Verdades que los libros de maternidad no te dicen

Si estás embarazada es probable que hayas escuchado muchas cosas sobre maternidad y crianza… Que es maravilloso y que querrás a tu hijo con todas tus fuerzas. Bueno, esto es verdad y es que el sentimiento de ser madre y tener a tu hijo en brazos (a cualquier edad) no se puede comparar con ningún otro sentimiento en la vida.

Pero también existen algunas verdades sobre la maternidad que las personas no te dicen tan alegremente… o no te lo dicen directamente. Estas cosas se suelen ocultar más que nada porque a las personas no les gusta hablar de las cosas que les hacen sentir mal. Pero son verdades que debes conocer para saber que además de ser maravillosa la maternidad, también hay una parte menos agradable.

No volverás a dormir igual nunca

Aunque tu bebé tenga un buen sueño y duerma las noches del tirón, tú no volverás a dormir igual nunca porque al despertar siempre tendrás la obligación de atender a tus hijos. Aunque bueno, esta es la parte buena… La realidad de la gran mayoría de familias en todo el mundo es que se despiden de dormir para siempre… al menos las 8 horas seguidas a la que se estaban acostumbradas.

La casa no volverá a estar recogida del todo

Ni recogida ni limpia. A no ser que tengas a una asistente del hogar que te deje cada rincón como ‘los chorros del oro’, la realidad es que no tendrás ganas ni fuerzas de ponerte a limpiar a fondo tu hogar. El cansancio se apoderará de ti, pero no te culpes por eso, tu hijo necesita una madre feliz y descansada y no tanto una casa reluciente. Con que tengas las cosas en orden, recogidas y mínimamente limpio será suficiente. Recuerda que si es necesario, ¡pide ayuda!

La colada nunca termina

Todos los días habrá ropa o cosas que lavar. Si dejas la ropa demasiado tiempo sin meter en la lavadora te arrepentirás después, por lo que prefieres poner pequeñas coladas cada día que una enorme que te dure varios días de la semana.

Tu matrimonio feliz ahora es una montaña rusa

Nunca te imaginarías que estrés de tener un hijo sacudiría tu matrimonio de una forma tan dura. Pero entre el miedo, el insomnio, la situación financiera y la increíble responsabilidad que conlleva ser padres, el matrimonio puede quedar en un segundo plano. Sin daros cuenta os podéis comenzar a distanciar e incluso a molestaros mutuamente por vuestros roles de ser padres.

Es necesario daros cuenta de esto y encontrar tiempo de calidad para pasar juntos y reconectar, así como recordar vuestra esencia como pareja. Aunque solo sean 5 minutos hablando antes de ir a dormir.

Cambias sin darte cuenta

La falta de sueño, la ansiedad y la intensa responsabilidad que conlleva ser padre, hace que cambie algo en ti. Te conviertes en esta persona llamada ‘mamá’ / ‘papá’. Desde que eres padre o madre, miras la cuenta bancaria con miedo o sientes que el baño es el único lugar donde puedes tener vida social (aunque sea virtual). Todo cambia. Y sí, definitivamente es para mejor. Pero el viaje a mejor requiere mucho estrés, miedo y despedirte de tu vida anterior tan despreocupada.


Categorías

Consejos mamás, Madres

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.