los 13 kilómetros. Debido a su dimensión, se divide en Creta centro, Creta este y Creta oeste. Este dato debe ser tomado en cuenta por el viajero, ya que se trata de una isla que necesita más tiempo que las demás para su visita.

Islas Jónicas: la mayoría de las islas incluidas en los cruceros por Grecia pertenecen al Egeo. Pero hay una joya más, llamada Corfu, que se encuentra en las aguas de otro mar, el Jónico. La ciudad de Corfu, en el centro de la isla, es una de las más bellas del país. En su acrópolis hay vestigios griegos como el templo de Hera, el monumento de Menécrates y el Gran León. Todo esto sin dejar de lado sus playas y vida nocturna.

Al hacer referencia al conjunto de archipiélagos que componen las Islas Griegas, no podemos dejar de mencionar a las Islas del Sarónico y las Islas Espóradas. Son el destino ideal para quienes deseen visitar lugares menos concurridos sin renunciar al disfrute de paisajes marinos, lugares arqueológicos y un agradable clima suave y templado. saladeespera


Categorías

Ocio

Mujeres con Estilo

Mujeresconestilo era una web sobre belleza, moda, salud y otros consejos para la mujer. Actualmente está integrada dentro de Bezzia.com para formar... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.