Verdades sobre la crianza de chicas adolescentes

crianza de adolescentes

La adolescencia es una época complicada que no es sencilla de pasar para muchas chicas, ¡pero tampoco para los padres! A veces parece que hay que ir caminando por un campo lleno de minas e ir pisando con mucho cuidado para que una mina no estalle cuando menos lo esperamos. Las hormonas son así, las hormonas revolucionadas para pasar de niña a adolescente hará que las cosas en casa empiecen a cambiar.

Hoy quiero hablarte sobre algunas verdades sobre la crianza de chicas adolescentes, y es que estoy segura que si en casa tienes a una chica adolescente… sabrás de lo que te voy a hablar, o al menos te sentirás bastante identificada. ¿Quieres saber a qué me estoy refiriendo? ¡Sigue leyendo!

Lo mío es tuyo y lo tuyo es tuyo

Cuando una madre se compra un kit de maquillaje… pasa a ser automáticamente de madre e hija. Pero si la madre le regala a su hija un kit de maquillaje… ¡es intocable! Con la ropa pasa exactamente igual, si tienes una bufanda o una pieza de ropa que le gusta a tu hija es probable que se la ponga de vez en cuando, pero cuando es ella la que tiene una bufanda bonita…. es posible que le cueste dejártela, “por si la necesita”. Pero lo pero es que si se pone una bufanda que te gusta y ves lo bien que le queda a ella, ya no es lo mismo para ti, ¡ya no lo ves tan atractivo!

crianza de adolescentes

La lavadora siempre está en marcha

Cuando tus hijas se hacen adolescentes ya saben hacerse cargo de la lavadora, saben ponerla, tender la ropa o ponerla en la secadora… Pero lo que siempre ocurre es que cuando vas a cargar la lavadora, ¡ya está llena! También es posible que después de hacer la colada te encuentres pequeños artículos como auriculares, gomas del pelo… ¡y cualquier cosa más! A las chicas adolescentes (y a los chicos también) parece que se les olvida comprobar los bolsillos antes de poner la lavadora… ¡aunque nunca lavarán dinero! ¡Eso sí se acuerdan de sacarlo a tiempo!

Te conviertes en chófer

No es algo que hayas buscado pero parece que en tu tiempo libre te has convertido en chófer. Si haces un plan con tus amigas para el viernes por la noche es probable que se interrumpa porque tendrás que llevar a tu hija adolescente a casa de su amiga o a recogerla a la salida del cine.

Empiezan a entender cosas que antes era imposible

Las chicas adolescentes (y también los chicos) empiezan a entender y a ser más sabios. Empiezan a ser más conscientes de sí mismos y poco a  poco empiezan a entender cosas que antes era más difícil que entendieran. Además si tienes problemas de algún tipo ya sea con amistades, con la tecnología o de cualquier otra manera es posible que tus hijos adolescentes quieran echarte una mano para que te sientas mejor. A veces te parecen “pequeños sabios”.

crianza de adolescentes

Cedes en cosas que no querías ceder

Es posible que antes de que tu hija (o hijo) fuese adolescente tuvieras muy claros qué cosas no serían cuestión de discusión y serían como respuesta un tremendo no. Hasta que llega la adolescencia. Entonces tu hija (o hijo) de 15 años quiere unos piercings para adornar su cuerpo… y al final le permites que se haga uno en la oreja o en la nariz. No lo haces por complacerla, lo haces porque hay que saber escoger las batallas sabiamente y en ocasiones un pendiente en la nariz no es una batalla que debas ganar.

¿Qué más cosas añadirías sobre la crianza de una chica adolescente?

 


Un comentario

  1.   Félix Martínez dijo

    Gracias por el artículo María José.

    Como profesional de la adolescencia me uno a tu artículo. La verdad es que comparto todo el artículo y me parece muy interesante cómo describes los cambios que se van produciendo en las adolescentes.

    Una pequeña puntualización que te haría es que se ha descubierto que esta transformación no se debe de una forma tan importante a las hormonas, sino a los cambios en el cerebro adolescente. Tienes un interesante análisis aquí:
    http://padresenlanube.com/caracteristicas-de-la-adolescencia/

    Creo que como padres es fundamental conocer a nuestros hijos en esta etapa y explicándonos los cambios que vemos será más fácil empatizar con ellos y entenderlos.

    Te sigo por Google +. ¡Enhorabuena por todas tus colaboraciones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *