Pole Dance, ¿por qué practicarlo?

Hace poco más de un mes y medio, un día como hoy una amiga me convenció a practicar algo que llevaba mucho tiempo rondando por mi cabeza, pero que por vergüenza o desconocimiento no me atrevía a practicar: El tan conocido “Pole Dance”. Cuando empecé a comentarle a la gente que me había enganchado a Pole Dance con tan solo probarlo una vez, solo escuchaba, pole si… ¿Lo de hacer streptease? ¿Y vas desnuda? ¿Uy eso es muy sexy no? ¿Has pensado en ponerte una barra en casa?
Entonces fue cuando me di cuenta de cuánto desconocimiento hay por deportes que se salen un poco de lo normal. Si nos sacan de fútbol, baloncesto, padel, voley, zumba, aerobic y alguna cosa más, nos creemos que todo es raro.

Ya sabéis que hace unos años decidí dar un giro a mi vida a nivel personal, dejé de hacer “tumbing” y cambié mi día a día por el deporte, y desde entonces han pasado ya casi 8 años y más de 27 kilos ¡Ahí es nada! Enganchada a todo tipo de deportes, desde spinning, padel, running, y un largo etcétera, tenía una curiosidad impresionante por saber qué era esto del Pole Dance.

Así que tras pensar hace unos días en cómo me siento desde que he empezado a practicar Pole Dance, hoy por fin, me atrevo a contaros mi experiencia 🙂

¿Qué es el Pole Dance?

Y ahora me diréis, a ver Ángela, ¿por qué te has enganchado? Lo que más me gustó el primer día que fui, es que te hacen ser una más desde el minuto cero. Empiezas a hacer ejercicios sencillos que luego van enlazando con otros más complicados y no te sientes nada torpe, porque enseguida le coges el gusto.

Para todas las que no lo conozcáis aún, el pole dance es una nueva disciplina para ejercitarte, ayuda mogollón a quemar calorías y a tonificar tus músculos, así como a estilizar la figura y ganar fuerza.

El ejercicio básicamente, consiste en subir por una barra, y realizar figuras corporales, giros, deslizamientos, cruce de piernas y todo tipo de acrobacia a ritmo de la música.

Al sustentarte y aguantar siempre tu propio peso, sin ayuda de pesas ni ningún otro elemento, hace que moldees piernas, brazos, abdomen, abductores, aductores y oblícuos divirtiéndote, sin que te des ni cuenta. (Yo friki del gimnasio, he descubierto que con el pole dance estoy trabajando músculos que ni conocía, y siempre de forma divertida).

10 motivos por los que realizar Pole Dance

  1. Te vuelves mucho más flexible y lo notas en poco tiempo. Una recomendación si vas a empezar a practicarlo. Hazte una foto cuando empiezas, y vuélvetela a hacer dos meses después. Comprobarás cómo ha cambiado tu cuerpo.
  2. Es perfecto para desarrollar flexibilidad, coordinación, equilibrio, resistencia y definición muscular. Aprendes a controlar los movimientos de tu cuerpo, aumentas la coordinación, el equilibrio y el poder tener fuerza en los músculos para poder controlar tu propio peso.
  3. Fortaleces todo tu cuerpo, especialmente los brazos y todo el tren inferior (abdomen, piernas, glúteos, etc). Verás como en pocas sesiones fortalecerás y tonificarás todos tus músculos.
  4. Te ayuda a bajar de peso.
  5. Por fin, tus abdominales se verán. Si, parece mentira pero no es así. Como haces un trabajo abdominal espectacular, ya que con él levantas todo tu cuerpo, verás como tu abdomen lo nota.
  6. Adiós al dolor de espalda y a las caderas. Apreciarás cómo se fortalecen enseguida.
  7. En una hora llegas a quemar unas 600 calorías.
  8. Estimula tu metabolismo y favorece la eliminación de toxinas.
  9. Mejora tu sistema circulatorio, respiratorio y cardiaco y disminuye la retención de líquidos porque activas continuamente tu cuerpo.
  10. Te ayuda a desconectar y a reducir el estrés y la inseguridad.

Me he ido haciendo tan adicta en este mes y medio que sinceramente me veo mucho más segura, ya que al ser un ejercicio complejo, cada sesión para mi, significa todo un reto con ganas de cumplir, y cuando logras los objetivos de cada clase, no te imaginas lo bien que te sientes contigo misma.

Además, no importa lo que peses ni la edad que tengas. Es una disciplina que es para todo tipo de personas y que solo requiere que lo hagas con una sonrisa y con muuuuuchas ganas de aprender.

En la tercera clase de Pole Dance ya conseguí hacer esta figura, así que aquí estoy yo cual monito 🙂

¿Dónde puedo practicar Pole Dance?

Si con estas razones te he convencido o animado a que lo pruebes, aunque hay seguro que bastantes más sitios en Madrid, yo te hablo desde mi experiencia, y aunque mi amiga María (a la que agradezco que me haya enganchado), fue la gran descubridora del lugar, desde entonces nos hemos vuelto totalmente adictas a este baile continuo de superación en Garage Underground, la primera Escuela en Madrid de Pole Dance que une coreografías musicales.

Una escuela especializada en Pole Dance que se recoge en un precioso garage lleno de barras que está en pleno centro de Madrid, y que tiene un encanto de lo más especial.

Está ubicado en la Travesía Andrés Mellado, y donde Marta que es la super profe, hiperactiva y muy parecida a mi con su no parar, nos da caña todos los días para superarnos y mejorar.

Tenía ganas de contaros como me siento desde que hago Pole Dance, y la verdad es que he descubierto que existe otra Ángela totalmente diferente, con ganas de superarse día tras día físicamente y sobretodo, con hacerlo todo con una sonrisa. Ya os iré contando mis progresos, que espero que sean muchos 🙂

Y lo que está más claro aún…. ¡Si quieres, siempre puedes!

¿Alguna vez has pensado en hacer Pole Dance?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *